publicidad Publicidad arjoca

publicidad publicidad publicidad publicidad

Quince días y un punto y final a los escaparates de humo

● A. Cordero ►Domingo, 26 de mayo de 2019 a las 8:00 Comentarios desactivados


No hace falta ser psicólogos, ni sociólogos; solo hay que tener un poco de vista, un poco de sentido común, y dejar transcurrir el tiempo de la campaña electoral para ver que a medida que pasan los días esperando el momento de contar las papeletas y comparar con las encuestas, esas tan criticadas y puestas en tela de juicio por los menos favorecidos, los hay que pierden los nervios, y las buenas formas a medida que avanza la campaña.

Quince días de sonrisas, apretones de mano y promesas, quizás a algunos les parezcan pocos para conseguir esos votantes que no saben bien a quien confiar su voto para gobernar durante cuatro años, pero a mi modo de entender –siempre muy particular, he de reconocer–, si la campaña hubiera durado tres o cuatro días muchas meteduras de pata, pataletas e incoherencias se habrían evitado y los escaparates de humo en que se convirtieron algunos programas electorales no habrían llegado a las manos de los votantes, con el peligro que ello supone…

A pocas horas de que se desvelen los resultados y se vayan cayendo del guindo todos aquellos que nunca tuvieron los pies sobre la tierra, apenas queda la opción de dejar de soñar para coger la calculadora y comprobar de primera mano que todas las cábalas que hacían en la red los que ni van en la lista ni se juegan gran cosa, quedaron atesorando dos o tres caretas y la satisfacción de haber engañado a Facebook y haber protagonizado por unos días unos insulsos diálogos –monólogos en algunos casos–para matar el tiempo e imaginarse las papeletas del color de sus sueños.

El problema es que en las redes sociales no se contabilizan los votos –aunque a los que les vale todo se piensen lo contrario– y la urna está a punto de destapar la realidad. Es entonces el momento de dejar a un lado los juegos y ocuparse de las cosas serias para entender que ser alcalde dista mucho de ser un juego y no se debe tratar al votante como si fuera tonto. Pero será el domingo a última hora y, queridos lectores, ya será demasiado tarde, el humo se habrá desvanecido y las caretas de las redes sociales habrán dejado al descubierto la dura realidad, la de gobernar una ciudad, en serio.

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.

publicidad

publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad

publicidad publicidad


    publicidad Publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2019 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es