publicidad Publicidad arjoca

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

Alcaldes republicanos de La Bañeza (III)

● Ibañeza.es ►Lunes, 23 de junio de 2014 a las 9:23 Comentarios desactivados


Las elecciones municipales de abril de 1931 protestadas y repetidas

Las elecciones del 12 de abril de 1931 fueron en los siguientes días “reclamadas” en La Bañeza (como en otros muchos lugares, también de la comarca y la provincia), lo que originaría aquí y en todos aquellos cuyas apelaciones se aceptaron y a la altura de mayo la sustitución de aquellas primeras corporaciones por comisiones gestoras designadas desde los gobiernos civiles provinciales, en aplicación de la normativa que atribuía a éstos tales prerrogativas (usadas, por cierto, abundantemente durante el periodo republicano por los gobiernos de uno y otro signo: los reformistas, los conservadores del “bienio negro”, y los del Frente Popular), y en el caso de la ciudad cabecera comarcal a propuesta de su Comité Republicano Socialista se constituyó el 15 de mayo la Gestora municipal formada por quienes eran desde hacía un mes el alcalde, los tenientes de alcalde y el síndico, y presidida por el primero, Félix Cardillo Puerta. En el municipio de Santa Elena de Jamuz se constituiría una Gestora que integran cuatro miembros el día 22, “hasta que se celebren las elecciones del día 31 del actual y quede el ayuntamiento definitivamente establecido”, lo que se hará el 26 de junio, cuando se constituya con los concejales salidos de la elección popular de aquella fecha. La casi totalidad de los ayuntamientos “protestados” y sustituidos serían repuestos tras las nuevas elecciones del 31 de mayo (el 3 de junio se convoca al país a nuevos comicios a Cortes Constituyentes para el día 28), llegando apenas a un 5% el número de los destituidos. La sustitución de los concejales electos el 12 de abril en los ayuntamientos en los que se incoó expedientes de irregularidades en los comicios se había denunciado desde El Diario de León, decidido partidario antes y después de ellos de los sufragios restringidos de la monarquía y de las alcaldías impuestas por los soberanos designios de las Reales Órdenes.

Después de que el día 8 de mayo se dispusiera para el 24 la proclamación de los nuevos candidatos y la continuidad en los ayuntamientos protestados de aquellas comisiones gestoras en tanto no se posesionen los concejales que se elijan el día 31, en los municipios de nuestra tierra (como en muchos otros de zonas rurales) se repitieron las elecciones del 12 de abril por irregularidades habidas en aquéllas, denunciadas ante el gobierno civil y admitidas por éste, y a tenor de lo dispuesto por el decreto del 14 de mayo que anulaba para la repetición el artículo 29 de la Ley electoral de 1907, en Alija de los Melones, Cebrones del Río, La Bañeza (con el resultado de “8 de la conjunción republicano-socialista, 2 liberales monárquicos, y 2 conservadores monárquicos”), Santa María del Páramo (“3 republicanos y 6 monárquicos”), Laguna de Negrillos, Santa Elena de Jamuz, Urdiales del Páramo (se eligieron a “6 republicanos y a 3 republicanos de la izquierda”), y Zotes del Páramo (salieron elegidos 6 monárquicos, 1 socialista y 1 republicano), además de en Astorga (“5 republicanos, 3 socialistas, 5 independientes y 2 agrarios”), Bembibre, Ponferrada, Benavides de Órbigo, Grajal de Campos, San Justo de la Vega, Villarejo de Órbigo y Valderas (“4 socialistas, 3 republicanos y 4 republicanos de la derecha”), donde se había producido un conato de motín al cesar el ayuntamiento interino y tomar posesión una comisión gestora formada por republicanos de nuevo cuño, que hubieron de ser cambiados a su vez por socialistas (como anunciaba El Diario de León de los días 19 y 21 de mayo y 1 de junio).

El 24 de mayo se celebraba en el bañezano Teatro Seoanez un mitin de propaganda republicano-socialista, cercana la repetición de las elecciones municipales para el día 31, en el que participan Julio Pérez Riego, abogado y republicano de Astorga; Miguel Carro Verdejo, representante socialista y alcalde de la ciudad maragata; Manuel Santamaría Andrés, catedrático del Instituto de León (allí sería fusilado en noviembre de 1936), y Aureliano González Villarreal, de la leonesa Escuela de Veterinaria. El 29 tenía lugar en la Casa del Pueblo otro mitin, ahora socialista, presidido por Ramón Santos Prada, presidente entonces de la Agrupación Socialista bañezana, y en el que el orador fue el socialista leonés y entonces concejal Juan Antonio Álvarez Coque.

