publicidad Publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

Hechos que hablan por sí solos, con o sin sarcasmo

● A. Cordero ►Martes, 14 de agosto de 2012 a las 15:39 Comentarios desactivados


No sé si seguir haciendo leña del árbol caído, o correr un tupido velo sobre los hechos y dejar que el lector inteligente elabore su propia hipótesis. Hay quien trata de tapar el sol con un dedo y -contra viento y marea- seguir demostrando al mundo que, sin ningún tipo de duda, siguen siendo los poseedores de la razón. El caso es que en esta ocasión hay más de uno que se siente estafado al haber depositado una papeleta en una urna cierto día del 2011…

Bochorno, vergüenza ajena, desilusión, sensación de haber sido víctima de un timador profesional -nunca de un aprendiz-, son algunos de los efectos que ha surtido la información local aparecida en las últimas semanas ante la avalancha de mensajes y cotilleos por los mentideros de la ciudad. No era para menos, viniendo de quienes parecían tener la fórmula mágica para cambiar la totalidad del color político del salón de plenos y ya se están dando cuenta que el enemigo a combatir era duro de pelar y la falta de experiencia acaba pasando factura y desquiciando el subconsciente.

Después de muchos meses de mostrar un permanente estado de invisibilidad, el salto a la palestra ha sido sonado; tan sonado que la noticia conquistó todos los rincones destinados a tirones de orejas y chascarrillos de la provincia sin que por ello los profesionales de la información tuvieran que poner apenas nada de su parte para captar el interés del lector, pues la imagen y los hechos hablaban por sí solos y la noticia comenzó a correr como la pólvora.

Y es que entre la ausencia, la incomunicación, la falta de perspectiva o la autoridad al ocupar un sillón demasiado grande hacen que los nervios traicionen y todos los gatos parezcan pardos. Pero, como no todos los caminos llevan a Roma y las cosas siempre son del color del cristal con que se mira, unos tienen sus razones y los “opinantes gratuitos” tenemos las nuestras y es un peligro dejar a uno que se exprese a sus anchas utilizando el socorrido refranero y el sarcasmo que nos permite ironizar con temas serios.

Así, los asuntos importantes para la ciudad dejarán a un lado la urgencia y tendrán que esperar mientras que unos deciden y a otros se les olvidan los últimos acontecimientos y se siguen guiando por encantamientos, zalamerías, promesas y alegatos de todo tipo. Quizás, en ese momento, algunas ideas descabelladas, motivadas por la inexperiencia o determinadas pataletas de guardería, tendrán hasta gracia y consigan alcanzar objetivos inexplicables.

Tal vez sea el momento de hacer examen de conciencia y echar la vista atrás. Es ahí, cuando nos damos cuenta -si somos humildes y sinceros con nosotros mismos- de que escupir para arriba es muy peligroso y que en el terreno de juego hay que saber jugar, respetando las reglas y sin quitar la vista del lugar que corresponde a cada uno; de lo contrario, cualquier movimiento puede dejar a alguno fuera de juego y en ese caso: “Colorín colorado, el cuento se habrá acabado…”

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.


publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad Publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es