publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

El kilómetro 303 hace revivir la nostalgia del espíritu Vespino

● Ibañeza.es ►Sábado, 23 de abril de 2016 a las 17:51 Comentarios desactivados


La Plaza Mayor acogió la concentración de Vespinos.

P.J. Abajo

Aunque cada vez es menos común verlos circular a diario y en masa por nuestras calles, los míticos Vespino marcaron una época en la España de los años 70, 80 y 90, cuando fueron un icono de la juventud de aquel periodo además de un seductor medio de transporte que cautivó a miles de leoneses. Entre paraguas, con olor a gasolina y sabor a nostalgia, el kilómetro 303 de la carretera N-VI ha reunido este 23 de abril a medio centenar de ciclomotores de la factoría Moto Vespa S.A. para participar en una concentración y recorrer parte de la ciudad.

Bajo el título de ‘Vespinos La Bañeza km. 303’, la capital bañezana volvió a escuchar el sonido de los motores de explosión de 2 tiempos y 50 centímetros cúbicos refrigerados por aire forzado que fueron uno de los grandes atractivos del primer Vespino, fabricado en Madrid en 1968 y ciclomotor líder indiscutible en su categoría durante los 32 años que estuvo a la venta. De hecho, el famoso Garaje España –con la familia de Melchor del Río al frente– suministró en la comarca de La Bañeza durante todo ese tiempo más de 4.600 ciclomotores de la veintena de modelos que se fueron manufacturando con distintas mejoras pero siempre fieles al espíritu de comodidad, facilidad de mantenimiento y economía de uso.

Un icono cultural

Del mismo modo que el Seat 600 en cuanto a turismos se refiere, el Vespino es considerado un icono cultural de la sociedad española de los años 70 y en muchas familias había un ciclomotor de la compañía fundada en 1952 por Enrico Piaggio con la ayuda del Banco Urquijo y del desaparecido Instituto Nacional de Industria inspirado por el general Francisco Franco para promover el desarrollo de España. Durante décadas se exportaron miles de ciclomotores Vespino, pero también se vendieron muchas unidades a los jóvenes de entonces que, con treinta o cuarenta años más, se citaron en La Bañeza con sus máquinas preparadas para la ocasión.

Los premiados

Y es que además de la concentración en la Plaza Mayor desafiando a la lluvia, la ruta y la comida que puso el punto final a la jornada, un jurado presidido por el responsable de Grupo Piaggio España en la zona, Ignacio Alonso, premió a Mevel del Río como propietaria de la Vespino más antigua, a Óscar Falagán por llevar el ciclomotor mejor restaurado y a José Javier Morla en la categoría de moto mejor conservada. Finalmente, Fernando Lobato se llevó el premio especial por la originalidad de su Vespino. La intención de los organizadores es mantener esta cita y atraer cada año a más amantes del ciclomotor español más popular.

Resumen gráfico del encuentro en el kilómetro 303 y salida de la ruta.

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.

<

publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad


publicidad


publicidad

    publicidad Publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es