publicidad Publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

Del ‘Cuatro Latas’ del Papa al ‘Mercedes’ de un cura rural

● Ibañeza.es ►Viernes, 13 de septiembre de 2013 a las 9:46 Comentarios desactivados


Acostumbrados a otra imagen muy distinta del pontífice, las realidades que viene protagonizando el Papa Francisco desde su elección siguen sorprendiéndonos día tras día y llenando cientos de páginas de diarios con infinidad de hechos casuales que pasan de lo anecdótico y que siempre van ilustrados con la sonrisa de un hombre sencillo y bueno que está dispuesto a sacudir las conciencias y a dar un vuelco a la Iglesia Católica con la misma naturalidad que discrepa y rehúye de la fastuosidad.

La última noticia llegada desde el Vaticano es el ‘nuevo’ coche del Papa Francisco, un ‘Cuatro Latas’ de tercera mano, matriculado hace casi treinta años y con más de 300.000 kilómetros recorridos -la mayoría transitando por barrios obreros y periféricos de la ciudad- que un sacerdote de Verona ha querido regalar al pontífice, quien con toda la naturalidad del mundo no dudó en ponerse al volante.

El pasado fin de semana, la agencia AFP distribuía una serie de curiosas fotos en las que se veía al Santo Padre subir de copiloto a un viejo ‘Cuatro Latas’, casualmente de color blanco perla y quizás fabricado en la FASA de Valladolid; además, iba acompañado de un nutrido grupo de peregrinos de Verona, conducidos del sacerdote Renzo Zocca, quien durante sus años de trabajo en una barriada obrera en la que tenía que hacer frente a los traficantes de droga usó el Renault 4 como medio de transporte, un coche “que ya había dado todo a los pobres” y Francisco sería el “propietario más indicado”.

Esta historia tan real como conmovedora, y que fortalece el interés de Bergoglio por estar al lado de los más necesitados y sencillos desde la cabeza de la Iglesia, contrasta con el carácter de algunos curas rurales que acostumbramos a ver en las bases de una estructura a la que en los próximos años le esperan importantes cambios; me refiero -sin señalar a ninguna parroquia ni diócesis en concreto, porque, desgraciadamente, hay muchos- a los sacerdotes que cada domingo viajan por sus pueblos a bordo de un Mercedes, un BMW, un Audi o un Lexus, párrocos tan distintos al descrito por Bernanos en su novela.

Aunque -siendo generosos- nadie pondría ningún modelo de estas marcas en el escalón más alto del lujo automovilístico porque habrá quien diga que ese espacio está reservado exclusivamente a Ferrari, Aston Martin, Lamborghini o Rolls Royce, el hecho de ver al cura de tu pueblo llegar el domingo a predicar la Palabra de Dios subido a bordo de un BMW M6 o de un Mercedes Clase E es bastante chocante y muy poco beneficioso. Pero los hay y, personalmente, en más de una ocasión a uno le ha tocado alternar con ellos.

Es evidente que con alzacuellos o sotana, sin ellos, o si jamás se ha pisado una iglesia cada uno conduce el coche que le gusta y que se puede permitir. Sin embargo, más allá de lo puramente curioso del caso del ‘Cuatro Latas’ del Papa Francisco, que también dispone de un pequeño utilitario azul para desplazarse a diario por el Vaticano, lo que muchos se deberían plantear es si estamos ante una señal más de los cambios que se avecinan o ante un nuevo ejemplo de austeridad y de cercanía que tanto preocupa a los sacerdotes que cada domingo muestran su vehículo de gama media-alta a una feligresía que no acaba de llenar sus expectativas.

El 'Cuatro Latas' del Papa Francisco, el nuevo 'papamovil' que circula por el Vaticano. / Foto: AFP

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.

<

publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad

publicidad publicidad

Publicidad


    publicidad Publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2019 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es