publicidad Publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

Cárcel bañezana y la represión de la revuelta de octubre de 1934 (I)

● Ibañeza.es ►Lunes, 26 de marzo de 2018 a las 7:08 Comentarios desactivados


Después de la revuelta socialista del inicio de octubre de 1934, en el Depósito Municipal de Presos y Detenidos de La Bañeza, utilizado como prisión en la que se encarceló a muchos de quienes participaron en ella, y de acuerdo con el informe que el veterinario y exministro leonés Félix Gordón Ordás publicaba a principios de enero de 1935 en la hoja suelta que tituló Por la salud del régimen. La represión en las provincias de Asturias, León y Palencia, habrían sido maltratados:

El 28 de octubre Francisco Escudero Cachón, minero de 40 años, casado y con seis hijos, natural de Orzonaga y vecino de La Valcueva, detenido dicho día en San Pedro de los Llanos, antes de ser ingresado en la prisión pasó por el cuartel, donde fue golpeado brutalmente por la Guardia Civil.

En la misma fecha antes de su ingreso en la cárcel fue en el mismo cuartel bañezano apaleado antes de su interrogatorio Celestino Díez González, de 26 años, soltero, minero, natural y vecino de La Valcueva, detenido en San Pedro Bercianos.

El mismo 28 de octubre, Santos Fernández García, de 46 años, labrador, casado, de San Pedro Bercianos, y su hijo Laurencio Fernández García, de 21 años, labrador, soltero, natural y vecino del mismo pueblo, son detenidos al presentarse a instancias de la Guardia Civil en el cuartel, donde el hijo es apaleado y maltratado a puntapiés y vergajazos en presencia de su padre. Se les acusa de tener trabajando en sus tierras a dos individuos huidos de los sucesos revolucionarios; padre e hijo ignoraban la procedencia de ambos trabajadores, que de análoga manera han sido apaleados en el cuartel de la Guardia Civil de La Bañeza.

Aquel mismo hecho lo narraba El Adelanto del día 3 de noviembre de 1934 del siguiente modo: “Al regresar de León a nuestra ciudad una pareja de la Guardia Civil de este puesto, que había ido a llevar unos presos, se enteró en el pueblo de San Pedro Bercianos de que en casa del labrador Santos Fernández García se habían alojado dos sujetos sospechosos, a los que la pareja encontró escondidos en un hoyo, a quinientos metros del pueblo. Confesaron llamarse Francisco Escudero Cachón (pudiera ser Casbán, alias “Bilbao”), de 39 años, casado, vecino de La Valdueza, y Celestino Díez González, del mismo pueblo y de 25 años. Se declararon autores, junto con otros, de los asaltos a los cuarteles de la Guardia Civil de Matallana (de Torío) y La Vecilla. Como encubridores de los detenidos fueron también presos el citado labrador Santos Fernández y su hijo Laurencio”. Proseguía Gordón Ordás puntualizando en su informe que

El 29 de octubre, Eusebio Villafañez Alonso, de 22 años, soltero, minero y vecino de Ciñera, detenido en Palacios de Fontecha, donde trabajaba, ingresa en la cárcel bañezana, pero antes fue apaleado por la Guardia Civil con vergajos, palos y fusiles mientras uno de los guardias le encañonaba con la pistola. Al día siguiente de haber entrado en la prisión, el médico forense de La Bañeza le examinó, apreciándole un sinnúmero de contusiones y algunas heridas.

En la misma jornada un detenido natural de Ciñera y vecino de Santa Lucía de Gordón, Bautista Tejedor de la Fuente, de 27, años, soltero, minero, y apresado el mismo día en Bercianos del Páramo, en casa de su familia (el Juzgado Militar Eventual de la Plaza de León dispondrá su libertad del Depósito Municipal bañezano el 31 de julio de 1935, “por serle sobreseída por la Autoridad Judicial de la División la causa en la que estaba procesado por los sucesos revolucionarios de Santa Lucía”), ingresó con Villafañez y le ocurrió como a éste, si bien sus heridas fueron de menor importancia.

El 3 de noviembre se tortura y apalea duramente a otro minero antes de encarcelarlo, José de la Fuente Rabanal, de 21 años, soltero, de Carrocera y también vecino de Santa Lucía, detenido ese día en La Bañeza en el hogar de unos parientes. Volvió a ser salvajemente maltratado el día 29 cuando se le condujo a su pueblo para recoger la escopeta que había declarado tener escondida, golpeado por unos seis guardias mientras lo mantenían semicolgado del techo (torturas parecidas se aplicarán en aquel cuartel en el otoño de 1936 al menos a Andrés Posada, padre de un perse-guido de Jiménez de Jamuz, Primitivo Posada Ríos, para que delate el paradero en que su hijo se esconde).

El 17 de noviembre es maltratado de obra en el bañezano cuartel de la Guardia Civil Blas Fernández Vega, de 29 años, minero, casado, natural de Villazala del Páramo (donde fue detenido en casa de su hermana) y vecino de Santa Lucía, e ingresado después en la prisión. Los mismos guardias civiles hubieron de reconocer pronto su inocencia, no obstante haberse declarado culpable por miedo a recibir más palos, y lo amenazaron con pegarle de nuevo por haberse declarado culpable de delitos que no cometió.

De modo parecido, han sido apaleados en el cuartel de la Guardia Civil de La Bañeza Cayetano González Lorenzo (“el Vasco”), Salvador Rúa González, Isaac González González y Toribio Santos Santos. El penúltimo para que no le pegaran más, declaró, como pretendían, que había ejercido coacciones durante la huelga, y el último fue puesto en libertad después de haber sufrido una tremenda paliza de la que le quedaron en el cuerpo señales muy visibles (todos ellos bañezanos partícipes en la revuelta en la ciudad, fueron apresados por la Benemérita el 19 de diciembre “por estar complicados en los últimos sucesos revolucionarios”. Volveremos a encontrarlos –sobre todo a los dos primeros- interviniendo en La Bañeza y su comarca en las fechas del golpe militar de julio de 1936).

Del libro LOS PROLEGÓMENOS DE LA TRAGEDIA (Historia menuda y minuciosa de las gentes de las Tierras Bañezanas -Valduerna, Valdería, Vegas del Tuerto y el Jamuz, La Cabrera, el Páramo y la Ribera del Órbigo- y de otras localidades provinciales -León y Astorga-, de 1808 a 1936), publicado en 2013 en Ediciones del Lobo Sapiens) por José Cabañas González. (Más información en www.jiminiegos36.com)

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.

<

publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad Publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es