publicidad Publicidad arjoca

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

Cuando El Adelanto mató a Rascayú

● José Cruz Cabo ►Jueves, 2 de noviembre de 2017 a las 8:18 Comentarios desactivados


José Cruz Cabo

En los primeros años cuarenta, cuando había terminado ya la guerra incivil y estábamos ocupados con las noticias de la guerra mundial, España estaba bloqueada y esos años las cosechas fueron malas, según los labradores. Nuestra nación no podía importar alimentos porque no podían pasar los mares y puertos en guerra, que era toda Europa.

En aquellos años 40, aparecieron por nuestra ciudad, dos personajes muy interesantes y que se hicieron muy famosos en toda nuestra zona. Uno se hacía pasar por Rascayú y se dedicaba a vender pequeñas cosas, como mechas, encendedores, entonces mecheros, volanderos para los niños y otras pequeñas y humildes cosas, con las que vivía y lo hacía con una bicicleta.

De otra parte vino un recaudador del Ministerio de Abastos, así se llamaba lo de la comida entonces, que tenia por nombre Sebastián y que traia a los labradores muy vigilados, ya que en aquella epóca de racionamiento, de un terrible racionamiento, lo que te daban para diez dias a cada familia, se solia comer en tres y luego había que ir al estraperlo, comenzando por el pan que era de maiz, decian, pero lo que te daban para una familia de seis personas lo comias en la comida y si querias pan a 30 y 35 pesetas una hogaza de tres kilos. Como eso era todo en nuestra nación, salvo los ricos, los demás pasabamos hambre.

Rascayú se hizo muy famoso porque en los bares preguntaba a la gente si eran de la cojonada, o sea labradores, ya que procuraban guardar la cosecha en sitios que no pudieran registrarlos Sebastian y decian eso de “este año no hemos cogido nada” y Rascayú hizo famosa esta frase de la “cojonada” en toda las comarca.

Pasado unos dos o tres años desapareció de nuestra ciudad y pasados otros tantos un día vino mi tio Rafael y nos dijo me acabo de enterar que se murió Rascayú. “hay que hacerle una necrológica, se la hago yo”, aquel sábado salió la noticia y la gente de La Bañeza y los pueblos cercanos lo comentaron mucho.

Pero lo curioso es que pasados unos dos años Rascayú volvió por nuestra ciudad, le comentaron lo de su muerte, fue a Gráficas Rafael y pidió un periódico con la noticia de su fallecimiento y luego lo enseñaba muy ufano por todos los bares de la zona.

En cuanto a Sebastiñan una vez que las cosas comenzaron a normalizarse y ya el racionamiento iniciaba su desaparición desapareció de nuestra ciudad y nunca más se supo de él.

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.

<

publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad Publicidad

publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad Publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es