publicidad Publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad

Roscón de Reyes, con nata, crema y mucha imaginación

● A. Cordero ►Martes, 6 de enero de 2015 a las 9:23 Comentarios desactivados


Lo que tengo claro, desde hace unos cuantos años que vivo aquí, es que la imaginación de los bañezanos no tiene límites; quien no me crea que eche un vistazo a nuestra fiesta más popular -el carnaval- y verá que no exagero. Pero hoy no voy a hablar de caretas ni disfraces, que para hablar del carnaval nos quedan muchos días y todavía hemos de quemar los últimos cartuchos de la Navidad que, aunque están tocando a su fin, todavía le quedan algunos coletazos.

Decía que la imaginación de los bañezanos no tiene límites, y es que al filo de la fama merecida que ha adquirido el roscón de Reyes en todos los rincones de España, nadie quiere quedarse sin probar uno de esos roscones con apellido bañezano que cruzan todas las fronteras gracias al boca a boca, a la repercusión mediática y a ese deseo de ser el ganador del atractivo premio que contiene. Es mencionar la palabra ‘roscón’, y da igual que sea de nata que de crema; enseguida se piensa en La Bañeza, aunque estos días los hagan en las confiterías de toda España y la receta sea la misma o similar.

Pero cada confitero tiene su truquillo y en La Bañeza todos tienen esa idea original para llamar la atención del consumidor, así en cada establecimiento que fabrica el típico dulce navideño entre sus ingredientes queda un lugar para la imaginación para ofrecer cada año a sus clientes suficientes razones para adquirir el suyo y no el de otra firma comercial. Y saben que el cliente, siempre sobrado de inteligencia, tiene sus gustos, razones o manías y la libertad de elegir el rosco que se llevará para su casa.

Y es que, como clientes hay de todos los gustos, llegar a todos no es tarea fácil. Unos se dejan guiar por el más llamativo – económicamente hablando- y apuestan por la tradición al tiempo que sueñan con ser poseedores del suculento vale de los 6.000 euros. Otros, seducidos por la magia de su eslogan –ese que dice que es el más rico del mundo-, prefieren esquivar las colas y apostar por un roscón con figurita de las de toda la vida y que el único premio sea la calidad empleada en la materia prima, además de un atractivo descuento en la compra.

Pero La Bañeza en estas fechas se convierte cada año en el punto de referencia en roscones. Hay maestros confiteros que pasan más desapercibidos aunque de sus obradores también salen roscones de gran calidad, quizás porque se solidarizan con los más necesitados, por ser un claro ejemplo de apuesta por la perfección sin más incentivo que la demostrada en los años de experiencia, otros con vales para canjear en establecimientos de la ciudad y apoyo al comercio local o escondiendo vales de jamones entre la masa.

La cuestión es que en La Bañeza cualquier idea es posible a la hora de incentivar las ventas y seducir al cliente indeciso y, cuando de roscones de Reyes se trata, está demostrado que la iniciativa la llevan los empresarios bañezanos, que no hay nada que se les ponga por delante. Sólo tienen que repartirse la clientela -cada vez mayor- y hacer de su roscón o de cualquier otro artículo ese objeto de deseo del cliente indeciso. ¿Cómo? A los empresarios bañezanos les sobra imaginación para llegar al cliente; y para hacer que se quede, para siempre.

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.


publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad Ofertas de viajes Different Roads

publicidad

publicidad publicidad


    publicidad Publicidad publicidad


    publicidad publicidad 468x60-cuenta-on-verde publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2017 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es