publicidad Publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

Cuan largo me lo fiáis don Silván

● Polo Fuertes ►Miércoles, 20 de octubre de 2010 a las 7:46 Comentarios desactivados


28 meses va a durar el estudio previo para la construcción de la autovía entre León y La Bañeza. Dice el bueno de Toño Silván, consejero de la cosa en Castilla y León. Casi la mitad de una carrera superior. Joder, Sonrisas, ¿no crees que te has vuelto a pasar en los plazos, como hace ahora otros 28 meses, en el aquel nuevo plan de carreteras que dilataste en 12 años (del 2008 al 2020)? Cuan largo me lo volvéis a fiar don Silván.

En aquel entonces se creo la Asociación de amigos de la Autovía León Bragança de la mano de mi buen tío Martín Manceñido y de la que es presidente el actual alcalde de La Bañeza y a la que pertenecen todos los municipios entre la capital portuguesa y la leonesa. Cada vez que el consejero de Fomento suelta una trola sobre este vial del que no cree nadie en el Ejecutivo de la Junta de Castilla y León, se le abren las carnes a la directiva de la asociación o hacen suyas las promesas. Pero yo sigo siendo agnóstico. Porque este viejo camino de contrabandistas, entre La Bañeza y Bragança, prolongado hasta León, es más un deseo que todas las trolas que la Sonrisa de la Comunidad Autónoma suelte de cuando en vez.

Por ello y, sin que sirva de precedente, permítanme mis lectores por esta vez copie, corte y pegue un romance que en marzo del 2008 publiqué en leonoticias.com. Porque después de casi tres años, sigue estando vigente en casi toda su filosofía de opinión, con el título de ‘No te creo, don Silván (romance para una autovía)’.

Cuán largo me lo fiáis, / amigo Antonio Silván, / entre León y Bragança / de la autovía ese plan. / Un período traicionero, / doce años y algo más, / tiene el dichoso programa / de los jamases jamás.

La risa de don Antonio / se convierte en descojono / al ver que se lo han creído / los periódicos y el foro, / los ciudadanos y alcaldes, / como siempre, muy modorros, / sin ver que en esa ‘sonrisa’ / las mentiras se hacen chorros.

Columnas desmelenadas / anuncian el notición, / el leonesista Chamorro / se apropia de la moción / y le aprieta al consejero / dar plazos y algo mejor, / las fechas y concreciones, / como un cheque al portador.

“La idea es de Upeele”, / dice el ínclito Chamorro, / que llegó tarde a la cita / del bombardeo pedorro. / Lo mandó Paco Fernández, / ¡ay Paco alcalde, qué morro!, / que negaba esta autovía / hasta bien calado el gorro. / “Mucho mejor por Zamora”, / dijo don Paco raquetas. / “Mejor que el Páramo Alto, / por Sanabria o La Bañeza”. / Después se rectificó, / mandó a esa asamblea / al vicealcalde upelero / y lavó su cara fea.

Cuán largo me lo fiáis, / don Silván de mil sonrisas, / que sin proyecto y dinero / la ilusión pisas que pisas / de unas gentes que han creído / la autovía hacia Bragança / como si dijeras misa.

“Me cagüen la mar salada”, / dije a Martín Manceñido, / alma mater de la idea, / “No ves que nos ha mentido, / toreado y engañado / al soltar el sinsentido”.

¡Ay camino portugués!, / ¡Ay senda de estraperlistas! / No llegarás a autovía / en tres lustros a la vista. / Carretera sanabresa, / paramesa de cien brisas, / no ensancharás tus cunetas, / aunque lo anuncie el ‘risitas’.

Valladolid dijo no, / que te enteres, leonés, / que quiere unir Portugal / por Zamora de al revés. / Y aunque Silván se noticie / desdiciendo a su Poder, / los lusos han de pasar / por Pucela, ¡qué joder!

La línea más recta es / entre el Oporto y Gijón / la autovía que Silván / el otro día anunció. / ¿Cuándo se empieza la obra? / ¿Quién la va hacer?, ¡vive Dios!, / yo pregunto en estos versos, / el último será un mamón.

La Bañeza por Bragança / ha cambiado en el proyecto, / para embrollar la promesa / a los creyentes catetos, / de su anuncio en Benavides: / “Tu me dices, yo te meto, / yo no dije hasta Bragança”, / cuando le exijan su reto.

Don Silván, yo no te creo, / por no haber, no hay ni plan. / No nos chupamos el dedo. / Las salvas que viene y van / con la pólvora del Rey / son dos peditos con pan, / lanzados al buen tuntún, / que viento los llevará.

No se cabree el don Toño, / no se enfade el consejero. / Que ponga la obra en marcha / más que volverse roncero. / No vaya que sea lo mismo / que bañezanos proyectos, / como la Plaza Mayor / o el circuito de moteros. / La primera ya se hizo / con división de concejos. / La segunda sigue muerta / entre legajos maltrechos.

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.


publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad Publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es