publicidad arjoca

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

Cuando el tiempo no se mide de forma correcta

● A. Cordero ►Miércoles, 16 de octubre de 2019 a las 9:05 Comentarios desactivados


Hoy quiero hablar del tiempo. El día tiene 24 horas y, excepto unas cuantas personas que se aburren y no saben cómo exprimirlas al máximo, casi todo el mundo tenemos la agenda lo suficientemente repleta como para no desperdiciar más minutos de los que realmente queremos malgastar, siempre según nuestro juicio (acertado o equivocado) dependiendo de muchas cosas.

Pero demasiadas veces nos encontramos con esos ‘vampiros’ que no tienen nada que hacer y nos cuentan su vida, la de su brillante hija y la ultima aventura de la vecina de arriba en la versión más extendida y echan a perder nuestros planes de aprovechar algún valioso minuto o simplemente dejar descansar la mente de esas personas cansinas que casi nunca aportan nada más que un cansancio psicológico que muchas veces dura horas y consumen las energías con más facilidad que el trabajo o las preocupaciones.

Luego están los otros, los que se consideran a sí mismos ‘empresario del año’, ‘persona influyente’, ‘cacique’ o ‘personaje de alcurnia’ –por mencionar algunos ejemplares que se adapten a este texto–, quienes creen firmemente que sólo su tiempo es válido, así como el trabajo que desempeñan, aunque en algunos casos les regalen el sueldo y todos los demás, que dicho sea de paso, estamos a su servicio, somos meros peones en un tablero de juego en el que ellos se creen el rey, o la reina o…

Y se permiten el lujo de llegar tarde y hacer esperar a personas de un rango superior aunque destaquen por su humildad, y se toman a la ligera el tiempo de los demás, y se piensan que somos sus súbditos y, con un ‘lo siento’, ‘me olvidé’ o ‘no tuve tiempo’ lo arreglan, porque se piensan que son una especie de semidiós al que hay que adorar y que son los que más trabajan del mundo aunque, repito, les regalen el sueldo.

Esos, que siguen pensando que su tiempo vale mucho y el de los que estamos alrededor no vale nada, quizás deberían abrir un poco más los ojos y mirar el reloj antes de que sea demasiado tarde y las agujas comiencen una carrera imparable donde no valgan ni los ‘losientos’ ni los ‘semeolvidó’, que aterricen en el mundo real y se bajen del guindo antes de que una de sus ramas se desquebraje y la caída sea mortal. Quizás en ese momento, dejen de medir el tiempo de la misma manera, porque a partir de entonces, tendrán todo el tiempo del mundo.

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.

<

publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad

publicidad publicidad

Publicidad


    publicidad Publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2019 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es