publicidad Publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

Alcaldes republicanos de La Bañeza (VI)

● Ibañeza.es ►Lunes, 9 de febrero de 2015 a las 9:11 Comentarios desactivados


La reposición del consistorio bañezano electo en 1931

Transcurridas las elecciones del 16 de febrero con el triunfo del Frente Popular, en La Bañeza, a las doce horas del día 21, viernes, bajo la presidencia del alcalde Julio Fernández de la Poza se reúne la corporación municipal en sesión extraordinaria convocada para reponer al ayuntamiento destituido en octubre de 1934 en virtud de órdenes recibidas del gobernador civil de la provincia, asistiendo Ceferino Martín Martín, Conrado Blanco León, Gumersindo Fernández Astorga, José Perandones Cabo, Tomás Pérez Benito, y Servando Juárez Prieto, además de los concejales de elección popular que constituían el consistorio a reintegrar: Ángel González González, Isaac Nistal Blanco, Narciso Asensio Asensio, Liberto Díez Pardo, Porfirio González Manjarín, José Santos Pérez, Toribio González Prieto, y David González Moratinos, no asistiendo por ausencia justificada Luís Domínguez García, Severino Hernández Canelas, Juan Espeso González, Manuel Martín Martín, y Joaquín Lombó Pollán.

Se dio lectura a la comunicación del gobernador civil (remitida el día 20 y recibida el 21), que literalmente dice: “El Sr. Ministro de la Gobernación en telegrama circular me dice lo siguiente: En Consejo de Ministros celebrado hoy se ha acordado la inmediata reposición de todos los ayuntamientos que en su totalidad o en parte se hallen actualmente en suspenso gubernativo y lo participo a V.E. para que proceda inmediatamente a la reposición de los de esa provincia que se encuentren en ese caso. Lo que participo a V. para su conocimiento y a fin de que proceda a reponer a ese ayuntamiento en la forma ordenada si se encuentra en las circunstancias a que la orden ministerial hace referencia. León, 20 de febrero de 1936. El Gobernador Civil Luís Pardo Argüello. Señor alcalde del ayuntamiento de La Bañeza”.

Efecto de tal mandato, se repone el ayuntamiento republicano-socialista de elección popular del 31 de mayo de 1931 a todos los efectos legales, tomando posesión de sus cargos quienes lo constituían antes de su sustitución, y como no está presente Juan Espeso González (alcalde en la fecha de la suspensión), se posesiona del suyo de primer teniente de alcalde y de presidente del acto Ángel González González, “quien recibe quieta y pacíficamente las insignias de su cargo”.

El concejal Toribio González Prieto pide en aquel pleno que conste en acta un voto de agradecimiento a la Gestora que cesa, y en especial a su presidente por el alto ejemplo de democracia que han dado en su eficaz actuación. Manifiesta por su parte Ceferino Martín Martín, ahora sustituido, que al ser la quinta vez que ha ocupado estos puestos, a pesar de ser esta la única en que lo hizo sin ser por elección popular, se marcha satisfecho de la armonía y el trabajo que ha existido entre todos, agradeciendo al pueblo su ayuda, y añade que el alto ejemplo dado por esta Gestora de continuar la obra que encontró iniciada al sustituir al ayuntamiento hoy repuesto debe ser seguido para hacer un pueblo grande, que es lo que a todos interesa. Abunda el también cesado Servando Juárez Prieto en la gratitud de la Gestora separada por la confianza que el pueblo le ha prestado y en que espera que esta corporación vendrá animada de continuar la labor iniciada, porque ello repercutirá en beneficio de todos. En la labor que ha de desarrollar este ayuntamiento dice confiar Ángel González, por ser el que tiene la confianza del pueblo, ya que el pueblo fue el que lo eligió y es el pueblo el que de nuevo lo trae, esperando que todos ayuden a que su gestión sea eficaz, tras lo que se acuerda realizar las sesiones ordinarias los lunes en primera convocatoria y los miércoles en segunda, a las siete de la tarde. “Numeroso público acompañó después hasta su casa al alcalde cesado, Julio Fernández de la Poza (noticiaría al día siguiente El Adelanto), lo cual demuestra las grandes simpatías de que gozaba” aquel bañezano emprendedor que ya con unos once años se desplazara a Londres para estudiar allí comercio y fundar aquí después un novedoso negocio de reclamos, que visitaba ferias internacionales como la de Frankfurt, y que hablaba con soltura francés, alemán e inglés, idioma este que practicaba en sus frecuentes charlas con el británico don Eduardo Turrall, el obispo (o pastor) protestante responsable de la capilla evangélica de Jiménez de Jamuz.