Se presentaron esta vez a los comicios municipales repetidos 24 candidatos, la misma lista de la conjunción republicano-socialista que en los anulados anteriores, y con las modificaciones siguientes en los restantes partidos intervinientes: en lugar de Eugenio de Mata Alonso concurrió Francisco Baeza Romero; por Julio Fernández Casado, Pedro Rodríguez Majado; en lugar de Manuel Ferrero Nuevo, Eulogio Ruiz Pérez; por Tomás Pérez, Miguel Fuertes Valderrey; y en vez de Ramón Fuertes Román se presenta Victoriano Núñez Valderrey.

Triunfaron las candidaturas republicano-socialistas el 31 de mayo en Valderas, Astorga (donde tanto los republicanos como los socialistas serían minoría), Ponferrada y La Bañeza, y el día 5 de junio se constituyó aquí el nuevo ayuntamiento, del que la ciudad entera espera pronta satisfacción a las más inmediatas necesidades: escuelas, colegio, aguas y alcantarillado (se publicaban en La Opinión quejas por la intempestiva “cuba” en la que a falta de aquél se recogen a diario las latas de los detritus ciudadanos, y loas burlescas alusivas al contenido de la que nombran “la Nicolasa” y a su perfume, y a que se la retire “después de que las aguas corran aquí a raudales”), casas baratas, jardines, caminos, edificio de Correos… (todas ellas, y la exigencia de responsabilidades a la liquidada dictadura, se habían recogido en el programa electoral de la Conjunción Republicano-Socialista bañezana), quedando ahora constituido por el veterinario Félix Cardillo Puerta de nuevo como alcalde; como primer teniente de alcalde, Toribio González Prieto; segundo, Manuel Martín Martín (industrial harinero); primer procurador síndico, Joaquín Lombó Pollán (también veterinario); segundo, Isaac Nistal Blanco, albañil y maestro de obras; y restantes concejales: Ángel González González (jornalero), Porfirio González Manjarín (albañil), Narciso Asensio Asensio (labrador), Liberto Díez Pardo (industrial), José Santos Pérez (había sido alcalde entre 1914 y 1916, y concejal desde 1901, “siempre refractario al caciquismo”, diría luego de sí mismo), David González Moratinos, y Juan Espeso González (abogado).

Conforman la minoría socialista Ángel González, Isaac Nistal, Porfirio González y Narciso Asensio. De Toribio González Prieto llegará a decir al final de 1932 El Adelanto haber sido antiguo compañero de los socialistas bañezanos, y por integrante de aquella minoría lo daba El Diario de León en su recuento de concejales electos. Según la Historia del socialismo español, de Martín Nájera, cinco habrían sido los socialistas presentados a aquellas elecciones, y cinco los concejales socialistas elegidos, alcalde uno de ellos (lo sería poco después precisamente Toribio González Prieto). El semanario bañezano Avance calificará en septiembre de 1932 de edil republicano a Joaquín Lombó, y a José Santos Pérez, David González y Liberto Díez, de monárquicos.

El día 3 de septiembre se suspendía el presupuesto para el culto y el clero (11 millones de pesetas) de la que se había declarado como “entidad de derecho público Iglesia católica”, reducida a una asociación de voluntarios financiada por quienes quieran contribuir a ello libremente, y el 4 Félix Cardillo Puerta solicita del gobernador civil, y obtiene, el cese como alcalde y concejal por ser mayor de 60 años, sustituido por el primer teniente de alcalde Toribio González Prieto desde el día 30 de aquel mes, por sorteo con Joaquín Lombó Pollán después de que en dos elecciones (entre el día 17 y el 28) resultara éste alcalde interino con la mayoría relativa de los votos y el empate entre los dos en la tercera; lo sustituye como teniente de alcalde en propiedad desde el 14 de octubre Ángel González, interino hasta entonces. A mediados se ha convocado concurso para proveer la plaza de Interventor de fondos municipales, que recae en octubre en Antonio Llano Díaz de Quijano, y se acordaba ampliar el Matadero en una nave para el sacrificio de los cerdos (en junio de 1939 seguía siendo un proyecto) y obligar a los vecinos a que realicen en ella las matanzas en evitación de graves enfermedades, al igual, se dice, que el gobierno del pasado Directorio obligó a los ayuntamientos a la inspección sanitaria y a la construcción de mataderos.

Del libro LOS PROLEGÓMENOS DE LA TRAGEDIA (Historia menuda y minuciosa de las gentes de las Tierras Bañezanas -Valduerna, Valdería, Vegas del Tuerto y el Jamuz, La Cabrera, el Páramo y la Ribera del Órbigo- y de otras de la provincia, de 1808 a 1936), recientemente publicado en Ediciones del Lobo Sapiens) por José Cabañas González. (Más información en www.jiminiegos36.com)

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.


publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad Publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad Publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es