publicidad Publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

Artesanos chocolateros, tejedores y fotógrafos

● IBAÑEZA.ES ►Lunes, 31 de julio de 2017 a las 8:03 Comentarios desactivados


Se dieron a lo largo de las pasadas centurias, además de la ancestral alfarería practicada en Jiménez de Jamuz (también se asentaron alfareros en Castrocalbón y en La Bañeza, en su barrio de Olleros, en diferentes tiempos) otras variadas artesanías en la comarca bañezana y en sus tierras aledañas, ocupando a sus hombres y mujeres y concurriendo a sus mercados, además de las tradicionales de cuyos productos se surtía la vida diaria o estacional de sus gentes: la de los zuecos o galochas, la del mimbre de las cestas y talegas, la del cuero de la guarnicionería y los talabarteros (presente también en Santa María del Páramo ya desde el siglo XIX en tenerías como la de Froilán Prieto González y otras), los herreros y herradores componedores en sus fraguas de las herramientas de labranza, la tan necesaria como laboriosa fabricación de carros (aún conocimos en nuestra infancia y nuestro pueblo jiminiego el industrioso “taller de los Marianos”), los hacedores de adobes y tapiales…, y algunas de ellas, como las de manufactura del chocolate o la confección de mantas y cobertores, se expandieron hasta alcanzar extensión y categoría de auténticas y afamadas industrias.

Chocolateros acreditados hubo en La Bañeza (ya en la Exposición Universal de Barcelona de 1888 recibían sendos premios por su exquisita elaboración las mantecadas y chocolates de Hermógenes Blanco, cuya tradición de esmerado buen hacer pastelero seguirían su hijo y su nieto Conrado); también en Castrocontrigo desde 1916, y en San Justo y San Román de la Vega (el acomodado Juan Geijo en el segundo, un aventurero que había hecho las Américas y tornado a su tierra natal para casarse y montar la fábrica de chocolates La Montañesa -cuyo edificio todavía se conserva- y que compartía su amor por la fotografía con su afición a los coches, siendo el primer vecino que compra en aquel pueblo un automóvil), seguramente algunos procedentes de Astorga, donde “en 1914 se censan en la ciudad 49 fábricas dedicadas a la preparación del chocolate, alguna de ellas de las más importantes de España, una saturación que hace emigrar a otros lugares a muchos chocolateros astorganos, incluso a naciones americanas, expandiendo el nombre de la ciudad y de la maragatería”, cuyos arrieros propagaron el complementario trabajo familiar de las faenas del campo y el comercio y popularidad del elaborado del cacao en la que era ruta habitual de sus desplazamientos comerciales y acarreos (una empresa de diligencias de transporte de viajeros que recorrían el noroeste de España en el siglo XIX era ya de titularidad maragata y tenía su sede en Santiagomillas), ofreciendo sus productos en los establecimientos comerciales y realizando, para los pudientes, confecciones a domicilio y al gusto de quienes reclamaban sus servicios (como hacía la viuda de Hermógenes Blanco en los anuncios que en julio de 1916 aparecían en La Crónica, semanario bañezano). Una industria artesanal que no requería, al parecer, mucho aparataje, pues cuando don Trinidad Afaba traspasa al inicio de junio de 1934 su fábrica de chocolates “La flor de La Bañeza” la componían una máquina para elaborarlo movida a brazo, otra para mondar y limpiar el cacao, un tostador y varios moldes.

Arte muchas veces familiar fue también el de la fotografía, destacando la rama de los Prieto Ferrero en la que todavía era villa bañezana cuando mediado el siglo XIX supo de su descubrimiento en Francia en 1816 por el físico Niépce y por el pintor Mandé Daguerre en 1831, lo que motivaría que Benito, uno de sus miembros, viaje a aquel país aprendiendo allí el oficio que unos años después, al regreso a su lugar natal, enseñará a su hermano Leonardo para montar entre ambos el estudio fotográfico que inauguran en 1879 y que crea en La Bañeza un negocio fotográfico familiar y una afición que Leonardo transmite a sus siete hijos, todos conocedores del oficio y tres de ellos profesionales de la fotografía (Leonardo Prieto Fernández, que continuaría con el estudio bañezano, y Julio y Gaspar en Ponferrada), dando lugar a cuatro generaciones ininterrumpidas de fotógrafos que llegan a la época actual asentados además en Astorga y Benavente. Benito (fallecido en 1944, a los 72 años, “y enterrado en una sepultura procedente de Robledo de la Valduerna”), por su parte, montó posteriormente –hacia 1880- su propio gabinete fotográfico en Ribadeo (Lugo, con sucursales en Navia y Luarca) del que derivará una progenie de artistas en la que destaca su hijo Benito Prieto Coussent (nacido en 1907; llegaría a estar preso en Tui en 1936 acusado de simpatizar con las izquierdas y de ayudar a obreros y anarquistas de la villa, en cuyo Instituto era profesor de dibujo), pintor de celebridad internacional que aprendió de él los secretos de la luz y la composición, alumno de Julio Romero de Torres y compañero de Salvador Dalí en la madrileña Academia de San Fernando. Aquel oficio tenía entonces mucho de ambulante, desplazándose los fotógrafos con sus equipos por lugares más o menos alejados de sus domicilios, y así encontramos el retrato de un grupo familiar realizado en 1907 por Leonardo Prieto Ferrero en Villalba de la Loma, pueblo cercano a Mayorga de Campos, ya en la provincia de Valladolid.

