publicidad Publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

La Plaza Mayor, la fuente, y los pozos ‘abisinios’ (II)

● Ibañeza.es ►Lunes, 23 de octubre de 2017 a las 8:33 Comentarios desactivados


En el pleno de la semana posterior se dijo haberse presentado presupuestos para una motobomba transportable de riego e incendios (en base a lo que ya propusiera Pérez Arias el pasado 7 de noviembre), uno por el técnico mecánico-electricista Elías Falagán Martínez (representante de la coyantina firma Alcón que sumaba a sus otras ocupaciones la de ejercer, al menos desde enero de 1935, en La Bañeza de agente de la Sociedad Española de Edificación y Préstamos) y otro por Severino Hernández Canelas (industrial y gestor municipal), aunque se presentará solo el del primero (al segundo, que no lo llegó a ofrecer, ni tampoco condiciones, solo se le encargó facilitar noticias de motores y bombas con sus características), y dada la urgencia requerida se le aceptó con las cláusulas que en él se fijaban, exponiendo el edil su voto en contra en el pleno que siguió, “por considerar la motobomba aceptada insuficiente para los usos a que va a ser destinada, y estimar exagerado el precio de su coste”. Como el tiempo transcurre y no se entrega el grupo en el plazo convenido, se acordará el 31 de julio probar el primero que se ofrezca, lo que se hace al inicio de octubre, de manera que, hecho el pozo abisinio en la Plaza Mayor y resultando la motobomba apropiada para el riego, se decide el 16 de aquel mes “la conveniencia de resolver la construcción de los pozos necesarios para el riego de las principales calles de la ciudad”, diez, que se acuerda realizar por concurso en diversos emplazamientos de las vías públicas.

Una estampa del mercado bañezano de principios del siglo XX, la plaza Mayor en blanco y negro...

José Mateos Casado hará oferta el 16 de octubre para la construcción de aquellos pozos (será él quien los realice, y también Félix Fontanilla), aunque cuando se subaste se dirá ser gravosa para el Ayuntamiento la única proposición hecha, y teniendo en cuenta que el coste de cada uno de ellos será de 95 pesetas, se dispone el día 30 realizarlos por administración, y el 20 de noviembre se decide construirlos en la puerta de la Casa Consistorial, en la entrada de la calle Juan de Mansilla, otro más en la misma vía, dos en la calle Pérez Crespo, en la esquina del edificio de La Piedad, otro a continuación en la calle Marqués de Cubas, en la avenida Pablo Iglesias, y en la calle Astorga, en todas ellas donde los soliciten los vecinos y siempre que estos contribuyan con la mitad de su coste, decidiendo también las características de los pozos abisinios (de seis metros de profundidad y realizados con tubería de hierro negro) y adquirir la motobomba a satisfacer en el presupuesto venidero (así se haría, abonando el 12 de febrero de 1936 por la misma 1.180 pesetas a Elías Falagán), contratando mediante concurso las acometidas necesarias y el fluido del motor. El 9 de enero de 1936 se requería al constructor José Mateos a que termine los pozos aun pendientes de realizar (y a la casa Pallarés para que envíe las planchas metálicas y cierres para ellos), y aún el 27 de julio lo urgirá la Corporación impuesta por los alzados días antes a que en el plazo de 72 horas haga al Ayuntamiento entrega de los mismos.

Algunos vecinos de la Plaza de Romero Robledo (Rogelio Vivas Pastor forma parte de la comisión) pretenderán destinar al abastecimiento de aguas el que allí se construya, colocando ellos la bomba extractora pero sin hacerse cargo de la mitad del importe del pozo, y decide la Corporación el 13 de noviembre permitirlo así si se atienen a las condiciones acordadas y expuestas en el correspondiente bando informativo, además de correr también con las reparaciones de la bomba, requisitos que regirán para casos análogos de otros vecinos, como se indica a los de la calle Pablo Iglesias cuando a primeros de diciembre pretendan también realizar un pozo abisinio para abastecerse de agua. Se acuerda unos días antes cubrir provisionalmente con tapas de fundición los huecos de las calles donde se han construido aquellos pozos.

A pregunta del gestor municipal frentepopulista Joaquín González Duviz dice en la sesión de primeros de julio de 1936 el alcalde que “de los pozos abisinios realizados funciona uno, seis tienen agua limpia, y dos no han dado resultado; que a la moto-bomba le sobra potencia, y que para el riego de las calles debe de anunciarse concurso”, añadiendo que ha de comprobarse el resultado de los pozos y recoger el material si no fuera favorable y ver de quien haya sido la culpa. Muchos pozos abisinios particulares resultan adecuados, y sorprende que estos municipales no lo sean, dice Eugenio Sierra Fernández, y propone Fernando Alba Flórez (como los dos anteriores, otro de los concejales-gestores socialistas de la Corporación designada por el Frente Popular) que deben de informarse del contrato de su ejecución para ver si está cumplido o no .

Del libro LOS PROLEGÓMENOS DE LA TRAGEDIA (Historia menuda y minuciosa de las gentes de las Tierras Bañezanas -Valduerna, Valdería, Vegas del Tuerto y el Jamuz, La Cabrera, el Páramo y la Ribera del Órbigo- y de otras localidades provinciales -León y Astorga-, de 1808 a 1936), publicado en 2013 en Ediciones del Lobo Sapiens) por José Cabañas González. (Más información en www.jiminiegos36.com)

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.


publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad

publicidad Publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad Publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es