publicidad Publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

El molino de al lado y Javi Alonso

● Polo Fuertes ►Domingo, 20 de marzo de 2011 a las 0:01 Comentarios desactivados


“Vengo de moler, morena, / de los molinos de al lado. / Dormí con la molinera, ole y ole, / no me cobró sus trabajos, / que vengo de moler, morena”. Me lo contaba Conrado Blanco mientras esperábamos los discursos y el concierto de Javi Alonso, con motivo de la inauguración del teatro: “Aquí, donde estamos, había hace 400 años, un molino de dos piedras de aceite de linaza”.

Después, con toda la documentación que lleva siempre consigo en el disco duro de su memoria prodigiosa, el cronista oficial me facilitó toda una batería de datos de este antiguo asentamiento, sobre una zaya que recorría toda la antigua calle de La Madera (hoy Padre Miguélez), hasta desembocar en la plaza de los Reyes Católicos, donde se asentó el primer teatro municipal.

Quizá, si Javier Alonso, nuestro excelso cantante, nuestro gran tenor, a pesar de su juventud,  hubiera sabido esta anécdota, hubiera incluido la canción popular leonesa/bañezana, con la que empezaba esta columna, dentro de su repertorio o en las tres o cuatro que nos dio de propina a los asistentes.

Memorable concierto para una memorable inauguración de un memorable teatro. Un concierto que empezaba con siete canciones populares de Manuel de Falla, a cuyo final estallaron los primeros aplausos para Javi. A mi memoria, a mis añoranzas llegó aquella noche en la que se presentaba en el ensayo de la Coral del Milenario, siendo un crío todavía, rodeado de gente mayor, que apenas balbuceábamos las notas que buenamente no inculcaba su segundo director, Alberto González. Después, ya nos dimos cuenta que estábamos cantando con un superdotado.

Y el concierto siguió con ‘Maitechu mía’ de Francisco Alonso o la romanza de la zarzuela ‘Luisa Fernanda’ de Moreno Torroba, con la que el tenor nos hizo tararear a todo el aforo el conocido estribillo de “Ay mi morena, / morena clara, / ay mi morena…”.

Quedará en los anales de la historia este concierto, al igual que quedó la representación de ‘El huésped del Sevillano’, que un grupo de señoritas y jóvenes de León, interpretaron para su inauguración, en abril de 1930. El final del concierto debía haber sido con las canciones de Fernando Obradors. Pero Javi y su acompañante, Juan Carlos Cornelles tuvieron que salir y salir varias veces a saludar, ante los aplausos del respetable y cantar tres piezas más de ‘propina’, que gustosa y primorosamente interpretó Javi.

Después, todo el teatro puesto en pie, con la mirada a la batuta virtual del tenor, interpretamos todos (o casi) el himno a La Bañeza, que hace más de 60 años, estrenaron sus autores, Antonio y Odón Alonso, también en esta sala.

Bautismo pues de teatro remodelado y tenor bañezanos, que serán el pistoletazo de salida para otras muchas actuaciones propias y foráneas, en las que los aplausos volverán a atronar las paredes del coliseum, bajo cuyos cimientos aún pueden perdurar restos de aquel viejo molino de dos piedras, de aceite de linaza que, mientras esperábamos discursos y actuaciones, me contó su historia nuestro cronista oficial, Conrado Blanco.

Aquel molino de al lado de la otra gran Zaya de los Molinos, que discurría por la calle Astorga y que, posiblemente, inspirara la vieja canción leonesa/bañezana: “Vengo de moler, morena, / de los molinos de al lado. / Dormí con la molinera, ole, ole, / no me cobró sus trabajos, / que vengo de moler, morena”.

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.


publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad Publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es