publicidad Publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

Las andanzas en Astorga del Príncipe Abisinio (III)

● Ibañeza.es ►Lunes, 25 de junio de 2018 a las 7:41 Comentarios desactivados


LAS RELACIONES CON LA SEÑORITA ASTORGANA.

Las relaciones con la señorita astorgana dieron comienzo a los pocos días de haber llegado a Astorga licenciado del Tercio. El carácter simpático y bondadoso del príncipe hizo ver en la señorita un personaje a quien adornaban bondades extraordinarias. Las relaciones que éste había adquirido en la aristocracia le sirvieron de mucho para lograr el objetivo que se había propuesto. No bien la conoció mostró deseos de acompañarla. Esta aceptó la propuesta aunque nos consta que nunca tomó en serio las pretensiones del supuesto heredero de Etiopía. En Astorga, como ya hemos dicho, Shevington frecuentaba los centros de la buena sociedad, y esto le proporcionaba ocasión de acompañar con más frecuencia a su deseada. A los pocos días marcha a la Toja esta señorita, y a continuación el supuesto príncipe a Córdoba.

El Diario de León.- 14 de octubre de 1935. (Lunes).

LA AVENTURA DEL PRÍNCIPE ABISINIO EN TIERRAS LEONESAS.

Descarrila el tren en Plasencia y hay muertos y heridos.

Generosa correspondencia con la señorita astorgana.- Esta rompe las relaciones.- Shevington es el verdadero príncipe de Abisinia, según “Diario de Madrid”.

Después de la información publicada en el último número relativa al príncipe abisinio hemos de concretar algunos puntos más, para que se vea que no es pura fantasía. De este asunto se han ocupado otros periódicos de Madrid, y en especial “Diario de Madrid”, con la diferencia de que ellos han hecho alusión a la estancia de Shevington en nuestra provincia, que es para nosotros lo que más interés despierta.

El supuesto heredero del trono etíope la segunda y última vez que estuvo en Astorga, pasó de un mes, durante el cual alternó con la aristocracia de la población. En el Casino de Astorga, y allí debe constar en acta, se dio un festival en su honor al que acudió muchísima gente.

 

Fotografía utilizada para alistar voluntarios en la conquista de Abisinia.

SE ESCRIBIÓ DURANTE MUCHO TIEMPO CON LA SEÑORITA.

En la última información ignorábamos si la correspondencia que había tenido la señorita astorgana había sido mucha y frecuente; hoy sabemos que fue copiosísima y que duró no solamente el tiempo en que estuvo enfermo en Córdoba y en Inglaterra, adonde según él fue reclamado por su país, sino después de haber regresado a Etiopía. El supuesto príncipe en todas las cartas se expresaba en términos encomiásticos para España.

EL PRÍNCIPE EN PELIGRO.

Sabemos de fuente muy autorizada que la correspondencia con la señorita astorgana, de quien dejamos hecha mención, comenzó tan bien hubo salido de Astorga, desde Plasencia envió la primera carta a la futura emperatriz, y esto obedeció a que el tren en que viajaba descarriló en las inmediaciones de la población dicha, descarrilamiento que tuvo graves consecuencias, ya que en él perecieron algunas personas y hubo bastantes heridos. El exlegionario no podía menos de comunicar a aquella en quien había puesto sus ojos la noticia de que había salido ileso del accidente.

Desde Córdoba fueron muchísimas las cartas que escribió y lo mismo desde Londres y Abisinia.

COMO CESARON LAS RELACIONES.

Las relaciones que se prolongaron bastante tiempo cesaron por voluntad expresa de la señorita astorgana. Esta, que nunca había tomado en serio las cosas, tampoco quería ser protagonista de una aventura.

¿ERA EL VERDADERO PRÍNCIPE?

Ya queda expuesto que era el príncipe de Abisinia, pero si esto fuera poco, copiamos a continuación lo que dice en una información el “Diario de Madrid

“…entre los hijos de Menelik II figuraban el padre del príncipe Shevington y la que hoy es emperatriz de Abisinia. Poco antes de la muerte del invencible Negus, Shevington había quedado huérfano, de manera que al desaparecer el rey le correspondía el trono etíope. Como aún era un chiquillo se nombró regente a su tía carnal, a la mujer del poderoso “Ras” Tafari, hoy Rey de Reyes, y el pequeño Shevington quedó encomendado al cuidado de varios fieles de Menelik. La regente y su marido se aposentaron en Addis Abeba. Pronto comenzaron a tejerse intrigas entre los altos funcionarios de la corte negra, intrigas a las que, según parece, no era ajeno el regente consorte, que tendía a desplazar definitivamente de la gobernación del Estado al nieto de Menelik, vinculando el poder a una nueva dinastía que comenzaría con los entonces regentes.

El “ras” Tafari, hombre decidido, inteligente y dominador, viéndose cerca del trono se propuso llegar hacia él. La regente nada podía hacer en contra, pues según las costumbres feudales, imperantes en Abisinia, no era sino un instrumento dócil en manos del marido.

Por todos estos datos que anteceden y otros el supuesto príncipe que el año 1924 estuvo en Astorga es a quien correspondería ser en la actualidad el verdadero emperador de Etiopía.

Así lo creyó el Gobierno español que entonces estaba al frente de los destinos del país, en primer lugar licenciándole de la Legión, sin haber cumplido el compromiso, y más tarde dándole toda clase de facilidades, durante la estancia en nuestra nación.

Los periódicos que dieron la noticia de su marcha a Inglaterra así lo creyeron al dar la noticia.

Aunque ahora no se habla de él es casi seguro que se encuentra en Abisinia presenciando la guerra que se ha desencadenado en su país.

Del libro LOS PROLEGÓMENOS DE LA TRAGEDIA (Historia menuda y minuciosa de las gentes de las Tierras Bañezanas -Valduerna, Valdería, Vegas del Tuerto y el Jamuz, La Cabrera, el Páramo y la Ribera del Órbigo- y de otras localidades provinciales -León y Astorga-, de 1808 a 1936), publicado en 2013 en Ediciones del Lobo Sapiens) por José Cabañas González. (Más información en www.jiminiegos36.com)

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.

<

publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es