publicidad Publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

El cierre en 1933 de las Escuelas Nacionales bañezanas (III)

● Ibañeza.es ►Lunes, 12 de marzo de 2018 a las 7:11 Comentarios desactivados


La Ley de confesiones y congregaciones religiosas atacaba la base del sistema educativo católico al decretar el cierre de los centros de enseñanza de la Iglesia, con excepción de los seminarios, y los legisladores, excesivamente apresurados, fijaron el 31 de diciembre de 1933 como fecha tope para el mismo. La Iglesia católica poseía 295 centros de segunda enseñanza, con 20.684 alumnos y 4.965 de enseñanza primaria, donde estudiaban 352.004 escolares. El Gobierno confiaba en levantar en pocos meses 7.000 escuelas públicas y 20 institutos nacionales de bachillerato, que paliasen los efectos de la clausura inmediata de los centros religiosos, sobre todo en el medio rural, y seguir luego creando escuelas a un ritmo de 4.000 por año (e invitaba a las entidades particulares y organismos oficiales a ofrecer gratuitamente edificios en los que poder instalar centros docentes). En la enseñanza media, la sustitución se realizó sin grandes problemas, pero no sucedió lo mismo con la primaria. Aunque se improvisaron unos 10.000 maestros mediante cursillos especiales, fueron muchos los ayuntamientos que por falta de voluntad o de medios no abrieron nuevas escuelas, lo que originó una considerable incertidumbre en numerosas familias. Por fin, cuando se aproximaba el término del plazo legal para el cierre de los centros religiosos, se produjo el 19 de noviembre la derrota electoral de la izquierda, y los nuevos gobernantes radicales-cedistas suspendieron la aplicación de la Ley, lo que permitió a la Iglesia mantener abiertos sus establecimientos docentes.

En lo relativo a La Bañeza, la inspectora de la zona (la señorita Bohigas Gavilanes), que no se había desplazado a la ciudad para ver las reformas de las escuelas terminadas, volvía a clausurar a finales de septiembre de 1933 sus locales por no ajustarse la reparación recién finalizada a lo ordenado y no estar en condiciones de higiene sus retretes (“obra muy costosa para la que el Ayuntamiento en la actualidad no puede disponer de cantidad, por lo que le ruega tenga en cuenta tales razones y levante la clausura que en la actualidad tiene ordenada” le solicitaba el alcalde el día 22), por lo que se nombra una comisión formada por los concejales Lombó Pollán, González Manjarín y Nistal Blanco para dirigirse a León, a la Inspección Provincial, y si allí no resolvieran que al día siguiente se abrieran las escuelas, continuar los dos últimos viaje a Madrid para entrevistarse con el ministro de Instrucción.

Así se hizo, viéndose en la capital con el inspector Jefe de Primera Enseñanza, que les indicó no poderse atender a la apertura de las escuelas si no se enviaba antes del día 6 u 8 de octubre al Consejo provincial de primera enseñanza una relación detallada de todo lo ocurrido en este asunto (lo que se hizo luego con premura). Al no solucionar la situación con ello, prosiguieron camino de Madrid los ediles Isaac Nistal Blanco y Porfirio González Manjarín, conferenciando allí con el director general de Primera Enseñanza, al que informaron del estado de los locales escolares y de su cierre, lamentándose éste de que se tratara de un asunto político, al haber ratificado el cierre la inspectora fundada tan solo en referencias (“Tenemos allí un coco que hay que extirpar”, habría dicho el responsable ministerial, referido a la inspectora que tales problemas causaba, según el acta del pleno en el que se relatan las gestiones). El director ordenó telefónicamente al inspector Jefe de León visitar por sí mismo las escuelas y disponer su apertura, solicitada por la comisión visitante con el compromiso de arreglar en ellas lo necesario cuando sea oportuno.

Acompañó en todos los trámites en Madrid a los concejales bañezanos el astorgano Quirino Salvadores Crespo (mecánico, tornero-fresador), diputado socialista por Zamora (asentado allí desde niño y allí asesinado el 14 de septiembre de 1936), al que otorga la Corporación bañezana un voto de agradecimiento por su ayuda de ahora y por los apoyos que ya había desplegado en la capital zamorana cuando otra comisión se desplazó a aquella ciudad para atender a otras gestiones de interés general para el Ayuntamiento.

A pesar de lo actuado, avanzando octubre aún continuaban las escuelas públicas cerradas, y se recibía el día 9 nota de la inspectora solicitando para autorizar su apertura certificado médico de hallarse los retretes en las debidas condiciones higiénicas, que se le envió de inmediato firmado por el doctor Manuel Marqués Pérez, Inspector municipal de Sanidad y vocal médico en el Consejo local de Primera Enseñanza, añadido a los informes sanitarios favorables de dos médicos locales (aquel mismo y Laureano Alonso González) sobre las escuelas que días antes el alcalde ya le había remitido (no obstante los cuales insistiría en exigir el nuevo dictamen).

En un escrito publicado el 7 de aquel mes por El Adelanto afirmaba la inspectora que “el médico del Consejo local no podría certificar la salubridad del retrete del patio de las escuelas, que los vecinos de La Bañeza pueden visitar para convencerse de la razón”. Fundados en ello, se propone la Corporación municipal en su sesión del día 10 facilitar tal visita al pueblo bañezano, y mostrarle el oficio en que se señalaban las obras a realizar, que se han cumplido. Los retretes, según la inspectora deben de estar provistos de agua corriente, y aunque ella prometiera enviar planos y proyecto para la obra elaborados por el técnico de la inspección (entonces el Ayuntamiento carecía de arquitecto), aún no los remitió. Todos los informes facultativos (que de nuevo se remiten) son en aquella fecha favorables, y así y todo las escuelas no se abren, se dice, y añade el concejal Narciso Asensio que “debe descubrirse quienes son los que quieren que los niños continúen en la ignorancia” (a pesar de sus lamentos por el fin de la enseñanza religiosa), mientras que su compañero de la minoría socialista Porfirio González Manjarín propone informar de los hechos al gobernador civil para que adopte una resolución favorable a la apertura, y solicitar del Consejo provincial la contestación a la relación de lo sucedido (que aún no se ha dado), acordándose publicar un bando invitando al vecindario a visitar las escuelas, que se abrirán unas horas para tal fin, y que si antes no se abren, el domingo día 15 se organizará una manifestación desde la Plaza Mayor hasta el edificio en que se hallan pidiendo su apertura, que no resultó necesaria, pues en el siguiente pleno se dirá haberla autorizado la inspectora para el viernes 13 de octubre, a reserva de su visita a los locales.

Del libro LOS PROLEGÓMENOS DE LA TRAGEDIA (Historia menuda y minuciosa de las gentes de las Tierras Bañezanas -Valduerna, Valdería, Vegas del Tuerto y el Jamuz, La Cabrera, el Páramo y la Ribera del Órbigo- y de otras localidades provinciales -León y Astorga-, de 1808 a 1936), publicado en 2013 en Ediciones del Lobo Sapiens) por José Cabañas González. (Más información en www.jiminiegos36.com)

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.

Publicidad

publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad

publicidad publicidad


    publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2018 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es