publicidad Publicidad arjoca

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

La siembra de leguminosas crece un 87,4% en los últimos cinco años

● IBAÑEZA.ES ►Martes, 5 de junio de 2018 a las 8:29 Comentarios desactivados


Una productora comprueba el estado de una partida de alubias.

El campo de Castilla y León está haciendo una apuesta importante por el cultivo de las leguminosas. La superficie sembrada de estos productos ha crecido de manera relevante, en especial en los últimos cinco años, con un 87,4 por ciento más de hectáreas que en 2013. También creció el número de hectáreas dedicadas a estos cultivos respecto al año 2016, aunque lo hizo de manera más ligera, en un 20,3 por ciento.

La mayor apuesta se ha hecho en el caso de las habas secas, que en el último año ha duplicado la superficie sembrada en la Comunidad -de 2.385 hectáreas en 2016 a 4.837 un año más tarde-, aumento mucho más llamativo en los últimos cinco años si se tiene en cuenta que en 2013 apenas se cultivaron 176 hectáreas de este producto, o que hace una década no había superficie destinada a esta leguminosa en Castilla y León.

También es relevante el crecimiento de la lenteja, que ocupó en 2017 un total 8.881 hectáreas en la Comunidad, y que casi dobló en un año las 4.579 hectáreas sembradas en 2016, una tendencia que ya viene mostrándose desde hace tiempo con un aumento de la superficie cultivada de esta legumbre de más de un 72 por ciento en los últimos cinco años. La veza, también sigue en aumento, en el último año en casi un 18,5 por ciento, y es la leguminosa que, con casi 80.000 hectáreas, más superficie ocupa en Castilla y León.

Así lo reflejan los datos de la Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivos (Esyrce) publicada por el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama), que evidencian el crecimiento de las hectáreas de garbanzo sembradas en Castilla y León en más de un 30 por ciento en el último año -un 80,4 por ciento en los últimos cinco años-. Incrementos más modestos han experimentado respecto a la siembra de 2016 otros cultivos como los guisantes secos (21,4 por ciento), los yeros (20,8 por ciento) o la veza (18,4 por ciento).

Según esta misma encuesta, se han producido caídas de importancia en la siembra de otras leguminosas, que se han convertido en minoritarias en Castilla y León. Es el caso de los altramuces y las algarrobas, que cuentan en cada caso con alrededor de un centenar de hectáreas sembradas y que han descendido de manera importante en los últimos años en cuanto a la superficie de la que disponen, ya que los altramuces llegaron a ocupar casi 1.500 hectáreas y más de 850 las algarrobas.

Falta de agua

En el caso de la IGP Alubia de La Bañeza, se reconoce que en la cosecha del año pasado se produjo el aumento «más acusado» aunque «sin ser una exageración», explicó la directora técnica de la IGP, Eva del Río. De hecho se alcanzaron las 500 hectáreas cuando hace alrededor de una década apenas se llegaba a las 300, además de que se han alcanzado unos rendimientos «muy razonables». Este aumento en el último ejercicio se atribuye a algo «sobrevenido» en la zona como consecuencia de la sequía y la consiguiente falta de agua, lo que llevó al agricultor a la siembra de esta leguminosa, que «no es tan exigente».

De cara a la campaña de este año se cuenta ya con unos 15 inscritos que están a punto de empezar a sembrar, siempre y cuando las condiciones climatológicas no lo impidan, lo que supone un número muy similar al de otras campañas, aunque se percibe una cierta tendencia «al alza» que se espera que se pueda seguir manteniendo en el tiempo.

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.


publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad Publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es