publicidad Publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

La expresión es “Jaque al Rey”, pero léase presidente

● A. Cordero ►Lunes, 1 de octubre de 2018 a las 8:09 Comentarios desactivados


Ya llevamos unos cuantos días en los que no se habla de otra cosa. La gran mayoría de los artículos de opinión, editoriales y páginas principales de los periódicos hablan de plagio, y aunque los hay que no han dicho ni “mu”, en la calle, en los corrillos, en las redes sociales y en todas partes está el tema como última novedad. Y como no se puede tapar el sol con un dedo, de poco vale que los incondicionales traten de defender lo indefendible, ya que las trampas, las mentiras o el engaño son muy rentables hasta que la careta –por guapa que sea- deja al descubierto la verdadera cara que se esconde tras ella; casi siempre no tan guapa.

De poco valen las pataletas, las amenazas o el tratar de convencer con una sonrisa de esas que ya no sirven para convencer ni a los de casa, cuando cada nueva ficha movida deja un poco más en jaque a un jugador que apenas le quedan ya unos míseros peones sobre un tablero, que de repente se ha vuelto tan resbaladizo que ya no se sabe dónde poner los pies. Queda claro que a medida que avanza la partida se va acercando un final que no debería haber tenido principio.

Quizás si estas prácticas tan poco éticas y vergonzosas de adueñarse del trabajo de otros (y no sólo hablo de los de arriba, también aquí, a nivel de pueblo que me compete bastante más), acabaran en el juzgado, esos que copian a diestro y siniestro, que cogen un texto, le quitan el nombre del que lo escribió y le colocan el suyo, o simplemente lo dejan sin ninguno, para que parezca un editorial para su medio de comunicación o su simulacro de periódico, se lo pensarían dos veces antes de hacer pasar por propio un trabajo de otros, más que nada por lo que en términos económicos pudiera suponer.

Lo de este “rey” ya pasa de escándalo, pero lo de quienes dan el visto bueno a un trabajo que está claro que no hay por donde cogerlo, a pesar de tener unas lujosas tapas de cuero y unas elegantes letras plateadas, creo que deja bastante en evidencia la calidad de la educación de algunas universidades, el prestigio de ciertos catedráticos (quizás con llamarles maestrillos lleguemos al nivel que demuestran tener) y la poca vergüenza con la que estos señores respetables se embolsan el dinero de otros, de los que si son serios, de los que además de pagar realizan sus tesis doctorales con esfuerzo, investigando y dedicando mucho tiempo a elaborar algo que si será digno de llamarse tesis doctoral.

Quizás cuando estas líneas se publiquen, el rey haya movido ficha y se haya obsequiado con unas vacaciones pagadas por todos los españoles, junto con algo más de eso que nuestros presidentes –a excepción de uno del que curiosamente nadie copia– se aferran como náufragos en altamar. Quizás le quede algo de dignidad, agache las orejas y deje que sean los españoles quienes decidan si realmente nos importa el doctorado o la ausencia del mismo, o si lo verdaderamente importante es un señor sincero, honesto, leal y capaz de trabajar para engrandecer un país que –últimamente– está mermando.

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.

publicidad

publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad Publicidad


    publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2019 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es