publicidad Publicidad arjoca

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

Hablemos claro

● Ibañeza.es ►Martes, 8 de mayo de 2018 a las 8:03 Comentarios desactivados


Juan José Arconada Pérez

Todo cambia, indudablemente. Ya lo dijo Heráclito: “No nos bañamos dos veces en las aguas de un mismo río, ni siquiera una vez”. Pero no por ello debemos dejar de mirar el pasado para tomar aquello que se hizo bien y rectificar lo que se hizo mal.

Todo ello viene a colación de la manida frase de que ahora en La Bañeza no hay nada. Vamos a ver, hay muchas cosas pero ¿es mejorable? ¿la gente tiene el mismo nivel de opciones de ocio y cultura que en las localidades limítrofes? ¿Qué ha cambiado?

Los que nos encontramos ya en la cincuentena hemos conocido aquella Bañeza de los años ochenta-noventa. Una ciudad con diversas opciones cinematográficas sábados y domingos con el cine Salamanca, cine Cabello, cine California. Una ciudad con opciones de salas de fiestas como Mayros, Tiffany’s, Hotachy, Ramses II y Jai Alai. A nivel de cafeterías recuerdo Saporo, Noche y Día (resistiendo a Dios gracias y a Emilio), Europa, y quizás un emblema a nivel nacional como el Lenon Pub. Pubs: Hollywood, Gris, Hotachy, Saporo, etc. Bares de chateo… se superaba la centena… Restaurantes como el Madrid, Paco Rubio, Los Ángeles, Casa Boño, Casa Johnny, etc. ¿Hay las mismas opciones?

Recuerdo la juventud de entonces de localidades como León, Salamanca, Valladolid, etc. mucho más grandes que nuestra ciudad que acudían a ella los fines de semana. Había ambiente.

¿Recuerdan los veraneantes asturianos? ¿Y la Pista Marbella?

Algunos dirán que son añoranzas del pasado. Pero de aquellos aires no queda nada o casi nada.

No por ello hay que dejar de dar un aplauso a las autoridades que han conseguido traer de nuevo cine y teatro a nuestra ciudad. Pero seamos claros, en mi opinión la oferta de ocio, gastronomía, turismo y cultura es muy deficitaria respecto a los niveles deseables necesarios para mantener una ciudad joven y con futuro.

La Bañeza ha tenido siempre cuatro calles que eran el “hall” del forastero. Hablo de Manuel Diz, Fernández Cadórniga, Calle Astorga y Calle Juan de Mansilla. Hoy en día dos de ellas, no son ni su sombra. Están desiertas, con edificios en situación de semi-abandono que no aportan nada a la imagen que todos queremos.

En mi opinión, si queremos una ciudad con futuro, debemos aunar esfuerzos para volver a conseguir aquello que se nos fue y que tanto bienestar económico generó. Debemos de invertir más en turismo y en emprendimiento, para conseguir revertir la situación y atraer aquella clientela amiga y fiel de nuestra ciudad que ha elegido localidades limítrofes por diferentes motivos.

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.

<

publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es