publicidad Publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

Esos que se sienten seducidos por la fuerza del poder

● A. Cordero ►Viernes, 6 de mayo de 2011 a las 17:34 Comentarios desactivados


No quiero caer en el dicho común ese que afirma de modo unánime que “comienza la carrera hacia la poltrona” porque intento ser más original; pero que estoy con esa misma idea en la cabeza es más que evidente. Las hojas del calendario van cayendo al ritmo de las promesas, sonrisas, apariciones en público y algún que otro gesto que denotan que se sigue “estando en el candelero” o que se “pretende estar en ese candelero”. Habían pasado los meses, más o menos sin sobresaltos, pero a medida que pasan los días nos encontramos con nuevas noticias acerca del poder que unos y otros persiguen, casi a cualquier precio.

Tras casi cuatro años en los que los ciudadanos estaban restañando las heridas y poniendo en la mente caras a los próximos dirigentes políticos, se fue descubriendo la quiniela sobre los pronósticos que día a día desvelaron los medios más madrugadores o la siempre atinada sabiduría callejera. Estos últimos a veces aciertan, provocando en el interesado una buena dosis de “profecía del adicto a la política” y ganándose la confianza de entendidos entre los suyos.

Los que están… siguen, los que se fueron…vuelven, los que se quedaron a las puertas… se acercan, y los que nunca estuvieron se sienten seducidos por la  fuerza del poder y pretenden colocar su imagen en uno de esos cartelones que salen de la imprenta por cientos para colocar en cuantos muros de la ciudad lo permitan. El caso es que parece que esto engancha y ya hay quien está contando los días para colocarse en el sillón que le acredite como parte del entramado gubernamental, ese que tanto desean y por el que llevan suspirando más de una noche en vela.

Sin embargo, al común de los mortales, al que tiene la última palabra, no habrá nadie que le quite de la cabeza el consabido de que cualquier candidato, de cualquier ideología (natural o edulcorada) es un auténtico experto en hacer promesas que llegan al corazón; eso por no hacer referencia al castizo refrán que todos conocemos y conseguiría en un instante que el glamour se convierta en vulgaridad, que para terminar quedaría muy poco digno de una dama y eso, queridos lectores, no me lo puedo permitir.

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.


publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad

publicidad Publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad Publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es