publicidad Publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

Misiones redentoristas contestadas en Castrocalbón en enero de 1934

● Ibañeza.es ►Lunes, 29 de diciembre de 2014 a las 9:03 Comentarios desactivados


Continuaban realizándose al inicio de 1934 las Santas Misiones religiosas en los pueblos de nuestra tierra, y seguían latiendo, a lo que se ve, en algunos de sus vecinos sentimientos anticlericales como los que debieron de motivar los hechos que se dieron en el de Castrocalbón a finales de enero, por los que el juzgado de Instrucción de La Bañeza procesó a 20 de sus naturales y residentes por un delito contra el ejercicio y la libertad de culto y que fueron juzgados en la Audiencia Provincial de León con el resultado de absolver a todos los demás y condenar como autores de una falta contra el orden público a la pena de 10 días de arresto y multa de 500 pesetas (a pagar en diez meses) a Saturnino Fernández Vidal y Secundino García Manjón: El día 28 un número considerable de fieles oían en la iglesia la predicación de los Padres Redentoristas del convento de Astorga que estaban celebrando la Misión, entrando entonces en el templo, cubierto, Saturnino, que al ser requerido por el párroco y otro sacerdote a que se descubriera, se negó reiteradamente, “promoviendo con su actitud el consiguiente escándalo y ofendiendo los sentimientos religiosos de los concurrentes”. Al siguiente día, cuando otro de los frailes predicaba alguien no precisado profirió una voz desde fuera de la iglesia contestada por otros dentro del templo con gritos de “fuera con ellos, estafadores”, originándose un gran revuelo que motivó la interrupción del acto religioso y que los asistentes salieran al exterior, al mismo tiempo que accedían al recinto (“no consta que con mal propósito, ni si en forma incorrecta u ofensiva”) cinco de los procesados y permanecían otros once en su entrada, a la vez que se hallaban dentro las también procesadas Elena Fernández Vidal y Saturnina Manjón. El día 30 seguíase celebrando la Misión, y entraron los dos condenados en el templo cubiertos y fumando, suspendiendo el párroco, Constantino Román Carracedo (lo fue en el pueblo al menos en todo el periodo republicano), el acto ante aquellas formas irrespetuosas y desconsideradas.

Celebración de una santa Misión.

Tal es lo que aparece como hechos probados en la sentencia nº 244 de 1934 de la causa vista el 16 de julio, en la que el fiscal Emilio Rodríguez retiró la acusación sobre nueve de los procesados. Después, en el otoño de 1936, un informe del cabo de la Guardia Civil de La Bañeza, Pedro Lagarejo Villar, sobre el médico bañezano Emilio Perandones Franco, cuando ya estaba detenido y procesado por “los hechos cometidos en julio por la milicia roja bañezana” en su calidad de directivo socialista (era vocal de la Agrupación Socialista desde finales de mayo), aludirá, tergiversándolos, a que “en el mismo año 1934 el doctor acompañó a los organizadores de un acto en honor de varios individuos socialistas de Castrocalbón que habían expulsado de la iglesia a los fieles impidiendo la entrada en la misma de los frailes que iban a la Misión”, lo que debió de producirse finalizando el mes de julio, y seguramente como celebración del fallo absolutorio para la mayoría de los encausados, pues del gobierno civil llaman el 1 de agosto la atención a la alcaldía bañezana “sobre los hechos de Castrocalbón, y que se procure evitar que se repitan por cuantos medios estén a su alcance”, a lo que responde el alcalde Juan Espeso González que “la excursión que se realizó a aquel pueblo se hizo sin su conocimiento”. Seguramente a esa expedición de bañezanos a la villa del Eria se refiere el indirecto testimonio que nos ha llegado, y que erróneamente la sitúa en el Primero de Mayo de 1933 (”para celebrar allí la festividad obrera”), según el cual habría sido interceptada por la Guardia Civil, que le salió al paso en el alto de la Portilla, impidiéndoles continuar a algunos de ellos (al menos) que desde allí hubieron de desandar el camino, y obligando a otros a despojarse de la camisa roja que lucían.

En el número de El Combate del 21 de julio se dirá que quienes de los procesados de Castrocalbón sufrieron prisión la padecieron “por haber contestado al desafío que un fraile belicoso, retador y bravucón lanzó a la República y a los socialistas, secundado por caciques que esgrimieron armas en la iglesia, convertida en tribuna contrarrevolucionaria”.

En alguna fecha del año 1932 (posiblemente en la cuaresma) se habría realizado en el pueblo de Jiménez de Jamuz una religiosa y Santa Misión también a cargo de los Padres Redentoristas de Astorga (cuyo convento se señalará desde el semanario socialista El Combate del 23 de julio como uno de los más activos propagandistas agrarios), según se anotaría en la cruz (construida por el vecino Epifanio Carbajo -tal como reza su reverso- bajo las instrucciones del misionero, como era costumbre) que como recuerdo quedaba y aún perdura en su iglesia de la celebrada el 16 de febrero de 1947, enclavada en un paño de su muro en el que hasta los años 70 se mantuvo anclada a su largo la vara del antiguo pendón del lugar, no hace tantos recuperado y restaurado, y el 20 de octubre de 1933 iniciaban los mismos religiosos otra Misión y novena en San Esteban de Nogales.

No eran aquellas misiones invento o exclusiva de España; se venían haciendo en todo el mundo cristiano desde los anteriores siglos, y tal vez las habidas en Jiménez de Jamuz, misiones locales (por contraposición a las centrales, a cargo casi exclusivamente de los jesuitas) en las que los predicadores se trasladaban a las pequeñas poblaciones, fueran encuadrables entre las orientadas a la conversión de los protestantes (abundantes allí durante años), o se dirigieran tan solo a la instrucción de los católicos, en su modalidad catequística, exponiendo la doctrina en forma moderada, o penitencial, usando elementos emotivos y efectos impactantes, teatrales y a veces violentos.

Del libro LOS PROLEGÓMENOS DE LA TRAGEDIA (Historia menuda y minuciosa de las gentes de las Tierras Bañezanas -Valduerna, Valdería, Vegas del Tuerto y el Jamuz, La Cabrera, el Páramo y la Ribera del Órbigo- y de otras de la provincia, de 1808 a 1936), recientemente publicado en Ediciones del Lobo Sapiens) por José Cabañas González. (Más información en www.jiminiegos36.com)

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.

<

publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad Publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es