publicidad Publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

La Bañeza en la red Embassy

● IBAÑEZA.ES ►Lunes, 7 de diciembre de 2015 a las 8:59 Comentarios desactivados


La Bañeza continuó siendo durante todo el siglo XX en el noroeste peninsular importante cruce de caminos, y por ello llegaría a ser en el transcurso de la segunda guerra mundial uno de los eslabones de la red y ruta de salidas clandestinas de refugiados europeos, semitas y otros, que huían de los nazis organizada por los aliados, la que a cargo del médico gallego Eduardo Martínez Alonso los trasladaba (a veces atravesando Europa) por los Pirineos para ponerlos a salvo en Portugal desde Redondela, junto a Vigo, transitando antes por lugares como Jaca, Pamplona (quien debía de ser un fraile capuchino se ocupaba de proteger a los que entraban por Navarra), Miranda de Ebro, el madrileño Café Embassy (salón de té, importante nudo de la red en su trastienda y en la vivienda de su dueña, encima de aquel sofisticado y frívolo local, además de lugar en el que recalaban todo tipo de espías de unos y otros contendientes), el Hotel Oliden de León, y Tui, “donde algún párroco acogía a grupos de jóvenes extranjeros a los que acompañaba a cruzar por el Miño a Portugal vestidos de seminaristas”.

El madrileño salón de Té Embassy en los años 40.

También se ocupaba la organización de salvaguardar y recuperar para proseguir combatiendo a los aviadores aliados derribados en suelo francés, y lo hacía colaborando a veces con la trama de espionaje urdida también desde la misma embajada inglesa para favorecer sus intereses bélicos y proporcionar en las costas del noroeste español a los opuestos al Eje un lugar para el desembarco de sus tropas alternativo al que en junio de 1944 se llevaría a cabo al final en Normandía, trama ampliamente extendida por dicha geografía, a cargo del leonés Lorenzo Sanmiguel Martínez (abatido en octubre de 1942 por guardias civiles en León, tras ser descubiertas sus actividades), y en la que participaron como agentes numerosos derrotados de la guerra civil y desafectos al franquismo, entre ellos otros muchos leoneses como el padre (Emilio), la madre (Urbana), el tío (José Sanmiguel Herrero), y dos hermanos (Juan y Carmen) de quien la dirigía; las hermanas Luisa, María y Cecilia Sanjuán Fernández, amas de casa domiciliadas en Astorga las dos primeras y la última en la Virgen del Camino; Javier Díez Natal, maestro de Hospital de Órbigo, depurado y escondido hasta 1940 como “topo” en Bercianos del Páramo, el pueblo de sus padres adoptivos; Mauro Santos Fidalgo, vecino de Veguellina de Órbigo; el abogado leonés Eleuterio Díez Parrado, natural de Pobladura de Pelayo García; Félix Martínez Díez, confitero nacido y residente en Astorga; y  Josefa Antón Gomara, ama de casa bañezana vecina de León.

Vigo solía estar “excesivamente vigilado (dejarían anotado quienes se movían partiendo del lujoso Café), y cuando ven aparecer un coche británico con matrícula diplomática (en tales vehículos desplazaban a los perseguidos a los que se daba amparo), de acuerdo con la Gestapo, están muy pendientes de sus movimientos”, por lo que se trataba de burlar la vigilancia haciendo noche en la carretera. Otra alternativa era “desviarse por Santiago de Compostela vía Porriño…, y hacer noche en La Bañeza, o en el Hotel Oliden de León, viniendo desde Madrid. El director del  alojamiento en La Bañeza es amigable y no suele pedir documentación, y si lo hace pide solo la del propietario del coche (del Cuerpo Diplomático inglés), a quien se le carga la cuenta. Una copia del registro va a la policía, pero si se llega después de las diez de la noche, la policía no la recibe hasta el día siguiente, cuando los huéspedes ya han salido del hotel. Los salvoconductos se pueden falsificar con facilidad. Si las personas no tienen aspecto muy extranjero, pueden pasar por españoles, como en el leonés Hotel Oliden, donde son un poco más estrictos y no deben dejarse ver demasiado, en cuyo caso, deberán registrarse como españoles y como chóferes del coche. Deberán salir para Vigo por la mañana muy temprano. En verano es más fácil el proceso, porque no hace falta hacer noche en la carretera. No me atrevo a sugerir la ruta de Salamanca (por la frontera entre Ciudad Rodrigo y Fuentes de Oñoro, por la que se había “contrabandeado” a veces a perseguidos polacos y a prisioneros extranjeros liberados o evadidos de cárceles y campos de concentración españoles, como el de Miranda de Ebro), pero no hay ningún motivo por el que la ruta Vigo-norte de Portugal  no deba utilizarse con éxito”.

Tal aparece en uno de los informes que en 1942 hacía llegar el médico Eduardo Martínez a los responsables británicos de aquella red de evasión. El alojamiento de La Bañeza al que se alude era previsiblemente el del Hotel Magín (años más tarde Hotel Madrid; regentado por Magín Perandones de la Fuente, hijo de José Perandones Cabo), único de tal categoría en la ciudad entonces, pues el otro de los dos existentes en los años anteriores, el Hotel Victoria (Hotel Reina Victoria en tiempos de la dictadura de Primo de Rivera y antes), no volvió a funcionar como tal después de ser requisado al inicio de la guerra civil a su dueño (socialista) para instalar allí un cuartelillo de Falange que en 1940 aún se mantenía, acogiendo luego durante años diversas sedes de los organismos juveniles y otros del franquista Movimiento Nacional.

Del libro LOS PROLEGÓMENOS DE LA TRAGEDIA (Historia menuda y minuciosa de las gentes de las Tierras Bañezanas -Valduerna, Valdería, Vegas del Tuerto y el Jamuz, La Cabrera, el Páramo y la Ribera del Órbigo- y de otras de la provincia, de 1808 a 1936), recientemente publicado en Ediciones del Lobo Sapiens) por José Cabañas González. (Más información en www.jiminiegos36.com)

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.


publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad Publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad Publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es