publicidad Publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

El cierre en 1933 de las Escuelas Nacionales bañezanas (II)

● Ibañeza.es ►Lunes, 26 de febrero de 2018 a las 8:57 Comentarios desactivados


Al comenzar octubre de 1933 “el municipio bañezano que tanto alardeó de su cultura y que promovió la creación de una Escuela de Artes y Oficios que quedó en agua de borrajas” (decía El Adelanto), continuaba con las dos escuelas nacionales clausuradas, que lo habían sido en mayo por la inspectora Francisca Bohigas Gavilanes, dado su mal estado desde hacía tiempo y sus inatendidos requerimientos de adecuarlas desde septiembre de 1931, en defensa de los derechos de los 350 niños y niñas que las pueblan, y sin que el Ayuntamiento hubiera realizado las obras convenidas para dotar unas de retretes (con agua corriente y pozo séptico) y eliminar en otras su insalubridad (mientras que si había proveído hacía poco de servicios higiénicos las oficinas del juzgado). La situación se resolvía a mediados de octubre, retomándose las clases el día 13 para ocuparse del Tercer Grado la maestra Tomasa Rodríguez Peñín, y del Segundo Tránsito Castro González (esposa del abogado astorgano Olegario Combarros), las dos enseñantes como propietarias, y de la Unitaria de la calle Pablo Iglesias Julia Ibán Valdés como maestra interina (a primeros de mayo de 1934 se la trasladaba al pueblo de Parada-Nigrán, cerca de Vigo). Por entonces contaba con doce maestros La Bañeza, y en Santa María del Páramo cuatro maestras y siete maestros cursillistas están realizando el mes de prácticas.

Un largo y complicado camino había seguido la suspensión y el reinicio de las clases en las escuelas públicas bañezanas, afectado a lo que parece por los avatares, las contiendas y los intereses que giraban en torno a la Ley de sustitución de la enseñanza religiosa, que las derechas calificaban de nefasta, que obstaculizaban y a la que por todos los medios se oponían:

Se nombraba el 24 de junio en La Bañeza (y “se comunica al maestro más moderno en la localidad”) a los concejales Joaquín Lombó Pollán y Porfirio González Manjarín como integrantes de la Comisión mixta para el estudio de la sustitución de aquella enseñanza, que ha de colaborar para su reemplazo con la Dirección General de Primera Enseñanza, y cuyos gastos han de correr por cuenta de los ayuntamientos, tal como obligaba la correspondiente orden ministerial, dispendios estos que desde la prensa de derechas (incluidos El Diario de León y El Adelanto) se critican ácidamente por excesivos e innecesarios cuando la situación económica del país es tal que el ministerio de la Guerra acordaba por entonces que, “en vista de que le es imposible proveer de prendas interiores a los nuevos reclutas, se les den las que en los licenciamientos dejen los individuos en almacenes, después de desinfectadas y lavadas”. A finales de aquel mes el abogado leonés y diputado en Cortes Publio Suárez Uriarte remitía a la Corporación del Ayuntamiento de Santa Elena de Jamuz un escrito relativo a las gestiones que ha realizado cerca del ministro de Instrucción Pública para conseguir una subvención a las escuelas del municipio. Al inicio de agosto los delegados municipales bañezanos aún no habían actuado ni tomado siquiera posesión en aquella Comisión, y solicitan en el pleno municipal del día 2 que se ponga en conocimiento de la Comisión provincial para que subsane tales deficiencias, comunicándolo también al presidente de la Comisión mixta local.

Elías Falagán Domínguez.

En los meses del otoño aquella Junta municipal solicitará las relaciones nominales de los alumnos matriculados en cada uno de los centros de enseñanza bañezanos a sus maestros responsables, Hilario Escudero Fernández del Colegio Bañezano, Servando Juárez Prieto del Colegio del Niño Jesús, Francisca Pascua Riesco de la Escuela Graduada de Niñas, Ricardo Álvarez Acedo de la Escuela Graduada de Niños, Clotilde Pascua Riesco y Pedro Rubio García del Colegio Montessori, María Escudero Fernández del Colegio de la Sagrada Familia, y Julia Ibán Valdés, de la Escuela Unitaria de Niñas. 40 alumnas asistían a la última; 13 niños y 24 niñas de entre 4 y 13 años cursaban con María Escudero; 40 niños acuden al Colegio Montessori con Pedro Rubio, y 14 niñas y 18 niños de entre 4 y 13 años al mismo con Clotilde Pascua; a la Graduada de Niños van 38 alumnos de 6 años, 32 de 7, 31 de 8, 31 de 9 años, 17 de 10, 32 de 11, 9 de 12 y la misma cantidad de 13 años, en total 199 alumnos; en la Graduada de Niñas cursan 168 alumnas, 45 en el grado 1º, 34 en el 2º, 27 en el 3º, 30 en el 4º, y 31 en el 5º grado; además figuran 70 niños y niñas matriculados en el Grado de Párvulos, a cargo de la maestra que lo era de Castrocalbón, agregada a la Graduada bañezana al haberse clausurada la escuela que regentaba en aquel pueblo. En el Colegio Bañezano estudian 92 niños de entre 4 y 13 años, y 10 niñas de edades entre 13 y 6 años y 24 niños lo hacen en el Colegio del Niño Jesús, uno de ellos Elías Falagán Domínguez, de 9 años, hijo del socialista Elías Falagán Martínez, que vendrá a ser, como su padre, una víctima más en La Bañeza de la represión fascista cuando fallezca a la edad de 15 y a la altura de 1940 a consecuencia de una peritonitis provocada por la brutal paliza que en el cuartelillo le propinarán falangistas bañezanos.

El presidente de la Comisión mixta para la sustitución de la enseñanza religiosa, Porfirio González Manjarín, convocará a los demás miembros de la misma, los maestros Dionisia Arconada Ontañón y Ricardo Álvarez Acedo, además del concejal Joaquín Lombó Pollán, a sendas reuniones el 23 de noviembre y el 18 y 22 de diciembre, cuando, después del triunfo de las derechas en las elecciones generales del pasado noviembre, los ímpetus del reemplazo de tal enseñanza corren ya muy tibios y mermados para terminar después desapareciendo. Cuando se renueven en la primavera de 1936, porque las plazas escolares existentes seguirán siendo escasas, tampoco se llevará a cabo la sustitución de la enseñanza religiosa en La Bañeza, y ni siquiera cuando el Gobierno del Frente Popular retome y ponga en práctica aquella pretensión de cerrar los centros que la imparten sucederá tal en la ciudad.

Se había previsto al comenzar agosto de 1933 que la enseñanza en los centros religiosos cesara el primero de octubre, aunque en lugares como Astorga (y otros) la comisión de Hacienda de su Ayuntamiento emitía a la mitad de aquel mes un dictamen, que se aprueba por unanimidad, según el cual es imposible para el Consistorio, dada su situación financiera, subvenir a las necesidades que crea en la ciudad la sustitución de la enseñanza religiosa, al igual que ya había hecho a principios de julio el Ayuntamiento de León.

Del libro LOS PROLEGÓMENOS DE LA TRAGEDIA (Historia menuda y minuciosa de las gentes de las Tierras Bañezanas -Valduerna, Valdería, Vegas del Tuerto y el Jamuz, La Cabrera, el Páramo y la Ribera del Órbigo- y de otras localidades provinciales -León y Astorga-, de 1808 a 1936), publicado en 2013 en Ediciones del Lobo Sapiens) por José Cabañas González. (Más información en www.jiminiegos36.com)

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.


publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es