Los apreciados cobertores y mantas fueron por antonomasia los del cercano Val de San Lorenzo, cuya artesanía textil goza de larga tradición. A mediados del siglo XVIII se tejían paños y estameñas, que se usaban para las prendas femeninas, y el pardo, generalmente para las masculinas. Además de los fabricantes de tejidos había mujeres que se ejercitaban en hilar y muchas otras se dedicaban al peinado y cardado la lana. Al concluir la arriería, sus habitantes, en vez de emigrar, se aplicaron a incrementar la fabricación de paños burdos con lana de los rebaños de la zona y lino de los linares de la ribera del Turienzo. La crisis textil de la mitad del XIX incidió fuertemente en la artesanía del Val y de otros muchos lugares. Las fábricas catalanas de Sabadell y de Tarrasa eran ya a mediados de aquel siglo los más importantes centros productivos del país, que habían implantado con éxito un modelo industrial moderno y competitivo, al que tal vez, adaptándose a los nuevos tiempos, solo siguieron haciendo competencia desde Béjar.

La ciudad de Palencia, conocida desde antiguo por sus mantas, continuaba aún entonces esta producción en sus telares tradicionales cuando gentes de Val de San Lorenzo se desplazaban a trabajar a aquellos talleres palentinos. Uno de los estacionales, José Cordero Geijo, lo hizo con el empeño de sustituir la industria de paños burdos de su pueblo por la fabricación de cobertores o mantas, cuyo secreto atesoraba la ciudad castellana, regresando a los pocos meses con los conocimientos adquiridos y algunos utensilios necesarios. En 1858, el día de su Fiesta Sacramental, fueron expuestas en el Val de San Lorenzo las seis primeras mantas tejidas en este lugar. Y así comenzó una nueva era y la cosecha de galardones como el otorgado en 1900 en la Exposición Internacional de París. En 1920 un grupo de setenta y tres vecinos formaron una Comunidad de bienes e instalaron La Comunal, la primera fábrica con maquinaria moderna, destinada a cardados e hilados de lana.

Val de San Lorenzo fue por muchos años un prestigioso centro textil con tradición artesanal. Existían en 1998 alrededor de veinte familias dedicadas a tejer mantas, alfombras, y otros manufacturados, además de cuatro fábricas más industrializadas y con mayor capacidad de producción, mientras en un viejo y antiguo telar familiar se tejían aún mantas al estilo tradicional, y alguna tejedora seguía haciendo aquellos mantones negros con flecos que tanto usaron nuestras mujeres del campo en los días invernales.

El interés por el Val de San Lorenzo y por su preciada artesanía llegó antaño hasta la madrileña Escuela de Cerámica de la Moncloa (creada en 1911 como extensión de la Institución Libre de Enseñanza), de la que se desplazó en el curso de verano de 1926 un grupo de 45 personas entre profesores y alumnos que convivió durante seis semanas con sus vecinos buscando motivos de inspiración para su arte, plasmado en una excelente colección de 300 acuarelas de retratos, paisajes, artesanía textil, labores agrícolas y escenas de hogar que allí realizaron, y al menos otras 253 elaboradas en el curso posterior a partir de fotografías tomadas por el profesor Aniceto García Villar, uno de los que acompañó a los estudiantes, y de cuyas reproducciones dispondrán en el museo de la localidad. Los artífices madrileños, que recalaron entonces en el Val debido a la amistad que unía al director de aquella Escuela, Francisco Alcántara, con el pintor Joaquín Sorolla, que desde 1902 a 1911 había viajado por nuestra provincia en varias ocasiones, también realizaron algunos trabajos en arcilla, que no se conservan debido a la destrucción sufrida en la guerra civil, lo que no sucedió con las acuarelas, que fueron salvadas de los bombardeos. La Escuela pagaba diariamente a cada vecino del pueblo por posar para los artistas la cantidad de tres pesetas, algo impensable de ganar allí en aquel momento (en cinco se fijaba a finales de febrero de 1931 el salario mínimo del personal ferroviario), y fue aquella una experiencia de inspiración institucionista adelantada en sus pretensiones, planteamientos y métodos a las que unos años más tarde, en el periodo republicano, depararán las Misiones Pedagógicas también por estas tierras.

Del libro LOS PROLEGÓMENOS DE LA TRAGEDIA (Historia menuda y minuciosa de las gentes de las Tierras Bañezanas -Valduerna, Valdería, Vegas del Tuerto y el Jamuz, La Cabrera, el Páramo y la Ribera del Órbigo- y de otras localidades provinciales -León y Astorga-, de 1808 a 1936), publicado en 2013 en Ediciones del Lobo Sapiens) por José Cabañas González. (Más información en www.jiminiegos36.com)

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.


publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad


publicidad


publicidad

    publicidad Publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es