publicidad Publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

Los distintos trajes de la sencillez

● A. Cordero ►Martes, 12 de marzo de 2013 a las 9:47 Comentarios desactivados


Siempre es bueno ver cómo una misma persona es capaz de ir representando tantos papeles como la vida le va poniendo en su camino; cómo se puede defender en distintos ámbitos sin dedicarse a ninguno de ellos en exclusiva, pero dándose cuenta de las preferencias de quienes nos aprecian o de cuáles son las posturas en las que nos encontramos más cómodos, dándonos –de paso- más facilidad de movimientos. Es algo así como elegir entre enfundarnos en el encorsetado traje de la obligatoriedad, o dejarnos acariciar por la suavidad de una camiseta amplia y confortable que nos permite sentirnos más cómodos.

Pero en una ciudad pequeña, donde todos nos tenemos que dedicar un poco a todas las labores, y muchas veces nos vemos en la obligación de hacer de abogado del diablo o de aceptar una situación comprometida, no queda más remedio que desplegar los distintos personajes que uno suele llevar dentro y luchar en todos los frentes. Y, aunque casi siempre en esa disparidad de trajes, de los que unos nos sientan mejor que otros, podemos salir airosos y recibir el aplauso que demuestra que quienes nos quieren, nos felicitarán, hagamos lo que hagamos.

Caso contrario es el refrán que dice que “aunque la mona se vista de seda, mona se queda” y, como opinanta atrevida que soy, tengo algunos casos en el tintero que prefiero no mencionar; no vaya a ser que alguien o alguiena se crea inspirador de mis palabras y la vayamos a liar. Pero como esta columna no va por ahí, dejaré esas vestimentas para mejor ocasión y me ceñiré al asunto que nos concierne y a todos los trajes que una misma persona puede llevar a lo largo de su vida, dejando claro que, dependiendo de la situación, cada uno de ellos constituye una envoltura perfecta.

Son muchas y casi siempre todas buenas, las facetas de quien se muestra sencillamente como es, de quien trata de acercarse a los suyos con unas cuantas palabras escritas con el corazón y directas a los corazones de quienes escuchan. Por eso, cuando uno va de frente y con buena fe, casi siempre se encuentra con la felicitación general. Cuando se hace recuento de vivencias y se apoya en los sentimientos, suele aflorar lo mejor de cada uno y el resultado siempre acaba siendo positivo.

Es el caso de un nazareno orgulloso por toda una vida dedicada a engrandecer aún más su cofradía dirigiéndose a todos los presentes sin más traje que el de la sencillez, dejándose llevar por sus recuerdos de infancia, por esos pasos dados durante tantos años con el fin de aportar un granito de arena para hacer brillar aún más la hermandad, por el amor que siente hacia la Semana Santa y por esas personas que recordó envueltas en sus palabras. En cierto modo, a Javi le pasa como a mí: hay unos trajes que le sientan mejor que otros y uno de ellos -curiosamente de la misma firma- a ninguno de los dos nos favorece.

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.


publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad Publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es