publicidad Publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

Las defunciones se disparan un 110% durante el estado de alarma

● Ibañeza.es ►Miércoles, 3 de junio de 2020 a las 13:42 Comentarios desactivados


Imagen de archivo de un entierro.

Castilla y León registró un total de 10.757 fallecidos desde la semana en que se declaró el estado de alarma (14 de marzo) hasta la del 24 de mayo (once semanas), lo que supone un aumento del 78,1 por ciento, respecto a las registradas en el mismo periodo del año anterior, en datos absolutos, 4.717 muertes más, según un informe del INE sobre Estimación de Defunciones Semanales durante el brote de COVID-19 (EdeS), que cifra en León un 56,2 por ciento más con 2.048 muertos. En la comarca bañezana se han registrado en este periodo 341 defunciones, un 110% más que en el mismo tiempo el pasado año.

El documento pone de relieve que las peores semanas de la pandemia fueron la número 13 (23 de marzo), 14 (30 de marzo), 15 (6 de abril) y 16 (13 de abril) de este año, cuando perdieron la vida en números absolutos 1.626; 1.774; 1.421 y 1.131 personas, con incrementos respecto a los mismos días de 2019, del 206,2; 231,6; 156,1 y 124 por ciento, respectivamente.

El estudio semanal pone de relieve la mejoría en las cifras de fallecidos a media que avanzaba el estado de alarma, ya que en la semana 20 del año (11 de mayo), el número de fallecidos ascendió a 506, un 12,5 por ciento menos que en 2019; y en la 21, la última que abarca el análisis, perecieron 547, con un ligero aumento del 3,8 por ciento.

Las cifras de fallecidos se dispararon durante las semanas de estado de alarma en Castilla y León, en todas las provincias, excepto en Zamora, donde solo crecieron un 16,7 por ciento, hasta los 698 muertos. En el extremo opuesto, los muertos crecieron un 189,6 por ciento en Segovia, con 1.083 defunciones; un 158,2 por ciento en Soria, hasta los 581; y un 128,1 por ciento en Salamanca, con 1.857, los territorios con peores datos.

Palencia tuvo un aumento de fallecidos más moderado, un 30,9 por ciento, con 598 personas malogradas; seguida por ; y Burgos, con una subida del 60,8 por ciento, y 1.291 fallecidos. Asimismo, en la provincia abulense perecieron en las once semanas de estudio, 781 personas, con un aumento del 73,2 por ciento; y en Valladolid murieron 1.804, con un avance de la mortalidad del 79,1 por ciento.

Estos datos provocaron que en las primeras 21 semanas del año, el número de fallecidos en Castilla y León sumara los 16.819 individuos, con un aumento en 4.210 personas, y una subida porcentual del 33,39 por ciento. El INE observó en el conjunto nacional 225.930 fallecimientos, con un aumento del 24,1 por ciento (43.945 más) respecto al mismo periodo de 2019.

Por sexos y edades

Por sexos, en el acumulado del ejercicio perdieron la vida en Castilla y León 8.491 hombres y 8.328 mujeres, lo que supone que el colectivo masculino vio perecer a 2.197 individuos más que en 2019; y el femenino sumó 2.013 defunciones a las cifras del año anterior.

Asimismo, un análisis por edades, constata que el crecimiento de las defunciones se cebó con los grupos de mayores. En concreto, las defunciones de personas de 90 y más años, alcanzaron las 5.583, que suponen 1.380 más que en el mismo periodo de 2019. Asimismo, el grupo de mayores de entre 85 y 89 años perdió 4.030 efectivos, lo que supone 1.133 más que en las mismas semanas que el año anterior. Asimismo, fallecieron 2.346 personas con entre 80 y 84 años, 549 por encima del dato del año pasado.

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.


publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es