publicidad Publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

Cuando la Guardia Civil se quiso marchar de La Bañeza (II)

● Ibañeza.es ►Lunes, 15 de enero de 2018 a las 8:09 Comentarios desactivados


El 8 de marzo anunciará El Diario de León que muy pronto se va a construir el cuartel bañezano, pues está ya abierta la subasta para ello. Mientras, se satisface el día 13 una cuenta de 516,25 pesetas por alquiler de las camas a los guardias civiles concentrados en la ciudad, y se nombra en la sesión municipal de la siguiente semana una comisión para el estudio de si es más económico adquirir los catres y las ropas necesarias para las pernoctas de los guardias que seguir pagándolas a quien las facilita, terminando por comprarse a mediados de abril siete camas plegables para el cuartel de la Guardia Civil a Julián Fernández de la Poza, después de que el día 10 se abonen 271 pesetas más por camas para nuevos guardias desplazados.

El Colegio de Arquitectos de León se dirigía el 20 de marzo a la alcaldía para que no conceda licencia de obras para el cuartel, por no estar el proyecto firmado por un arquitecto, y acuerda la gestora que rige el Consistorio interesar su firma por el arquitecto municipal, por ser asunto provechoso para la ciudad, en el mismo pleno en el que se lee una comunicación del diputado Álvarez Robles sobre la futura plantilla del cuartel, que según referencia del general Miguel Cabanellas (recientemente nombrado Inspector General de la Guardia Civil) se compondrá de un capitán, un teniente y quince números. El también diputado Gordón Ordás y el prohombre bañezano Herminio Fernández de la Poza remiten al inicio de mayo sendos escritos lamentando no poder conseguir para el cuartel alguna subvención de las previstas para mitigar el paro obrero, por depender su construcción en este caso, y la fuerza que lo habrá de habitar, del Gobernador General de Asturias.

La escasez de recursos municipales a la que entonces se aludía no será obstáculo para que en el primer pleno de junio de aquel año 1935, “reconociendo la ventaja que para el vecindario reportará la construcción que ya se está llevando a cabo del nuevo edificio para cuartel de las fuerzas de la Guardia Civil”, se proponga que “el Ayuntamiento debe de contribuir con alguna suma de dinero, en consideración al servicio público de vigilancia y seguridad que presta, y porque ello servirá de aliciente para que otras entidades, como la Diputación, puedan también colaborar”. En la misma sesión, a pesar de haberse adquirido ya en abril siete catres para el cuartel (sin su dotación de colchones y demás materiales de cama, que se entendió por un equívoco correr por cuenta de la Benemérita pero que después hubo de comprar igualmente la alcaldía) se aprobaba una nueva cuenta de pernoctas de la Guardia Civil durante el pasado mes por importe de 271,25 pesetas, y se acuerda dirigirse a su Comandancia leonesa indicando que “este Ayuntamiento ha satisfecho ya muchísimas camas por las concentraciones de la fuerza, por si fuera posible compensárselo”, criterio, el de la compensación de los esfuerzos extraordinarios sobrevenidos, que no seguirá con sus empleados municipales cuando se la soliciten por los que debieron de afrontar los días de la revuelta del pasado octubre, resolviendo en el pleno del 19 de junio “no acceder por tratarse de un caso de necesidad en que todo ciudadano debe de poner a contribución su esfuerzo, y con más razón los empleados públicos, máxime si, como es el caso, una gran parte de ellos no cumple en otras ocasiones como corresponde con su deber”. Se acordaba el 17 de julio inventariar las mantas de la cárcel y destinar 7 de las de lana al cuartel de la Guardia Civil para las 7 camas adquiridas, y comunicar al teniente que ya las puede usar la fuerza que se concentre en la ciudad, y abonar a la viuda de Tomás Pérez García una cuenta de 410 pesetas por los colchones y la ropa de cama de aquellos 7 catres, que de nuevo se dotarán con 14 mantas a mitad de febrero de 1936, vendidas por el mismo negocio, aunque debieron de resultar insuficientes para la pernocta de los guardias civiles concentrados en las fechas de las elecciones generales de entonces, ya que en el pleno municipal del 18 de marzo se abonaba una cuenta de 105 pesetas por las camas que ocuparon.

Imagen de archivo del cuartel de la Guardia Civil de La Bañeza.

