publicidad Publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

Francisco Moreno Perandones: el segundo presidente de Cáritas

● José Cruz Cabo ►Viernes, 7 de diciembre de 2012 a las 0:01 Comentarios desactivados


José Cruz Cabo

Aunque yo conocí a Paco Moreno, como se le conocía en la ciudad, en mi juventud, no comencé a conocerlo más íntimamente hasta que no fue nombrado presidente de Cáritas en sustitución del prestigioso abogado de nuestra ciudad Laureano Alonso Diez-Canseco, que fue el primer presidente cuando se fundó Cáritas en La Bañeza, en los años sesenta.

Yo era entonces secretario de dicha organización y cuando entró Paco Moreno en la presidencia continué de secretario, en la casa denominada entonces de Acción Católica, aunque antes nos reuníamos en la casa de dicho abogado al no tener sede propia esta organización católica de ayuda a los demás.

Con Francisco Moreno Perandones las cosas en Cáritas comenzaron a mejorar y junto a Julio Valderas Arconada, Bernardino Ramos y otros cuyos nombres no recuerdo, se buscó a dos Misioneras Apostólicas de la Caridad para que fueran a visitar los hogares de las personas que pedían ayuda y después informaran de si eran ciertas las necesidades de los peticionarios. Si era así, se procedía a buscar la mejor forma de ayudarles, no solo en la comida o en la asistencia semanal, sino en caso de enfermedad, buscando la forma de encontrarle el médico adecuado, aunque tuviera que ser un especialista de Madrid.

Como con el señor Domingo, que fue celador de la Cofradía de San Blas, cuando llegó a nuestra ciudad jubilado por padecer del corazón, gracias a los contactos de Paco Moreno se buscó un especialista en Madrid, se le pagaron los viajes y al final le pusieron un marcapasos, quizá el primero que se puso a un bañezano, y el señor Domingo pudo rehacer su vida y sacar a la familia adelante.

En otra ocasión había un bañezano que había trabajado en la Azucarera y tuvo que dejarlo por enfermedad, pero le faltaban dos años para poder cobrar la jubilación, Paco le dió de alta en su empresa, Cáritas pagaba el seguro y cuando cumplió el tiempo, pudo cobrar la pensión. De esta manera, durante varios años, Cáritas funcionó muy bien y ayudó a mucha gente. Después seguí tratándolo, porque todos los años iba a su establecimiento para que me facilitara el hotel y el viaje de vacaciones, ya que era el representante de la Agencia de León Leontur, y nuestra amistad fue creciendo con los años.

Finalmente fue elegido concejal del Ayuntamiento por el partido socialista y fue el portavoz del grupo durante esa legislatura, por lo que nuestra relación era más estrecha, ya que entonces era el corresponsal de Diario de León, Radio Popular de Astorga, la Agencia Efe y escribía en nuestro semanario, fundado por Don Ángel, “El Adelanto” y ello me llevaba a estar al tanto de las noticias y, precisamente, las relacionadas con el Ayuntamiento eran las más solicitadas, sobre todo si había polémica en los plenos.

Francisco Moreno Perandones era una persona muy alegre, veía la vida con optimismo, era buen conversador y además tenía un gran corazón y estaba dispuesto siempre a ayudar a quien se lo pidiera. Hace tiempo que estaba pensando escribir sobre Paco Moreno porque fue una de las personas que me dejó un gratísimo recuerdo mientras vivió, y durante años tuvimos una gran amistad y confianza mutuas, pues era una persona amena, agradable, simpático, gran carnavalero, pues el grupo que formó durante unos cuantos años, daba el do de pecho en los carnavales, no solo en los desfiles, sino en otros muchos momentos de los mismos, pues junto con su esposa y otros tres matrimonios, salían todos los años mientras vivió, a correr los carnavales y lo hacían con elegancia, alegría y buen humor.

Francisco Moreno Perandones fue un hombre de gran valía, bañezano hasta la médula, buenísima persona y un amigo de los que estaban siempre ahí y nunca te defraudaban, por eso ahora, quiero dejar constancia de su buen hacer en favor de La Bañeza, de su hombría de bien y de su gran personalidad, que en muchos momentos de su vida supo ponerla en favor de los bañezanos y de la ciudad que le vió nacer. Éste es mi recuerdo emocionado de un hombre bueno, bañezano ejemplar, llamado Francisco Moreno Perandones.

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.

<

publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad Publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es