publicidad Publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

Cuando Conrado convierte en un gran pastel el arte de Ramón Villa

● IBAÑEZA.ES ►Miércoles, 4 de diciembre de 2013 a las 20:51 Comentarios desactivados


Ramón Villa y Sergio González presentaron en La Bañeza el nuevo pastel, además del premio concedido recientemente por la Academia Leonesa de Gastronomía.

P.J. Abajo

Aunque hace unos meses Ramón Villa usó pigmentos, arena, colas, pinturas, lienzos y papel -entre otros materiales- para plasmar una visión personal de la repostería en una obra de arte y exponerla al público en Confitería Conrado de La Bañeza, el maestro confitero Sergio González ha demostrado que es posible esculpir en un pastel su interpretación personal de esa obra, aunque para ello tenga que manejar una serie de materias primas y herramientas diferentes.

Nata, azúcar, chocolate, café, praliné crujiente… y, como cualquier artista, mucho mimo hasta conseguir dar vida en dulce al pastel Villa -ese ha sido el nombre de la última creación de la firma Conrado que nace como un homenaje al arte y al creador leonés-, son los ingredientes de un novedoso y original dulce que es el resultado de un reto y que desde hoy endulzará la vida a los clientes de esta confitería centenaria.

Este miércoles, 4 de diciembre, reunidos en el obrador de la pastelería el artista y presidente de la Academia Leonesa de la Gastronomía, el joven repostero bañezano y un reducido grupo de periodistas como testigos, se produjo una de las curiosidades más originales que se pueden ver en un obrador: inspirarse en una obra de arte para inventar un pastel que, en sí, ya es otra obra de arte pero de carácter efímero y que también permita deleitar el sentido del gusto.

Cuidada selección de ingredientes

Con mucha paciencia, todo de forma artesanal y con una cuidada selección de ingredientes, colores y texturas que se inspiran en la obra de Ramón Villa, Sergio ha dado forma a una mousse ligera de nata, chocolate con recuerdos a café capuchino y con algún que otro ‘secreto’ en el interior al que da vida una bola de pasta de praliné crujiente, siempre con la delicadeza de un artista y la distinción de un dulce que ha de captar el interés de la vista y el paladar.

“Maravilloso y emocionante”

De forma semiesférica y con un espectacular y brillante baño de chocolate, el pastel se perfecciona con unos adornos realizados uno a uno en chocolate blanco, con un toque de canela y un casi imperceptible pero resplandeciente detalle de oro. “Maravilloso, perfecto y muy emocionante” fueron algunos de los adjetivos con los que Ramón Villa celebró en La Bañeza el nacimiento de un pastel del que es padre y ha puesto su nombre y del que Sergio González se siente muy orgulloso y con ganas de poner a disposición de los bañezanos para que lo disfruten tanto como él al darle forma en el obrador.

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.


publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es