publicidad Publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

Despedida a una mujer encantadora: Micaela de la Fuente

● José Cruz Cabo ►Miércoles, 11 de julio de 2012 a las 9:03 Comentarios desactivados


José Cruz Cabo

Me dolió tu muerte, Micaela, por inesperada, y aunque tenías dificultades para moverte siempre que nos veíamos tu cara se volvía sonriente y decías “hola Pepe” cuando me cruzaba contigo en la silla de ruedas que llevaba siempre alguno de tus hijos, y la sonrisa con que me acogías era de amistad, de afecto y cariño.

Fuiste una mujer hacendosa, trabajadora y amable y, cuando comenzaste tu maternidad, el amor por tus hijos y tu marido Luis estaba siempre reflejado en tu semblante; cuando mis hijos comenzaron a jugar en la Plaza del Obispo Alcolea, más conocida por la Plaza de los cacharros, donde tú y Luis vivíais en la casa de Don Ángel y tus hijos se juntaban con los míos, que lo hacíamos en la calle Padre Miguélez, la amistad se fue estrechando, ya que eramos vecinos y siempre estábamos pendientes de que los niños jugaran y se divirtieran… pero que no se pegaran.

Pasado el tiempo yo cambié para la calle hoy Conrado Blanco y después tú y Luis os fuistéis a vivir a para vuestra casa de la calle del Arrote y, al poco tiempo, tu marido entró de concejal en el Ayuntamiento y eso hacía que nos viéramos más y sobre todo que colaboraramos más Luis y yo, aunque siempre ocurrió, porque antes fue presidente del Moto Club y de La Bañeza Fútbol Club, él como concejal de fiestas y primer teniente de alcalde y yo como corresponsal de Diario de León, Radio Popular de Astorga y Agencia Efe, además de El Adelanto y eso hizo que nos sintiéramos más cerca y pudiera conocerte mejor.

Nos encontrábamos y siempre terminábamos hablando de los chicos, unos estudiantes y otros ya de aprendices, y siempre tu sonrisa, tu amabilidad y tu simpatía se ponían de manifiesto en la conversación. Después comenzaron a llegar los nietos, y cuando nos veíamos siempre rezumabas afecto y cariño. Luis nos vendió el piso y no se me olvida cuando nos reunimos tu familia y la mía para inaugurarlo, cómo disfrutaste porque el diseño era de tu hijo Luis Pedro y la obra de tus dos hijos Ángel y Manolo, además de tu marido, ya que Alberto todavía estaba estudiando.

Después de los años, el fallecimiento de Luis y los quebrantos de salud que los años nos traen a todos, nos veíamos poco, pero disfrutabas mucho cuando me preguntabas por Nieves. No olvido que cuando el Ayuntamiento me concedió la calle, a pesar de que ya estabas en silla de ruedas, quisiste que tus hijos te llevaran a la misma para felicitarme en persona; siempre fuimos unos buenos amigos y por eso te voy a echar mucho de menos, como me pasó cuando tu marido nos dejó.

Pero ahora los años ya van pesando y posiblemente pronto nos uniremos en el más allá. En este momento de dolor quiero enviarles un abrazo a tus hijos Luis Pedro, Ángel, Manolo y Alberto y a tus nueras y nietos, esperando que Dios te haya dado ya la paz y la alegría de encontrarte definitivamente con Luis en el cielo.

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.

<

publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad Publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es