publicidad Publicidad arjoca

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

Antonio Colinas y la Constitución Española

● IBAÑEZA.ES ►Miércoles, 7 de diciembre de 2011 a las 12:57 Comentarios desactivados


Corría el año 1968, año de protestas y reivindicaciones en Europa, cuando un joven y desconocido poeta bañezano acudía al Palacio de los Guzmanes a recoger el premio de poesía convocado por la Diputación Provincial con motivo del decimonoveno centenario de la Ciudad de León. El poemario premiado no era otro que “Poemas de la tierra y la sangre”, primer libro de Antonio Colinas con el que comenzaba su brillante y prometedora carrera como escritor.

Antonio Colinas, en una imagen de archivo. / Foto: ICAL

Hoy volvía al palacio cuarenta y tres años después, con una misión bien distinta. Ya no tenía que mostrar su poesía para ser juzgada. Ahora era el poeta consagrado, el escritor admirado por todos, el que tenía que hablar de la Constitución Española en su treinta y tres aniversario desde el punto de vista del poeta, del compaginador de palabras.

Todas las administraciones representadas y presididas por Isabel Carrasco, hablaron previamente. Todos defendieron la grandeza de la Constitución y más en estos tiempos difíciles que estamos viviendo. Especialmente la Presidente de la Diputación a la que le tocó defender el papel de la institución provincial en un momento donde se avecinan recortes.

Antonio Colinas recordó su inicio en este palacio que para él fue, en aquel momento, “Casa de la Poesía”, para pasar a recordar la belleza de las palabras que pueblan el texto constitucional, remitiéndonos a su preámbulo: justicia, convivencia, seguridad, cultura, libertad, calidad de vida, relaciones pacíficas, cooperación… valores que implican armonía social, concordia y respeto profundo y donde no deben tener cabida el rencor, la revancha o el resentimiento. No faltaron referencias a Tagore, Unamuno, Ortega y Gasset o Juan Ramón Jiménez. También citó a Keats trayendo a colación dos de sus hermosos versos: “La verdad es belleza, la belleza es verdad / no hace falta saber más que esto en la tierra.”

Resaltó Colinas el papel de la Monarquía parlamentaria como garante de la unidad y lanzó guiños a muchos derechos que la Constitución protege, defensa de la nuestra lengua, nuestra cultura, protección de la naturaleza. Mencionó también las primeras Cortes europeas de 1188 y esa Carta Magna que recogía la figura de los hombres buenos: la valoración de la calidad humana de las personas por encima de cualquier otro mérito.

Antonio Colinas finalizó su intervención con una mención a nuestros ríos, al río de la infancia, al de la vida, ese río que Heráclito concibió como un fluir encauzado y sereno, fertilizador. El río avanza fecundando la tierra. Comparó la Constitución con ese río que nos obliga a seguir su curso con respeto y transparencia. Para terminar con estas palabras: “No perdamos nunca la razón, pero tampoco perdamos el sentir. De hacerlo no seríamos humanos”.

Autoridades civiles de todas las administraciones, autoridades militares, muchos amigos y algunos bañezanos acompañamos a Antonio en este importante acto que demuestra la grandeza del texto constitucional y la gran categoría del poeta bañezano y universal, garante de valores imperecederos que, a poco que rastreemos en su obra, podremos descubrir.

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.


publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es