publicidad Publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

Entre las páginas de un libro… ni antiguo ni de ocasión

● A. Cordero ►Lunes, 25 de octubre de 2010 a las 17:54 Comentarios desactivados


Muchas veces he expresado mi opinión acerca de ese amor apasionado que siento por los libros; he llenado muchas hojas con mis comentarios sobre lo que se esconde entre sus páginas y sobre lo que se pierden quienes no sienten la curiosidad de acercarse a uno y descubrir por sí mismos todo lo que un buen libro puede ofrecer. Los auténticos amantes de los libros, además, miramos esos detalles que suelen pasar desapercibidos y que “nadie” acostumbra a curiosear.

Si al encanto natural de todo libro añadimos el olor a viejo impregnado con el paso de los años y las condiciones de conservación, el tacto de sus portadas antiguas, el color amarillento de sus hojas, la precariedad de aquellas primitivas imprentas y sistemas de encuadernación, la escasez de tipografías y adornos, comparados con la amplia variedad que tenemos ahora gracias a los avances tecnológicos existentes… conseguiremos tener en nuestras manos una auténtica joya.

Aproveché una escapada a León con la intención de sumergirme por un rato entre las páginas de un libro antiguo, aunque no de ocasión, porque a pesar de que los organizadores de estos eventos, ponen juntos ambos conceptos, suelen ser incompatibles. La cuestión es que visité una por una las casetas del mercado de libros antiguos y de ocasión, rebuscando algo que traerme a casa, como hago muchas veces en lugares similares y me encontré más de lo segundo que de lo primero… -será por la crisis-, pensé.

Imagino que sea porque con tal de vender, la gente está dispuesta a todo, o porque a los bolsillos de los españoles en estos momentos nos viene mejor darles un susto de 3 euros que de 300, pero el caso es que de lo que el comprador de libro antiguo busca… muy poquito; en cambio se pueden encontrar infinidad de ejemplares reeditados una y otra vez en ediciones más baratas todavía que las clásicas de bolsillo, e infinidad de cuentos, buscando tal vez ese público que no entiende de crisis económica, de hipotecas, de despidos… al que nadie se atreve a decir que no… ellos no lo entienden.

Y, revolviendo un poco más, hallé en una de las casetas casi una docena de ejemplares de Capiteles y Melindres, de los que nuestro querido Conrado regala a quien lo solicita y, aunque no son ni antiguos ni de ocasión, reflejan de forma amena y verídica los avatares de la sociedad e historia bañezanas. La curiosidad hizo que mirara el precio mientras esperaba encontrarme con un “coste cero”, “ejemplar de muestra”, “no está en venta” o “edición no venal”; sin embargo, los volúmenes que Conrado regala tenían un precio que oscilaba entre 10 y 35 euros, Cada uno se busca la vida como puede –pensé-, aunque sinceramente me sentí estafada y me fui de la feria con una indignación que, posiblemente, Conrado compartiría conmigo.

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.


publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad


publicidad


publicidad

    publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es