publicidad Publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

“Cuando don David compró el Lago de Sanabria…”

● Ibañeza.es ►Lunes, 28 de marzo de 2016 a las 9:03 Comentarios desactivados


Tal afirmación la escuchamos el 20 de agosto de 2010 en Castrocalbón de algunas personas mayores de esta villa, y ella vino a añadir, además de un cierto estupor, un plus de curiosidad a la que desde tiempo atrás ya sentía por la peculiar trayectoria vital de este señalado personaje de nuestra tierra, Félix David Escudero Martínez, truncada por cierto a los 45 años por los fusiles franquistas que injustamente lo ajusticiaron en León el 13 de marzo de 1937 y que había iniciado con su nacimiento el 29 de diciembre de 1892 en dicho pueblo, hijo de José Escudero Vázquez (que daría allí nombre a una mutualidad escolar) y de Ángela Martínez, en una familia que se contaría entre las de más posibles e influencias del lugar y en la que tendría por hermanos a Ignacio, Felipa y Leonor, maestros nacionales como él (los siete vástagos de don José fueron enseñantes –tal vez él también lo fuera-, una de las sagas de docentes que entonces abundaron) y como él sometidos a represión (depurados en 1936, Ignacio en su destino en la escuela de Cabrillanes, en Piedrafita de Babia -que ya ocupaba en 1931-, Felipa en la suya de Chana de Somoza, y Leonor –confirmada al fin en el cargo- en la de Villamediana), y Agustín, persona de entidad suficiente en la comarca como para merecer alguna referencia en las “Notas de Sociedad” de La Opinión, semanario upetista bañezano, cuando se acercaba a La Bañeza (por su afinidad o cercanía familiar al upetismo en Castrocalbón, seguramente), y represaliado también poco después con multa y cárcel por el franquismo (junto con Pedro Marciano Durruti Domingo, hermano del mítico anarquista leonés Buenaventura), pero en este caso por su persistencia en el falangismo hedillista más allá de la caída en desgracia y encarcelamiento del líder y de la unificación con los tradicionalistas de Falange Española de las JONS que el dictador Franco impuso (de “cacique político de Castrocalbón” caracterizará años más tarde Victoriano Crémer  a Agustín Escudero cuando en 1978  narre aquel episodio en su libro Ante el espejo).

David Escudero Martínez.

Sería don David Escudero Martínez en su madurez moreno y bajo de estatura, de nariz roma, frente estrecha y pelo prematuramente canoso; había regentado hasta septiembre de 1932 la Escuela Nacional Número 1 de Niños de su pueblo natal (desempeñada luego por Antonio Descosido Bécares y regida en enero de 1937 por Domitilo García Martínez, el mismo maestro –del republicano Plan Profesional- que muchos años después aún conocimos ocupándose de la escuela “de los mayores” de nuestro pueblo Jiménez de Jamuz, represaliado en agosto de 1939 con traslado forzoso fuera de la provincia y suspensión de empleo y sueldo por dos años), donde ejerció durante la dictadura primoriverista los cargos de presidente de la Unión Patriótica Nacional (UPN), cabo del Somatén local, y alcalde de su Ayuntamiento. Dotado para la enseñanza con especiales y naturales cualidades psicológico-pedagógicas, según sobre él certificó el cura de Castrocalbón, don Constantino Román Carracedo, en febrero de 1937 ante el tribunal que lo juzgaba y que terminó por condenarlo a la última pena por rebelión militar. De Castrocalbón pasó a enseñar en el siguiente curso en Destriana, y de allí en septiembre de 1933 a residir en la capital y a ejercer, previo concurso de méritos, como Regente de la Escuela Preparatoria para el ingreso en el Instituto General y Técnico de León, situada en su mismo edificio y cuyo funcionamiento se inició en el curso 1933-1934, pasando a enseñar luego en las Escuelas Julio del Campo. Antes, el 25 de abril de 1931, era propuesto al gobernador civil por el Jefe de Estadística de León como uno de los funcionarios que debían de ocuparse de la rectificación del censo electoral del distrito de Castrocalbón.

