publicidad Publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

Ineptos, enteradillos y usuarios de las redes sociales

● A. Cordero ►Miércoles, 12 de febrero de 2014 a las 9:07 Comentarios desactivados


Cada día estoy más convencida de que hay demasiada gente sin tener nada que hacer, puesto que se dedican a asegurar lo que les dijeron, les contaron o soñaron, sin pararse a pensar en las consecuencias, y es que el antiguo bar de la esquina o el corrillo de donde salían todos los cuentos (cada versión ligeramente más extendida) se ha modernizado pasándose al Twitter,  al Facebook, al WhatsApp o al blog de turno, donde absolutamente todo lo que circula por allí “es cierto”.

Pero lo malo no es sólo eso, al fin y al cabo, cada uno usa su red social para lo que estime oportuno, incluso para difundir cadenas virales que es en lo que se acaban convirtiendo todo aquello que pasa de unos a otros de forma indefinida. La peor parte de estas historietas es cuando esos informadores se creen los más listos y enterados y ponen en entredicho ante la opinión pública el buen hacer y la profesionalidad de quien tiene que hacerlo realmente. Digamos que ésta es la cara menos amable de la tecnología.

Lamentablemente, muchos de esos ineptos que utilizan las redes sociales -no por otra razón, si no porque son gratis y las usa todo el mundo- acaban usándolas para fines de dudosa veracidad, sin ninguna seguridad y muchas veces buscando un supuesto afán solidario o para alzarse con el título al amigo más informado de toda la red; igualito que el enteradillo del bar de épocas pasadas o la cotilla de turno que, a falta de internet, se daba cita en cuantos corrillos y cocinas hubiera alguien dispuesto a recortar un traje al ausente.

Y desde que alguien pusiera de moda la libertad de expresión y nos hizo creer que todo vale, hay quien se alza con el banderín de poseedores de la verdad, informadores, policías, jueces y confesores –de las vidas ajenas y los hijos de los demás- y no duda en sacar la foto (de todo lo afotable) y subirla a su perfil adjuntando unas palabras que llamen la atención, sin tener en cuenta que puede estar interrumpiendo la labor de quien tiene que hacer ese trabajo con sentido común, ética, profesionalidad y ajustándose a las leyes que dicta el código penal (que existe, aunque pase desapercibido en algunos casos).

Pero por hacer una gracia no se puede tener en jaque a una ciudad, crear el pánico entre la población y cuestionar a los medios de comunicación por un bulo que ha circulado por toda la geografía española, recalando únicamente donde hay algún inepto con tiempo disponible y una plataforma dispuesta a propagar cualquier cosa que llegue, dando credibilidad a lo que hace aguas por todas partes. Pero afortunadamente hay muchas más personas coherentes que ineptos y saben hacer buen uso de la tecnología, de las que sólo creen hasta donde hay que creer, no más.

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.

<

publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es