publicidad Publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

La Escuela Nocturna de Acción Católica

● José Cruz Cabo ►Domingo, 29 de junio de 2014 a las 8:01 Comentarios desactivados


José Cruz Cabo

Don Ángel se hizo cargo de la parroquia de El Salvador, la única que había entonces en nuestra ciudad, en el año 1943, a los pocos días de fallecer el que fue bastantes años el párroco, Don Lucas Castrillo, de gratísima memoria. Como don Ángel no pensaba ocupar la casa parroquial, se le ocurrió montar en ella una escuela nocturna para jóvenes trabajadores, tanto en la enseñanza de las primeras letras, como de perfeccionamiento de las entonces Escuelas Villa, ya que a los catorce años había que dejar la escuela y no se podía entrar antes de los seis, por lo que a Don Ángel se le ocurrió la idea de que todos los jóvenes que quisieran estudiar más, lo podrían hacer en la Escuela Nocturna, y para ello habló con varias personas con carrera, para que fueran profesores de la misma.

El curso 44-45 comenzó su andadura esta escuela, con varias clases y más de cincuenta jovencitos que después de salir de su trabajo, querían aumentar sus conocimientos. Entre ellos estaba yo. Los primeros años había varios profesores, pero salvo uno de profesión maestro jubilado, los demás eran abogados, directores de bancos y gente muy preparada. No puedo recordar todos los que por allí pasaron, Pero si recuerdo nombres como el de Enrique Alonso Sors, el padre de José Luis Baeza, Rafael Cabo Valenciano, José Marcos de Segovia, Agustín Hoyos, que nos daba clase de matemáticas, y, alcalde desde 1941 al 44 de nuestra ciudad, y fue el que firmó el contrato para poner las aguas corrientes, en el curso 45-46 se reforzó con el juez de primera instancia, que había venido en el verano del 45, a ocupar el puesto de juez en nuestro juzgado, que estaba eb la calle de Astorga, pegando a confecciones Valderas, Francisco Alberto Gutiérrez Moreno.

Uno de los recuerdos que no se me han olvidado, es que a Enrique Alonso Sors, que nos daba literatura, se le ocurrió el año 44, convocar un concurso de redacción, para todos los que ibamos a esta Escuela y cuando finalizaba el curso del año 45, después de haber recogido y leido los trabajos, decidió darme a mí el premio, que consistía en un tomo de las novelas ejemplares de Miguel de Cervantes y yo creo que eso fue lo que me impulsó a escribir y dedicarme al periodismo.

En el año 1947, el Obispo de Astorga, Mérida Pérez, se llevó a Don Angel de Vicario General del Obispado, y lo primero que hizo fue inventarse un semanario para toda la diócesis, titulado “Mi Parroquia”, que todavía hoy sigue vigente, aunque su nombre ahora es “Dia 7”. A finales del 47, vino de párroco de El Salvador, el sacerdote Fracisco Viloria Morán y ocupó la casa parroquial, Otro sacerdote que dejó una gran estela de bondad y caridad, por lo que don Angel habló con del Juez de la Cofradía de la Vera Cruz, que entonces todavía funcionaba, José Marcos de Segovia, y con su permiso se pasaron las clases para el Hospital, pero ya algunos de los profesores, o habían marchado de aquí o habían fallecido, por lo que quedaron dando las clases, Rafael Cabo y Alberto Gutiérrez. Rafael se encargaba de los que sabían leer y escribir poco y Alberto Gutiérrez de los que querían prepararse para optar a oposiciones, en la guardia civil, la policia Nacional, y otros empleos donde no se necesitaban titulos académicos para optar a ellos.

Cuando Don Angel venía por la ciudad, primero de vicario y luego de Obispo auxiliar de Oviedo, siempre se reunía, con Rafael y Alberto para interesarse por la marcha de esta academia, que indudablemente fue una de las mejores cosas que se pudieron hacer para ensanchar la cultura y los conocimientos de muchos jóvenes, que gracias a las enseñanzas recibidas en la misma, consiguieron colocarse y optener un puesto de trabajo para toda la vida.

El año 55 se marchó de nuestra ciudad, Alberto Gutiérrez, ascendido a Magistrado para la audiencia territorial de Coruña, y además la gente ya iba a la escuela con mayor asiduidad, pues hacía unos años que había finalizado el racionamiento, los sueldos de los obreros eran más altos y se comenzó a cobrar las dos pagas extraordinarias en Julio y Navidad, se había creado la Academia para estudiar el bachillerato elemental, y por lo tanto los chicos y chicas se escolarizaron mucho más y aunque se seguía marchando de la Escuela a los catorce años, los que salían o se ponían a trabajar, entonces no faltaba el trabajo, o estudiaban música en la Academia, que entonces la dirigían el solfeo Porfirio Mayo y la banda Claudio González.

Pero durante esos doce años, la Escuela Nocturna de Acción Católica, que se le ocurrió a Don Angel, fue un gran impulso para muchos chavales bañezanos, que gracias a ella, no solo elevaron sus conocimientos sino que además, consiguieron un mejor empleo que si no hubieran estudiado en ella.

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.


publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad Publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es