publicidad Publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

La Capilla Azul

● IBAÑEZA.ES ►Domingo, 17 de abril de 2011 a las 8:23 Comentarios desactivados


Hoy voy a hablar de un cuadro que Conrado Blanco y yo encontramos arrinconado en una carbonera del Ayuntamiento de La Bañeza, en una situación lamentable, hace unos años. Ignoro cómo llegó hasta allí, ni cuál fue su primitivo emplazamiento a principios del XVIII cuando fue pintado. Seguramente se pintó para el Convento del Carmen y en la Desamortización de Mendizábal de 1836 comenzó su peregrinar por distintos edificios hasta caer en el olvido. Lo cierto es que Conrado y yo nos armamos de valor, le quitamos el polvo y lo colocamos en la entonces academia de música en la Casa de Doña Josefina, hoy Museo de las Alhajas. Allí estuvo presidiendo su majestuosa escalera durante unos años hasta que se tomó la decisión de restaurarlo. El equipo de restauradoras de Proceso Arte 8, de Astorga, se puso manos a la obra y hace unos días entregaron el cuadro al Ayuntamiento de La Bañeza que lo depositó provisionalmente en la sala de exposiciones de la calle Juan de Mansilla, para presentarlo a la prensa y exponerlo durante unos días.

Yo le llamo a esta sala la sala azul, por el color de sus paredes. Es una sala pequeñita pero está a pie de calle y eso facilita las visitas. En la sala azul, el cuadro está solo en la pared frontal, con dos paneles explicativos de la restauración e iluminado adecuadamente, con esa luz teatralizada propia del barroco que es el estilo del cuadro del que estamos hablando y del que todavía no he dicho título y autor: “Santo Tomás de Aquino” del pintor asturiano Ignacio Abarca Valdés.

Una vez colocado, la sala azul, salvando las distancias, se asemeja a una capilla moderna, al estilo de la capilla de Matisse en Vence (Francia), la de  Le Corbusier en Rochamp, la de Tadao Ando en Kobe o la conocida como Capilla Azul de Rothko en Houston.

Foto: Proceso Arte 8 - Astorga

Te adentras en la pequeña sala azul, un azul Klein, y a primera vista te deslumbra el impresionante marco dorado que las restauradoras han conseguido recuperar. Una vez superado este momento comienzas a mover tus ojos por el lienzo. Allí se  muestra al “Doctor Angélico” Santo Tomás de Aquino con los hábitos de dominico en movimiento, como es preceptivo en el barroco, y con los elementos iconográficos que lo representan:

La “Catena Aurea”, impresionante cadena de oro que el santo lleva al cuello y que ha sido enviada desde el cielo para encadenar las doctrinas de los Santos Padres.

El Sol” que simboliza la luz universal  y se identifica con la sabiduría y la verdad en la Iconografía de Cesare Ripa. En la mayoría de los cuadros donde se representa a Santo Tomás de Aquino, el Sol suele estar sobre el pecho del Santo, en este de Abarca Valdés, lo está sujetando en la mano.  A veces la luz se fuerza con un farol, pero en este cuadro no se pinta.

La Pluma”. En este caso dardo es luz de sabiduría y verdad y a veces se le compara con la espada, porque es también un arma de combate. Lázaro Carreter se inspirará en esta iconografía para poner título a su obra sobre el lenguaje “el dardo en la palabra”.

Su doctrina de altos vuelos se representa por “un águila” que en nuestro cuadro solo nos deja ver sus alas a la espalda del Santo, como si se fundiese con él.

La maqueta de la Iglesia” en algunos cuadros la lleva el santo en sus manos, aquí, el edificio de la Iglesia representado a su derecha, simboliza a la institución espiritual a la que representa con doctor de la misma.

También Abarca Valdés además del águila, representa a “la paloma”, Espiritu Santo, susurrando la doctrina al oído del Santo dominico.

En este cuadro Santo Tomás no porta el libro, esa “Summa Teológica”, que ha escrito y que lo define como doctor de la Iglesia de Occidente. En la parte superior los “putis” o “amorcillos” contemplan la escena desde su espacio angelical, recuperados por el barroco de la iconografía clásica.

Tomás de Aquino es canonizado en 1323, incluso Dante lo coloca en “el Cielo de los Espíritus Sabios del Paraíso”, pero será el Concilio de Trento (1545-1563), el que lo hará subir ese último escalón para defender los dogmas de la Iglesia frente al protestantismo. El Cuadro de Abarca, por lo tanto, refleja toda esta iconografía postrentina y que se aplica en la Contrarreforma contra los cismas calvinistas y luteranos. En 1567, el Papa San Pío V, que también era dominico, lo proclamó Doctor de la Iglesia, siendo considerado desde entonces el quinto doctor de la Iglesia Occidental con San Ambrosio, San Jerónimo de Estridón,  San Agustín de Hipona y San Gregorio Magno.

Ignacio Abarca Valdés nació en León en 1675 y reside en Oviedo gran parte de su vida. Las pocas obras que se conocen son de temática religiosa con influencias de la escuela flamenca de Rubens y del napolitano Luca Giordano, como la “Presentación de Nuestra Señora” de la Catedral de Oviedo o el retablo de la Iglesia de Santo Domingo. Es un pintor interesante que ha sido motivo de estudio por especialistas de Oviedo y, nuestro cuadro, una vez restaurado y puesto en valor, será incluido en la relación de obras de este artista para general conocimiento. Al día de hoy, la Enciclopedia de Oviedo, en su versión digital, cita la existencia de un cuadro de Abarca en La Bañeza.

Estoy aquí, en esta improvisada Capilla Azul en que se ha convertido la pequeña sala de exposiciones, observando el cuadro rescatado, viendo el brillo barroco de su marco, admirando la figura del santo frente a mí, arropado por toda su iconografía y con la luz teatralizada que ilumina el cuadro desde arriba  imitando los “transparentes” de las catedrales barrocas. Me siento bien en su contemplación. El cuadro y yo estamos en perfecta comunicación. Desde aquí felicito a las tres restauradoras por su trabajo, bien realizado y perfectamente documentado y os animo a todos a pasar por esta pequeña sala, que yo me la he imaginado Capilla Azul, para contemplarlo.

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.


publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad Publicidad

publicidad publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es