publicidad Publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

La necesidad de llegar a alcanzar el poder

● Ibañeza.es ►Lunes, 18 de octubre de 2010 a las 0:03 Comentarios desactivados


El reconocido prestigio del hombre es para Gracián algo que prefieren todos los que andan buscando empleos célebres, esa posición que los demás perciban y conozcan para que quede inmortalizado en el tiempo con el apoyo de estos. Pero no sólo es cuestión de tener el don de la oportunidad ni ser el menos tonto en el país de los necios, porque vale más saber ganar la estima con prudencia que entrometiéndose; inteligencia y méritos ayudarán en el camino, mientras saber presentarse es otra cualidad a tener en cuenta y muchas veces es pasada por alto.

Quizás sea prestigio reconocido o la necesidad innegable en casa lo que hace a la persona embarcarse en una aventura como lanzarse a encabezar una candidatura cuando las cosas pintan mal; tampoco faltarán ganas de cambiar las cosas o trabajar por el bien común como lo hacían los predecesores en las culturas clásicas, porque siempre habrá un lugar para los idealistas aunque no sean tiempos fáciles para el arte de lo bucólico.

Sin embargo, ante un panorama electoral que se avecina y que se hará inminente nada más atravesar el filo del 2011, la carrera hacia el poder se convierte en una prueba olímpica por llegar a la campaña electoral, dando el relevo a otra competición mucho más difícil que es superar la meta de los resultados en las urnas. En ese momento, con la celebración de la victoria o el lamento por la peor derrota jamás imaginada, será muy fácil buscar culpables de los números y tratar de retroceder en el tiempo.

En La Bañeza, entre cafés, calles y titulares de periódico se están empezando a realizar los primeros movimientos de un ascenso al poder al que algunos llegarán, pero que también dejará a muchos tirados en la cuneta; a muchos más de los que ahora piensan sentarse en un asiento del salón del plenos o mantener el puesto ocupado desde atrás. Saldrán cuatro, cinco, seis o más listas y los bañezanos tendrán que elegir.

Pero como no sólo se trata de elegir, sino de repartir aunque sólo sea entre hermanos, parientes y allegados a la candidatura, el número mágico del noveno concejal que da la mayoría se hará prácticamente inalcanzable. A pesar de que alguno tenga que soportar la decepción que supone el no obtener votos que permitan un solo edil como representación y haga el ridículo al ver que no es capaz de juntar 200 votos por muy sonada que fuera la campaña.

La necesidad obliga, pero a veces no sólo se trata de escasez para embarcarse en la aventura de encabezar una lista; ni de altanería, ni de presentarse para que no lo haga otro, ni de contar con un tiempo pasado en el que las urnas le fueran favorables, ni de contar en clave municipal lo que ocurre en el espacio nacional tanto para bien como en contra. Si hay algo que debe estar por encima de todo es el sentido común; eso, unido al respeto al votante, debería ser el punto de partida de cuantas candidaturas se le presentarán al elector bañezano y no sepa qué hacer con ellas. Hagan sus apuestas.

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.


publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad Publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es