Tiempo atrás había practicado la poesía, y de su afición quedan algunas muestras recogidas en su obra poética publicada por Ediciones El Paisaje en el número 2 de su Colección Futuro, y en febrero de 1989 por la revista Norte, y en la última valoraciones de no poca estima en cuanto a su calidad y estilo, comparable al de Miguel Hernández en algunas de sus composiciones y temática, “anticipadamente hernandiana”, se dice, y premonitoria por otra parte a veces de “tanta muerte que vuela en él y que lo muere, sombra de su barco que naufraga y cuyo rumbo se perdió cualquier mañana”, la de su asesinato por los salvapatrias tal vez …. Había publicado don David cuatro poemarios, el que tituló Sombra de tu luz hacia 1932, el único conservado (por su hermana Felipa, maestra entonces en Bembibre); de los otros tres se deshicieron sus hijos, arrojados al fuego que atizaba el miedo cuando las pertenencias y los escritos de los sacrificados en la inquisitorial hoguera eran objetos peligrosos.

A pesar de la deriva ideológica que lo llevó (como a tantos otros entonces, docentes muchos de ellos) desde el conservadurismo hasta 1933, en cuyos medios escritos participó frecuentemente, a mostrar simpatías revolucionarias ya en octubre de 1934 (según acusaciones de los rebeldes militares que lo juzgarán y condenarán por rebeldía en 1937), y a militar y desempeñar cargos de relevancia en el socialismo provincial en 1936, mantuvo David Escudero intacta hasta el final de sus días una profunda simpatía por el que había sido el dictador Miguel Primo de Rivera, y también un soberbio retrato de éste que es muy posible que él mismo le regalara, tal vez en la segunda de las ocasiones en las que don Miguel visitó nuestra provincia, en 1929, y con quien el maestro de Castrocalbón (y alcalde, responsable de la Unión Patriótica local, y jefe de su Somatén) pudo haberse fotografiado en compañía de otras autoridades y responsables upetistas leoneses.

De don David se nos dijo en su pueblo de origen ser persona que anduvo frecuentemente ocupado en iniciativas idealistas y en negocios a menudo naufragados, buscando siempre maneras de acrecentar el progreso de sus convecinos y paisanos, y una de aquellas habría sido el frustrado intento de crear una explotación agrícola de regadío en los extensos predios familiares de la Chana. De su cercanía al marqués de Estella, seguramente desde el ejercicio de sus cargos políticos de entonces, daría fe la existencia de alguna fotografía que fija momentos compartidos con aquél surcando en barca precisamente las aguas del zamorano Lago de Sanabria en alguna de aquellas dos visitas del dictador a nuestra tierra, en las que es más que posible que se gestara su “adquisición” del lago, posiblemente una más de aquellas aventuras empresariales arriesgadas y de escaso éxito en las que el maestro solía involucrarse.

Por otra parte lo que en su pueblo nos han definido como “compra”, bien pudo tratarse de la obtención de alguna concesión de explotación de recursos asociados al lago o a sus aguas, por cuanto el aprovechamiento de sus pesquerías y de los pastos de las tierras circundantes estuvo durante siglos en manos de monjes de la zona (pleiteando por ellos desde el siglo XV con los condes de Benavente) hasta la desamortización de Mendizábal que los entregó por 127.530 reales de vellón a los señores de Villachica, para terminar con su declaración de bien de dominio público ya con la Segunda República, en mayo de 1932. De haber sido así, la adquisición por don David de los derechos de algunos de los rendimientos del lago a la nieta heredera en 1920 de Manuel de Villachica hubo de enredarse hasta hacerse inefectiva en el intrincado pleito que vecinos de los pueblos de las inmediaciones inician en octubre de 1930 por la recuperación de la propiedad del cauce y la masa líquida del Lago de Sanabria, y que se saldó dos años más tarde y después de diversos contenciosos y recursos con la declaración citada.

Del libro LOS PROLEGÓMENOS DE LA TRAGEDIA (Historia menuda y minuciosa de las gentes de las Tierras Bañezanas -Valduerna, Valdería, Vegas del Tuerto y el Jamuz, La Cabrera, el Páramo y la Ribera del Órbigo- y de otras de la provincia, de 1808 a 1936), recientemente publicado en Ediciones del Lobo Sapiens) por José Cabañas González. (Más información en www.jiminiegos36.com)

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.

>

publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad Publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es