publicidad Publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

Las elecciones de antes y de ahora

● José Cruz Cabo ►Sábado, 9 de mayo de 2015 a las 8:33 Comentarios desactivados


José Cruz Cabo

Cuando comenzaron las elecciones en época de Franco sólo podían votar tres tercios de españoles: el tercio familiar, el tercio sindical y el tercio de entidades, solo para los ayuntamientos. Antes de estas elecciones a los municipios, porque solo eran para los consistorios, ya que para las Cortes nunca hubo sufragio general. En el tercio familiar solo podían votar los cabezas de familia, aunque si estaban viudas la mujer podía ejercer el voto, pero siempre el marido, ellas no.

Por el tercio sindical solo podían votar treinta y cinco compromisarios de todas las ramas del trabajo, uno por cada rama. Y el tercio de entidades solo los trece concejales.incluidos los dos salientes, ya que por cada tercio solo podían salir dos concejales por cada entidad, con lo que solo se cambiaba la mitad de la Corporación municipal, ya que el alcalde seguía siendo puesto a dedo por el Gobernador Civil. A parte de estas votaciones, hubo tres o cuatro referendus, entre ellos para si Juan Carlos I podía ser el rey que sustituyera a Franco. Naturalmente los referendus solián salir por unanimidad de lo que se planteara en ellos. Concretamente a mi me tocó votar durante la Mili, que hice en Medina del Campo, uno de estos referendus y todos los votos fueron sí, aunque yo se de más de veinticinco compañeros mios que votaron no, pero los nos no se contabilizaban.

Cuando Franco mandó realizar un referendum para que los españoles dijeran si querían Rey a Juan Carlos o no, yo estuve de mesa en las escuelas de Villa y recuerdo que el alcalde le comentó al abogado Manuel Peñín, que era el presidente de la mesa, que si salian nos, no los contabilizara, por miedo a que hubiera muchos y el Gobernador se cabreara, y don Manuel Peñín le dijo, “Yo en el acta pongo lo que salga, y si luego usted quiere cambiarlo es cosa suya”. Salieron poquisimos nos.

Para los dos concejales que se presentaron en las primeras elecciones por el tercio familiar, en las que votaron solo los cabezas de familia, viudas o hombres casados, todo fue muy limpio y los ganadores sacaron muchos más votos que los otros cuatro que se presentaron. La nominación era personal no se presentaban por ningun organismo o sindicato, por ejemplo el tercio sindical estaba casi cantado los dos que saldrían, ya que se les pedía a los treinta y cinco compromisarios que votaran a los dos que quería el alcalde, y desde luego el tercio de entidades solo podían ser votados los que al alcalde le interesaban, ya que se votaba en el salón de plenos a papeleta cerrada, pero antes se les había comunicado los que el alcalde quería que salieran.

Por eso cuando se celebraron en el año 1977 las elecciones para votar la constitución y posteriormente las de las Cortes, Senado y municipales, ya pudieron votar los mayores de 18 años hombres y mujeres, casados o solteros, que sigue valiendo en la actualidad. Por eso en las municipales se vota a la simpatía del numero uno de una de las listas, o al buen mozo o al que menos antipatías tiene en el pueblo. Las municipales no suelen reflejar el mismo espíritu que las generales, ya que en las primeras se vota más a la persona que al partido, y en las generales se vota a los partidos pongan a quien pongan.

En fin, que con el carácter de los españoles nunca estamos contentos con los resultados sean los que sean, pero la mayoría es la que gana, aunque no siempre, porque puede haber pactos entre los dos partidos siguientes.

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.

<

publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad Publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es