publicidad Publicidad arjoca

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

La Navidad que vivíamos antes y la que vivimos ahora

● José Cruz Cabo ►Lunes, 9 de enero de 2017 a las 8:55 Comentarios desactivados


José Cruz Cabo

Es verdad que la Navidad ha cambiado mucho en estos últimos tiempos, hasta el extremo de no conocerla los que somos mayores. Por ejemplo, por la tarde salíamos grupos de chavales y chavalas a cantar los villancicos por los comercios y las casas, para recoger unas perricas con que comprar algo que luego no ibamos a tener.

Las cenas se celebraban en las casas y como mucho, algunas familias se reunian en alguna casa de amigos, donde siempre eras bien recibido y entre unos bailes, el juego de la lotería (hoy bingo) o las cartas, se pasaba la noche comiendo higos o avellanas, asi como pasas, porque el turrón estaba muy caro y no eran muchos los que podian comprarlo.

Hablar de marisco era en casas muy pudientes, el resto con la lombarda y algún pescado barato o cosa barata, así como unas nueces o unos higos ibas que chutabas. Los niños no salíamos a la Plaza Mayor a enseñar los juguetes, porque no se regalaban.

El dia grande de las fiestas era el Año Nuevo, pues ese día en la mayoría de las casas no habia reloj y algunos podían comerlas al sonido de la radio, pero la mayoría de la juventud llenaba nuestra Plaza Mayor con las doce uvas contadas para comerlas al sonido de las campanadas del Reloj del Ayuntamiento, en aquella época era cuando se llenaba la Plaza.

También en aquellos años había misa a las doce de la noche pero para la Adoración Nocturna que comenzaba su guardia al Santísimo Sacramento a las once y media de la noche, y a las doce en punto, con las campanadas del reloj del Ayuntamiento, se tiraban boca abajo en el suelo para pedir por los pecadores.

Finalizada la Misa a la una de la madrugada y ya con la plaza vacia, los adoradores nocturnos nos llegabamos hasta el pasaje, donde nos invitaban los hermanos Blanco a una consumición en su Café Pasaje.

Esas eran las fiestas que había durante los días de la Pascua y uno de los espectáculos más importantes para los pobres, era contemplar el cocodrilo de Confitería Viloria, o las otras delicias que hacian Baudilio, Conrado o Imperiales- Pero solo nos servian para mirarlas porque comprarlas solo las familias que tenian mucho dinero

Hoy la Plaza Mayor está vacía, los restaurantes llenos y las uvas los que no pueden salir de casa las comen al sonido de la televisión. Como diría Don Hilarión en su ‘Verbena de la Paloma’: “Los tiempos cambian que es una barbaridad”.

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.

<

publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad Publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es