publicidad Publicidad arjoca

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

El Colegio de Padres de Familia

● Ibañeza.es ►Lunes, 28 de septiembre de 2015 a las 9:39 Comentarios desactivados


La edición del semanario bañezano La Crónica del 25 de junio de 1916 incluye una colaboración titulada “¡Así se progresa!” en la que se felicita a la Corporación bañezana por la enérgica y acrisolada respuesta, y por las previsiones de evitarlas en el futuro, a las recientes pretensiones de intrusión en los campos comunales (en diciembre de 1919 el gobernador civil revocará el acuerdo municipal de venta de tres parcelas del común), y también por su estético e higiénico proyecto de desaparición del cementerio viejo (se venían ya trasladando restos al nuevo; en abril de 1918 estaba en estado ruinoso, y se instaba desde el gobierno civil a “ponerlo en buenas condiciones”), y por la implantación de la graduación de la enseñanza primaria, tan útil, se dice, en especial para los hijos de la clase obrera y menesterosa, incidiendo en la necesidad y bondad de los grupos escolares (que ya existen en lugares como León, Astorga, Valencia de Don Juan y Villamañán), en lugar de las obsoletas escuelas monodidácticas o unitarias, tendentes a desaparecer en el mundo moderno. Se informa en este número de las gestiones y reunión con los padres de familia de la ciudad realizadas por el profesor auxiliar del Instituto (de León) José María Carpena para fundar aquí un Colegio de Segunda Enseñanza, y se anuncia la proyección en el Ideal Cinema de la colosal sesión de cine que incluye las películas El saltimbanqui millonario, de emoción excepcional, y el éxito de risa Fatty y Charlot en el Café, además del empeño de su titular, Avelino García Casado, de contratar y ofrecer para la Patrona una gran actuación de varietés.

A mitad de junio de 1931 la Asociación Nacional de Padres de Familia “está preocupada por la suerte que la niñez pueda correr en manos de algún maestro ateo o comunista”, y mediado noviembre adopta las resoluciones de reiterar a los padres la obligación de que a sus hijos les impartan enseñanza religiosa, y la de pronunciarse abiertamente contra el sistema de coeducación republicano. Estas inquietudes y posicionamientos llegarían sin duda a las asociaciones de padres de Astorga y La Bañeza (creadas la de aquí a mediados de agosto, “ajena a toda finalidad política”, y a finales de diciembre la astorgana) y al colegio que la última regentaría en la ciudad (del uno y de la otra era director y presidente José Marcos de Segovia) ampliando en septiembre el antiguo Colegio del Niño Jesús de don Servando Juárez Prieto para impartir las preparaciones de segunda enseñanza y magisterio, cuyos trabajos para instaurarlo para el próximo curso van ya adelantados y se presentan fruto de semillas como la sembrada en otra época (la primera de La Opinión, en la que colaboraba) por el ya desaparecido Ramón Alonso Marcos y sus Amigos de la Escuela. En septiembre de 1933 (según anuncio del día 18 en El Adelanto) se aseguraba que, como en años anteriores, era preciso que los padres fueran asociados para admitir en él a sus hijos.

A mediados de octubre de 1932, el bañezano Colegio de Padres de Familia, situado en locales de nueva construcción en la planta baja de la casa de Jerónimo Carnicero, en la Avenida de Pablo Iglesias 23, ofrecía al Consistorio tres plazas gratuitas para escolares necesitados, que habrán de sufrir un previo examen para su ingreso. Se acuerda en la sesión municipal del día 24 que se cubran por alumnos pobres tanto de las escuelas públicas como privadas. Hay entonces en las Escuelas Nacionales 10 maestros, de los cuales el que más matricula alcanza tiene 20 alumnos (pudiendo tener hasta 40, ó 50, según algunos concejales); solo la sección de párvulos tiene la matricula completa, mientras en las de pago hay exceso de escolares. En el mismo pleno en el que se aportan tales datos se denuncia el incumplimiento de lo establecido para la composición del Consejo local de Primera Enseñanza, en el que la representación de los padres y madres de familia ha de elegirse en un proceso dirigido por los maestros, y no ostentarse, como hasta ahora se está haciendo, por los consortes de enseñantes Ricardo Repullés Muro (de Carlota Fernández Trobajo) y Herminia de la Fuente Álvarez (de Cecilio Sixto Toral Manjón).

