publicidad Publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad

¿Diecisiete entre seis?, no sé si me saldrán las cuentas

● A. Cordero ►Domingo, 19 de mayo de 2019 a las 9:15 Comentarios desactivados


Dice la calculadora –que es la que más sabe de estos asuntos– que son 2,8333333… y como no vamos a poder partir a nadie en trocitos para hacer las cuentas exactas, nos tendremos que conformar con hacer un reparto aproximado y colocar los culos en los sillones manejando otros criterios que poco o nada tengan que ver con las matemáticas, que dicho sea de paso, aquí no funcionan del todo bien.

El caso es que yo siempre me fío más del sentido común que de las ciencias exactas y, como el calendario me dice que ya han pasado cuatro años y volvemos otra vez a enfrentarnos a las papeletas, habrá que buscar en ellas los nombres nuevos, los de otras veces y ciertas caras cambiadas de bando con apretones de mano y abrazos desmedidos, que no vienen a cuento y con demostraciones de cariño desorbitadas que se exceden, en muchos casos y acaban haciendo una clara demostración de hipocresía.

Pero los tiempos cambian y las campañas electorales se adaptan a ellos, aquello que decían de que un apretón de manos era un voto, quizás haya que cuestionarlo. Ahora, antes de llegar a las urnas, ya se baten en duelo las páginas con las candidaturas aspirantes al sillón y al mismo tiempo que proliferan éstas, lo hacen ciertos “seguidores” cuyo perfil, de reciente creación, contribuye a hacer política de chirigota y baratillo, confiados en que el hecho de colocar un nombre falso o un personaje de comic, garantiza el anonimato para crear debate y asegurar la zona más visible a cuantos seguidores hayan conseguido captar.

Y algunos en lugar de salir a la calle a pegar carteles y a hacer campaña puerta a puerta (como nos gusta en los pueblos), con apretón de manos y palmadita en la espalda incluida, se parapetan en su página, sonríen desde la foto mientras esperan que los votos le lleguen por arte de magia, y se frotan las manos mientras hacen las cuentas, evidentemente con resultados distintos a los míos, convencidos de que la división se hará entre dos y a ser posible al alza y se imaginan a sí mismos ocupando el sillón presidencial del salón de plenos.

Y otros, los que más papeletas ganadoras tienen, son realistas, precavidos y trabajan desde el minuto 0, como mandan los cánones, sin confiar en la providencia y peleando cada voto, recorriendo cada rincón y visitando a cada persona que, con su voto pueda hacer una división más o menos orientada a su favor, con los pies en la tierra, porque saben que las ciencias en ocasiones fallan y los votos como mejor se cuentan es cuando se sacan de la urna.

Pero yo espero que mi calculadora falle y esas cifras que me arroja no tengan ningún parecido con la realidad, que aquella obligatoriedad de sacar el resultado exacto de los tiempos del colegio, simplemente era para el examen, pero ahora, que ya hemos aprendido algo –aunque no sea mucho-, sabemos que una división entre dos sería ideal, entre tres, bastante buena; cualquier otro resultado sería difícil de asimilar y en cuatro años el desaguisado podría ser demasiado evidente.

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.


publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad

publicidad publicidad


    publicidad Publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2019 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es