publicidad Publicidad arjoca

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

7.000 platos de alubias para un Cocinero Mayor

● Polo Fuertes ►Martes, 14 de septiembre de 2010 a las 0:41 Comentarios desactivados


Y empezó otra vez la danza a ritmo de las alubias de riñón. La VI Alubiada bañezana está a la vuelta de la esquina. Aunque este año no tenemos Cocinero Mayor. Bueno sí, en La Bañeza siempre tendremos el mejor Cocinero Mayor, creador de esta fiesta por excelencia del producto rey de la cocina local, Paco Rubio. Un Paco Rubio que, como ya hizo en la pasada edición, colgó por una temporada la titulación de jubilado, sacudió el polvo de las calles de Madrid y de su tierra natal, Aranjuez, para volver a ponerse la chaquetilla cruzada blanca y el mandilón e iniciar los pasos que conlleva dar de comer alubias de La Bañeza y otros condumios a más de 7.000 comensales.

¡Ay, si mi suegro levantara la cabeza! Un agricultor de Soto de la Vega, la mejor vega y terrenos para cultivar alubias de riñón, se decía. Más de una mañana de los últimos septiembres de su vida laboral, allá por la década de los años 80 del pasado siglo, recorrí con él alguna de las fincas sembradas con ese cultivo, viendo cómo una niebla cabrona manchaba las vainas y las habas de óxidos que después pudrían la cosecha. Todavía muchos agricultores de la vega del Órbigo siguen teniendo miedo a la dichosa niebla, a pesar de las investigaciones por las que han pasado estas alubias, bandera de la gastronomía bañezana.

Por eso, cuando en el año 2005 se iniciaba esta fiesta, aquel domingo septembrino de lluvia a raudales, me acordé de mi suegro al ver renacer de las cenizas aquel cultivo que parecía volcado a su desaparición irreversible y hoy, salvado de la quema por obra y gracia del Consejo Regulador de la Indicación Geográfica Protegida, ‘Alubia de La Bañeza-León’, gracias a la persistencia de la investigación de la Universidad de León, la Junta de Castilla y León y la Diputación Provincial.

Pero este año no tendremos Cocinero Mayor. Bueno sí, sigue volviendo Paco Rubio a manejar la batuta de una orquesta formada por su propia esposa Gelines Alfayate, una docena de cocineros de la tierra y decenas de voluntarios. Una figura creada por el Ayuntamiento de La Bañeza como homenaje a este genial cocinero y a sus desvelos por la gastronomía de La Bañeza y su comarca, en general y de la alubia en particular. Todo el merecimiento y gratitud. Lo que pasa es que la filosofía que presidió la creación de esta figura se desvaneció en el aire, al otorgar la distinción a Paco Rubio.

Picaron muy alto los mandamases del Consistorio. No había alternativa. Y ahora es, era difícil buscar sucesores de Paco Rubio. Creo, oye. Sobre todo, si se quiere que el Cocinero Mayor de la Alubiada de La Bañeza sea cocinero. Vamos, digo yo que no querrán traer a Ferrán Adriá o Karlos Arguiñano, Martín Berasategui, Juan Mari Arzak, Andoni Luís Aduriz, Paco Torreblanca, Dani García, Paco Roncero…, todos ellos de la línea de Rubio, pero sin conocer a fondo La Bañeza y sus gastronomías particulares que, con la alubia, también tienen su importancia. Con el añadido además, de pagar gastos y tal (sobre todo tal, no vaya a ser que, como ha ocurrido alguna vez, por decir viva Bañeza, sin el La, un día de carnaval, se llevaron más de 300.000 pesetas, oiga).

Por eso, desde esta columna de El Patio de mi casa, propongo que se busquen bañezanos ilustres (los hay a montones) y, aunque no sepan ni freír un sanjacobo, sean nombrados por un día Cocinero Mayor de la Alubiada. Vamos, a la manera de lo que hacen con el Pastor de los Montes de Luna, la mayoría de los cuales no saben ni silbar a un carea, que reúne las ovejas. Unos pastores mayores que han llegado desde la política, la universidad, el periodismo, la magistratura, la administración local… Bueno en los últimos años, que yo me acuerde, sólo uno, Manuel Rodríguez Pascual ha sabido, por sus investigaciones, lo que es la trashumancia y la morfología de un rebaño, al ser también veterinario.

Dejo la idea arrimada a esta columna de El Patio de mi casa para quien la pueda utilizar. Sin cobrar ni un céntimo de euro, oye. Porque lo de Paco Rubio era obligado como merecidísimo homenaje a la creación de la Alubiada, como bañezano de adopción, como inquieto apostador del evento, que dijo en la primera edición que los participantes superarían un día la población de La Bañeza. Y va camino de conseguirlo, como sigan aumentando estos comensales. ¿O no?

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.


publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es