Al inicio de noviembre de 1932 la Asociación Nacional del Magisterio Primario envía escrito al presidente del Gobierno en el que se queja del ritmo lento de la creación de escuelas y del sueldo medio de los maestros, y acabando el mes, en La Bañeza solicitaba Pascual Ramos que se sancione a los padres que no mandan a las escuelas de pobres (públicas, o nacionales) a sus hijos, y como algunas madres alegan no enviarlos por el mal estado de sus ropas, solicita al Ayuntamiento doce vestidos para los niños más necesitados. Ello es cometido de la Junta de Protección a la Infancia (denominada de Protección de Menores ahora, que se nutre de fondos procedentes de la recaudación de espectáculos), se dice, y se acuerda entonces activarla y reorganizar su descuidado funcionamiento.

Desde la alcaldía bañezana se remite el 26 de mayo de 1933 a la Administración de Rentas Públicas relación de los edificios religiosos del término municipal, y a la Jefatura provincial de Estadística detalles sobre el único colegio de segunda enseñanza existente en la localidad, el de la Asociación de Padres de Familia, del que era entonces profesor Manuel Mollat, de 25 años y natural de Zaragoza, donde era herido levemente cuando, pasando allí sus vacaciones, salía de un mitin tradicionalista. Cándido Burgos (cuyo hijo finalizaba en julio su formación de sacerdote) impartía clases en el curso 1933-1934. Se dice precisamente al inicio de 1934 en un pleno municipal que las escuelas nacionales ya funcionan (después de varios meses clausuradas por la Inspección por su insalubridad) y van a ellas pocos niños, y que, por abandono de la Corporación, al Colegio de Padres de Familia ya no concurren ninguno de los tres adjudicatarios de las plazas becarias también ofertadas al Ayuntamiento el año pasado.

El ministerio de Instrucción Pública creaba el 18 de septiembre de 1935 una escuela de párvulos en Valencia de Don Juan, y aprobaba dos días más tarde el proyecto de construcción de un grupo escolar en Castrocalbón capaz para cuatro secciones y dos locales anejos dedicados a biblioteca, subvencionados con 72.000 pesetas que serán abonadas al Ayuntamiento en dos plazos. Se informaba el día 21 de que el Colegio de Padres de Familia de La Bañeza, que venía funcionando desde hace unos años preparando alumnos de segunda enseñanza, ha cerrado sus clases y no funcionará desde este curso, habiendo  buscado los alumnos distintos colegios de León y otras capitales en los que continuar sus estudios (La Hojita Parroquial de aquella fecha publicaba ya un anuncio de alquiler del local en que se hallaba), y de que se ha concedido autorización para dar clases particulares al maestro de Requejo de la Vega Liberio González, noticiando el día 27 que en la distribución de los alumnos del cuarto curso del grado Profesional para realizar el periodo de prácticas en las escuelas nacionales de la provincia ha correspondido a Antonia Núñez González realizarlas en San Cristóbal de la Polantera.

Del libro LOS PROLEGÓMENOS DE LA TRAGEDIA (Historia menuda y minuciosa de las gentes de las Tierras Bañezanas -Valduerna, Valdería, Vegas del Tuerto y el Jamuz, La Cabrera, el Páramo y la Ribera del Órbigo- y de otras de la provincia, de 1808 a 1936), recientemente publicado en Ediciones del Lobo Sapiens) por José Cabañas González. (Más información en www.jiminiegos36.com)

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.

<

publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es