publicidad Publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

Caballero en un oficio canalla

● Ibañeza.es ►Viernes, 9 de mayo de 2014 a las 8:56 Comentarios desactivados


In memoriam Polo Fuertes

Enrique Ramos Crespo

El lunes por la noche se acababa la vida de Polo Fuertes después de mucho sufrimiento en sus últimos días rodeado de su esposa Veri y del resto de su ya numerosa progenie. El que suscribe ha perdido con él mucho más que un compañero de oficio y de andanzas: se me ha ido otra lágrima de las pocas que me van quedando ya por echar.

Decía Alberto Moravia que escribir más o menos bien, estaba casi al alcance de cualquiera con una cierta cultura, pero para contar las cosas bien, había que tener un don. Polo (don Leopoldo solo en las esquelas) fue uno de esos raros alquimistas que encontró la piedra filosofal del buen escribir (adquirido) mezclado en dosis pertinentes con el buen contar (congénito). A lo mejor por eso hacía versos como hacía periodismo; con pasión y urgencia. Siempre con mano firme aunque lo que viera hiciera temblar la voz.

Polo fue y será en nuestra memoria, un caballero en un oficio de canallas; capaz de trasladar a este periodismo de nuestros dolores su dignidad de persona siempre un poco más allá de donde podíamos casi todos los demás. Eludía presiones (hasta donde llegaba, por supuesto) y escribía con esa bonhomía desbordada del que sacude al poderoso y ampara al débil como una de las maneras de dormir con la conciencia tranquila.

Conviví con él durante dos décadas de oficio como corresponsal de La Crónica para Astorga y La Bañeza sin favoritismos hacia una o la otra. Era, como alguien le dijo, el bañezano más querido en Astorga. Yo añado que era también el astorgano más querido en La Bañeza, porque como aseguraba, cuando pasaba de Riego de la Vega, ya era astorgano.

Su talento para narrar hacía que su infinito anecdotario forme parte hoy de la épica de la tribu periodística de Astorga y La Bañeza. Su dignidad ante el oficio y ante la vida, hasta el último momento, honró su tránsito por este mundo. Seguramente, tampoco era un mérito suyo: aunque hubiera intentado ser de otra manera, no habría sido capaz.

Sit tibi terra levis

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.

<

publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad Publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es