publicidad Publicidad arjoca

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

Borrón y cuenta nueva en la Banda Municipal de Música en 1934

● Ibañeza.es ►Lunes, 16 de diciembre de 2013 a las 9:23 Comentarios desactivados


En el pleno municipal del día 25 de abril de 1934, acogiéndose al Reglamento de Directores de Bandas de Música, recién publicado en la Gaceta, solicita aumento de sueldo el director de la Banda bañezana, Potenciano Pardo Crespo, según lo establecido, un 75% de las 5.000 pesetas anuales del haber inicial del secretario del ayuntamiento, lo que le supondrá un aumento de 1.900 en el suyo. En cuanto al nuevo Reglamento de la Banda local, sigue aún pendiente de aprobación por el gobernador, y los músicos no están conformes con tres de sus artículos (aunque para elaborarlo se trató con una comisión de ellos encabezada por Juan Cuesta), por lo que cesan en sus actividades hasta que se les atienda. Al recibir el escrito con tal reclamación el alcalde los requirió a que en tanto se estudiaba siguieran actuando según el antiguo Reglamento, lo que ya no hicieron el domingo siguiente, 29, ni el 6 de mayo, por su descontento, pues dicen tocar más que antes según lo establecido para los domingos y festivos de la temporada de conciertos que abarca del 14 de abril al 15 de octubre (lo que se les contrapone como falso, pues con la supresión de fiestas religiosas actúan en ocho ocasiones menos -exponen los concejales en la sesión del 2 de mayo- y perciben mayores gratificaciones). Se dice por algún concejal (Toribio González Prieto) que tal acto de insubordinación y desobediencia no se puede tolerar y debe castigarse, y se acuerda abrir un expediente y oír al director de la Banda y a los músicos, y actuar según lo que proceda.

Una instantánea antigua de la Banda Municipal de Música de La Bañeza.

El día 3 se comunicaba al director y a Juan Cuesta y demás músicos abrirse expediente por lo sucedido el pasado 29 y oír sus descargos al respecto, y en el siguiente pleno estima la minoría socialista que los músicos no cometieron falta alguna, sino que como empleados descontentos de su patrono el ayuntamiento hicieron huelga. El alcalde y algún concejal de la comisión de Música manifiestan que debe de disolverse la Banda, aplicando el nuevo Reglamento, lo que resulta decidido por mayoría en la consiguiente votación, acordándose además excluir de la disolución al director, que no ha tenido responsabilidad alguna; que se satisfaga a los músicos las gratificaciones devengadas hasta que dejaron de actuar, y que entreguen al director los instrumentos propiedad del ayuntamiento en un plazo que no exceda de 10 días.

Se decide a mitad de mayo reestructurar la Banda de Música conforme al nuevo Reglamento (que establecía también que actuará gratuitamente solo en las fiestas oficiales, y no en las religiosas, aunque se puede ceder su actuación a particulares si lo acordara así la alcaldía y la comisión de Música, regulación que no impedirá que el 5 de mayo critique El Adelanto que la Banda tocara en la manifestación del 1º de Mayo -fiesta oficial-, mientras que, habiendo pedido un grupo de vecinos que actuara en las procesiones de la Semana Santa, se les puso como condición pagar por su contratación, lo que se hizo, tocando así en ellas) y se abre plazo para que soliciten su ingreso quienes lo deseen, según resultó por mayoría en el pleno del día 16, al igual que se hizo para disolverla, algo en lo que la minoría socialista no estuvo de acuerdo, por lo que ahora la reestructuración no les incumbe, dicen, y el concejal Porfirio González Manjarín, que insiste en que lo que los músicos hicieron fue ir a la huelga frente al abuso del ayuntamiento, abandonaba la sala de sesiones.

Una semana después todos los músicos menos uno habían entregado al director de la Banda sus instrumentos, y ninguno ha solicitado su reingreso, por lo que se amplía el plazo para pedirlo otra semana más, sin que tampoco a su final se haya nadie presentado, y se dispone que en la sesión municipal de la próxima la comisión de Música adopte una solución, mientras a los nuevos educandos para la Academia de Música que se están admitiendo se les impone la aceptación por sus padres del nuevo Reglamento.

14 músicos solicitaban el 13 de junio su reingreso en la Banda de Música, y eran admitidos; se llegaba con todos ellos a un acuerdo, realizando ya el domingo, día 17, por la tarde una audición, y el 20 se continuaban recibiendo más peticiones para reincorporarse. A finales de julio, con aquel conflicto por fin resuelto, se acordaba abonar a los actuales componentes de la Banda las gratificaciones del segundo trimestre de 1934, ya que a cambio de los días que entonces no actuaron tocarán tres más ahora, que se decide sean los de las fiestas patronales de aquel año.

Del libro LOS PROLEGÓMENOS DE LA TRAGEDIA (Historia menuda y minuciosa de las gentes de las Tierras Bañezanas -Valduerna, Valdería, Vegas del Tuerto y el Jamuz, La Cabrera, el Páramo y la Ribera del Órbigo- y de otras de la provincia, de 1808 a 1936), recientemente publicado en Ediciones del Lobo Sapiens) por José Cabañas González. (Más información en www.jiminiegos36.com)

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.


publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es