publicidad Publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

La Diócesis de Astorga celebra la ordenación de Álvaro Lobato como diácono

● Ibañeza.es ►Lunes, 12 de octubre de 2020 a las 23:35 Comentarios desactivados


Álvaro Lobato se dirige a los fieles tras su ordenación como diácono.

La Catedral de Astorga acogió este lunes, festividad de la Virgen del Pilar, la ceremonia de ordenación de Álvaro Lobato Pérez como diácono en lo que es el inicio de su etapa pastoral previa a la ordenación como sacerdote. El joven valdornés recibió la imposición de manos del prelado asturicense, monseñor Jesús Fernández, así como la estola y la dalmática en un acto emotivo en el que estuvo acompañado por su familia, sus compañeros del Seminario y decenas de presbíteros diocesanos.

Álvaro Lobato Pérez, nacido en Robledo de la Valduerna en marzo de 1996, ha estado siempre muy vinculado a La Bañeza, pues realizó sus estudios de Primaria en el colegio Comarcal Teleno y es hermano de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno. Su trayectoria académica continuó en el Seminario Menor de Astorga y el Colegio Diocesano San Ignacio de Ponferrada, además de Santiago de Compostela y el Centro Superior de Estudios Teológicos de León.

Desde el seminario se asegura que “la inquietud vocacional de ser sacerdote venía ya abriéndose paso en la vida de Álvaro durante sus años de seminario menor”. Ingresa en el Seminario Mayor en el año 2014 y desde entonces ha venido realizando los cursos del Ciclo Institucional de estudios Eclesiásticos y de formación para ser sacerdote.

Como seminarista ha colaborado en la Delegación de Pastoral Juvenil y realizado experiencias pastorales en las parroquias de San José Obrero en Cuatrovientos, Tábara y Villafranca del Bierzo, donde ha ido forjando el camino hacia el sacerdocio, que llegará en los próximos meses.

Mientras, como diácono, podrá administrar el bautismo, reservar y distribuir la Eucaristía, asistir al matrimonio y bendecirlo en nombre de la Iglesia, llevar el viático a los moribundos, leer la Sagrada Escritura a los fieles, instruir y exhortar al pueblo, presidir el culto y oración de los fieles, administrar los sacramentales, presidir el rito de los funerales y sepultura, así como dedicarse de modo especial a los oficios de la caridad con los pobres y de la administración de los bienes.

En un acto marcado por las medidas de prevención sanitarias, con aforos reducidos y ante familiares, amigos y compañeros, Álvaro recibió la ordenación como diácono y la estola en el transcurso de una eucaristía solemne donde tuvo palabras de agradecimiento “para cuantos me han guiado en el camino hasta aquí”, después de poner “su ministerio en manos del Señor” y pedir “que ojalá mi parroquia, la de Robledo, dé más sacerdotes a la Iglesia”.

Un momento de la ceremonia religiosa.

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.


publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad Publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es