publicidad arjoca

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

Patriotas de goleada

● Ibañeza.es ►Jueves, 15 de julio de 2010 a las 15:36 Comentarios desactivados


Ahora que ya vimos a nuestra Selección ganar el Mundial de fútbol ya podemos descansar tranquilos porque ya estamos del lado de los ganadores. Fueron muchos años de espera y decepciones, de soñar con llegar a octavos, a cuartos… pero este año llegó el oro internacional a casa. La Roja enamora cada vez que sale al campo de juego y es un verdadero espectáculo que atrae de tal forma que en los últimos tiempos ha logrado cambiar lo que en treinta años nadie fue capaz de hacer: influir en la mentalidad de los españoles, logrando un auténtico patriotismo moderno y con optimismo hacia el futuro.

Hace tres años nadie sacaba la bandera de España al balcón de casa; ni hace 10, ni mucho menos hace veinte. Pocos españoles tenían en casa una bandera constitucional porque éramos una nación de avergonzados, donde nadie se atrevía a sacar la rojigualda por miedo a ser considerado un facha. O, mejor, dejémoslo en que era complicado encajar a una persona de a pie que mostraba sin recelo una enseña nacional en su casa o en su despacho privado.

Cuando parecía que ya habíamos superado viejos problemas, rencores y estigmas sociales, la bandera aún quedaba reservada a los despachos oficiales de los cargos públicos y a los edificios institucionales, acompañada de las enseñas locales, autonómicas o provinciales. Apenas se veían en las manifestaciones y concentraciones sociales de uno y otro signo político algunos ejemplares de banderas preconstitucionales que fueron oficiales en la España de otros tiempos, pero nada de la bandera española.

Éramos tímidos para sacar la bandera, reconocida por la Carta Magna, pero no teníamos reparos en ondear una tricolor u otra del águila de san Juan. Apenas algún día para una procesión o festividad concreta, la bandera permanecía en una postura de olvido o rechazo. Hasta que llegó la Selección y ganó la Eurocopa. En ese momento comenzaron a verse ondear algunas enseñas, pero con cierta timidez ante la opinión del vecino de enfrente o del cuñado republicano.

Y este año llegó la gran fiesta de España, del fútbol y de las banderas. Vencer viejos complejos nos ha hecho ser más fuertes ante los contrincantes en el terreno de juego, pero también en los demás campos. Olvidar viejas trifulcas tontas y atreverse a sacar la bandera a la calle permite decirle a voces a los que dudaban de nuestro patriotismo que también sabemos sentir los colores, que nos sentimos orgullosos de ser leoneses, gallegos, catalanes o andaluces, pero también españoles, y que cuando juega La Roja jugamos todos.

El Mundial nos ha hecho más fuertes en lo futbolístico y más famosos en lo deportivo, pero también más patriotas. El orgullo nacional se palpaba estos días cada vez que estaba convocada la Selección o con cada gol que metía uno de los nuestros. Aparte de la copa del mundo, si algo queda de este Mundial es que en las calles se respiraba un ambiente festivo donde no había españoles de izquierdas ni de derechas, Merengues ni Culés; el sentimiento era único y los colores dos. Y eso es lo importante.

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.

<

publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad publicidad

Publicidad


    publicidad Publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2019 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es