publicidad Publicidad arjoca

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

Miles de libros escondidos entre el Duerna y el Teleno

● A. Cordero ►Sábado, 30 de junio de 2012 a las 8:48 Comentarios desactivados


En estos tiempos de egocentrismos, envidias y de mirarnos cada uno nuestro propio ombligo parece que eso de ayudar, donar, compartir o regalar resulta un tanto extraño; sobre todo cuando al hecho de hacer el regalo hay que añadirle el trastorno que supone cargar con pesadas cajas de libros durante más de 300 kilómetros y arrimar bastante el hombro para dar nueva vida a una vieja escuela en desuso en un pequeño pueblo como, por ejemplo, Priaranza de la Valduerna.

Así, gracias a la iniciativa de Rafa, un joven de Castrillo, y a una familia madrileña que hizo posible que Priaranza tenga una biblioteca con más de 3000 ejemplares; la vieja escuela tendrá de nuevo poder de atracción para quienes se sientan seducidos por las páginas de alguno de los libros que reposan en estanterías situadas entre el Duerna y el Teleno, dándoles una excusa para acercarse a ellos con la intención de colarse entre sus páginas y dejarse llevar por la imaginación, tan poco aprovechada en muchas ocasiones.

En Priaranza, gracias a esta donación, se apuntan a la moda de rescatar el medio rural del olvido y la despoblación y han hecho posible una biblioteca que dará servicio a toda la Valduerna y la Maragatería, demostrando al mundo que con la colaboración de todos, es más fácil alcanzar los sueños. A veces es bueno creer en los cuentos de hadas y en la magia; siempre puede venir algún personaje fantástico y hacer realidad nuestros sueños…

Pero ‘los sueños, sueños son’, ya lo decía Calderón de la Barca y la realidad es lo que ha pasado hace unos días allí donde el Duerna inicia su recorrido; a su orilla dormirán alrededor de 3.000 libros esperando unas manos que pasen sus páginas, unos ojos que se posen sobre ellas, una imaginación que pretenda formar parte de su trama, alguien que vuelva a poner de actualidad algo de lo que allí se cuenta, aunque hayan pasado lustros desde que el autor ordenó sus letras y lo regaló a la humanidad en forma de libro.

La ilusión por sacar el proyecto adelante y las ganas de hacer de la biblioteca un lugar de encuentro entre lectores y libros, ya se adivinaba en las caras de los promotores el día de la inauguración, mientras los habitantes del pueblo, amigos, conocidos y familiares, nos dimos cita para hablar de ellos. Los libros, callados, asistieron a la puesta de largo de algo que cambiará muchas rutinas en un pequeño pueblo en el que la monotonía es la principal protagonista de sus vidas.

Buscar tiempo de donde no lo hay, poner en marcha iniciativas propias o copiadas de otros espacios similares -da igual- y acercar un libro a un lector indeciso, serán las metas que se pondrá el equipo encargado de dar vida a ese espacio literario que, poco a poco tratará de combinar con otras ideas que ya pululan por las mentes de quienes lo dan todo de sí mismos para que la biblioteca de Priaranza no solo sea un habitáculo lleno de libros, sino algo más: eso que buscamos los lectores cuando cogemos en nuestras manos uno de ellos.

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.

<

publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es