En la última sesión municipal del mes de junio el jefe de línea del puesto de la Guardia Civil comunica haber quedado desierto el concurso para suministro del racionamiento del ganado, y solicita que el Ayuntamiento les abastezca desde el primero de julio de las raciones de cebada y paja necesarias, acordando la Corporación que provisionalmente continúe con tal aprovisionamiento el mismo contratista que hasta la fecha lo hacía, en tanto se anuncie un nuevo concurso por si a alguien le conviniera. En aquellas fechas publicaba El Adelanto la cuarta (y extensa) lista de suscriptores y cantidades aportadas para la construcción de la casa-cuartel, y en ella entre las numerosas y modestas cantidades destacaban las de Balbino Nistal Fernández, Inocencio Santos Vidales, José Marcos de Segovia, y Celia Alonso González, que contribuían con 1.000 pesetas cada uno, y con 500 Elisardo Moro García y Maximino Ramos Pérez.

Se pretendía a la mitad de julio enajenar el terreno del Teatro viejo para con su importe subvencionar pecuniariamente la construcción del cuartel de la Guardia Civil, a lo que en el mismo pleno se opone el concejal Tomás Pérez Benito (se anunciará el 18 de septiembre la segunda subasta de los cuatro solares en que se ha dividido), y también a que se ceda madera para el mismo, “porque ya se ha cedido el solar, que vale mucho dinero”. Insiste el edil César Seoanez Romero en que se subvencione el cuartel con el producto de aquella enajenación, ya que tampoco lo hará la Diputación si no se cuenta con la subvención del Ayuntamiento, refiriendo que la Corporación anterior (la que estos gestores y otros, por imposición gubernativa han sustituido), que califica de “francamente socialista”, aceptaba la construcción de la casa-cuartel si los vecinos entregaban 40.000 pesetas, “y ahora que ocurre esto mismo, el Ayuntamiento actual no se franquea”. Dos semanas después se acordará que el Ayuntamiento y la agrupación creada para la edificación del cuartel (que ya se está realizando) soliciten, acogiéndose a la vigente legislación sobre minoración del paro obrero, una subvención para ultimar la referida obra.

En noviembre de 1935 se rebajará el tipo de salida para subastar una vez más (la cuarta, después de quedar desiertas las tres anteriores) todo el solar sobrante de la vía pública (único terreno municipal enajenable) del Teatro viejo, que también queda desierta, y acuerda el Consistorio el 4 de diciembre convocar a una quinta, decidiendo el día 11 que no procede venderlo, después del nulo interés en las subastas, cerrando la posibilidad de financiar así aquella edificación, por lo que a la mitad del mismo mes una representación de vecinos de la agrupación interesada en la construcción del cuartel de la Guardia Civil propone al Ayuntamiento renunciar a las aportaciones de la misma ya empleadas en ella si este se compromete a terminarlo en el plazo de seis meses y lo destina al alojamiento de la fuerza, o si el Ayuntamiento no pudiera o no quisiera rematarlo en dicho plazo, se comprometería la propia agrupación a ultimarlo para dedicarlo al referido fin y entregarlo a la Corporación una vez terminado para que esta en plazo no superior a 15 años le devolviese todo lo entregado para la construcción sin interés alguno, quedando en ambos casos el edificio como propiedad municipal para utilizarlo siempre como alojamiento de la Guardia Civil. Se requería ya a mediados de noviembre “a la asociación de vecinos que se ocupan de las obras del cuartel para que ordene se remate la cerca del patio del mismo con la plaza del ganado, a ser posible antes de las próximas ferias ganaderas”.

Poco más tarde, ya en 1936, la falta de dinero hace que durante un breve tiempo se paralice la construcción del cuartel, y se acrecientan en sumo grado tras el golpe militar de julio el interés y el ritmo para rematar las obras, además de las aportaciones de efectivo para ellas, finalizadas de manera que se inauguraba el 27 de mayo de 1937 la nueva casa-cuartel que desde entonces alberga a los guardias civiles del puesto bañezano.

Del libro LOS PROLEGÓMENOS DE LA TRAGEDIA (Historia menuda y minuciosa de las gentes de las Tierras Bañezanas -Valduerna, Valdería, Vegas del Tuerto y el Jamuz, La Cabrera, el Páramo y la Ribera del Órbigo- y de otras localidades provinciales -León y Astorga-, de 1808 a 1936), publicado en 2013 en Ediciones del Lobo Sapiens) por José Cabañas González. (Más información en www.jiminiegos36.com)

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.


publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es