A la mitad de septiembre de 1935 había regresado de su viaje por España y el extranjero el alcalde Julio Fernández de la Poza, que en unos días se haría de nuevo cargo de la alcaldía, y a quien el día 18 solicitaban los boticarios fueran provistas las plazas de inspectores farmacéuticos municipales correspondientes al ayuntamiento bañezano. En el pleno del día 25 de aquel mes, que ya presidiría, se acordaba anunciar vacante el cargo de Agente ejecutivo “necesario a la corporación para la cobranza de los impuestos y otros ingresos que no se recaudan en el periodo voluntario”, y también “adquirir una docena de cestas de alambre para ser colocadas en la vía pública (a la casa Riviere y Compañía, de Barcelona, primero media docena a modo de ensayo), para que en ellas puedan depositarse mondas, papeles y otros efectos que se arrojan en el pavimento de las calles, donde tan mal efecto producen, dándoles un aspecto grosero y sucio”. Cuando se coloque aquella “ornamentación moderna de ciudades cultas, atavío industrioso, cestitas de alambre que penden acá y acullá de los postes escogidos cual nido de jilgueros pendientes de la enramada”, se dirá en El Adelanto del 7 de diciembre que “el señor alcalde es muy fino, y que va a Londres muchas veces”, y que se canta la copla que señala que “Bañeza ya no es Bañeza / que es un segundo Madrid / ¿Quién no ha visto en La Bañeza / las cestas del papelín / que mandó el señor alcalde / colocar aquí y allí?…”.

Volviendo a febrero de 1936, a la sesión municipal del día 26 asisten todos los concejales bañezanos menos Manuel Martín Martín. Preside Ángel González como primer teniente de alcalde, que da cuenta de que Juan Espeso González no tomó posesión de la alcaldía fundándose en las razones que expone en el escrito que subscribe, y al que se da lectura, que termina suplicando, “1º, considerarle incorporado a este ayuntamiento como concejal; 2º, estimar por su parte declinado el honor y el cargo de alcalde presidente, y 3º, considerar vacante el cargo y acordar proceder a su provisión en la forma que la Ley dispone”. Se acuerda por unanimidad conforme a dicha súplica, y considerando vacante la alcaldía se procede a la designación de la persona que ha de ocuparla, mediante votación secreta y por papeletas con el resultado de 9 votos a Joaquín Lombó Pollán y 1 para Ángel González, tomando el primero posesión de su cargo quieta y pacíficamente y recibiendo las insignias del mismo, manifestando su sorpresa por la designación, por la que da las gracias a sus compañeros concejales, y dirigiendo un saludo al pueblo bañezano, al que hace constar que “él será alcalde para todos”. Como Lombó Pollán ostentaba el cargo de síndico de la corporación, que queda ahora vacío, se elige a quien ha de sustituirle, Porfirio González Manjarín, con 6 votos, y se decide reorganizar las comisiones municipales, para una mayor eficacia de las mismas, y designar al concejal González Prieto para que en el Consejo local de Primera Enseñanza vuelva a representar al consistorio.

Del libro LOS PROLEGÓMENOS DE LA TRAGEDIA (Historia menuda y minuciosa de las gentes de las Tierras Bañezanas -Valduerna, Valdería, Vegas del Tuerto y el Jamuz, La Cabrera, el Páramo y la Ribera del Órbigo- y de otras de la provincia, de 1808 a 1936), recientemente publicado en Ediciones del Lobo Sapiens) por José Cabañas González. (Más información en www.jiminiegos36.com)

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.


publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad Publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es