publicidad Publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

Los inicios del fútbol bañezano (y II)

● Ibañeza.es ►Lunes, 21 de octubre de 2013 a las 9:19 Comentarios desactivados


Continuación del artículo publicado el 7 de octubre (leer columna)

En aquel predio y en los adyacentes que la Sociedad ya poseía se fue construyendo el ansiado campo deportivo por los mismos jóvenes aficionados que los domingos y los días de fiesta iban a trabajar gratis para hacerlo, ayudados a veces por mozalbetes de las Escuelas Villa después de su jornada de escolares, de manera que en febrero de 1934 solicitaba la entidad deportiva al consistorio “que se planten árboles de sombra y adorno en el camino de La Llanera, hacia el campo de deportes que actualmente construye” (según el plano trazado por Luís Lorente Gallego –de Calatayud-, quien entonces era administrador o gerente de la Azucarera, nos cuenta Alejandro Latorre), a lo que aquel accede y acuerda pedir acacias a los servicios forestales para plantarlas en dicho camino.

Los encuentros deportivos eran a veces motivo de altercados y refriegas, como sucedió cuando el 15 de abril del mismo año, domingo, se desplazaba de León a La Bañeza el equipo de fútbol del Recreo Industrial Club para enfrentarse al titular de la ciudad en el campo del Jardín (aún se jugaba allí en aquellos días), al que derrotó por 4-1 en un partido tan accidentado (en el que el público bañezano coaccionó al árbitro y a los jugadores leoneses) como lo había sido el anterior en el mismo lugar contra la Deportiva Ponferradina, con el resultado de 1-2 y un segundo tiempo aparatoso y discutido, también por los espectadores que invadieron el campo haciendo que lo abandonaran los bercianos.

El 19 de abril se recibía una comunicación del Colegio de Arquitectos de León para que se suspendan las obras del campo de deportes, por carecer de dirección facultativa, eludiéndola y respondiendo a su decano que aquellos trabajos se limitan a cercarlo, con dificultades monetarias, pues a primeros de marzo el presidente de la Sociedad Deportiva solicitaba a la corporación que compre algunas de las tarjetas amortizables que han dispuesto con las que subvenir a seguir construyendo el campo de fútbol, lo que se considera conveniente por los regidores municipales, pues ello contribuye a aminorar el paro obrero, que acuerdan adquirirlas por el valor de 500 pesetas. Por entonces, el 21 de mayo, la Sociedad Deportiva Bañezana participaba en el campeonato regional de fútbol, y era derrotada por 11-0 en el capitalino campo de San Mamés por el Unión Deportivo Leonés. El domingo 17 de junio se celebraba, ya en el Stadium de la Llanera, un encuentro entre los eternos rivales locales, Celta F.C. y Racing Bañezano, que terminó con empate a dos goles en un terreno de juego de arena y piedras en el que todavía en los años cuarenta la hierba brillaría por su ausencia. Al comenzar agosto solicitaba a la corporación la entidad deportiva que la subvencione con dos o tres obreros para extender por el camino de La Llanera, y arreglarlo, los escombros que de sus trabajos en el campo se han ido acumulado, y se acuerda enviar a tales obreros de la bolsa de trabajo del ayuntamiento.

En torno a 1934 en la escuela de don Justo García (Colegio del Sagrado Corazón) creaban un club de fútbol que llamaron El Español (según nos dice Alejandro Latorre en entrevista el 19-05-2009). En abril de 1951 un Arenas Club de Fútbol compite como equipo  juvenil, en el improvisado campo de La Casereta con el de la Obra Auxiliar Recreativa de Acción Católica, señala el día 14 El Adelanto.

Al comienzo de enero de 1935 en León había dejado de existir ya el año antes, después de languidecer durante tres entre sinsabores y sacrificios, el club Unión Deportivo Leonés (la primera entidad deportiva, se decía), y desaparecía también entonces el Recreo Industrial Club que en los años 1933 y 1934 había acompañado al Deportivo, naciendo una nueva sociedad que lleva por nombre Industrial Fútbol Club Leonés, cuyo conjunto se formaba con jugadores del anterior y del fenecido Deportivo Leonés. Después de una corta trayectoria, a primeros de abril surgirá de entre sus filas el León Foot-Balll Club, también de breve vida (hasta agosto), para terminar, sobrepasada la mitad de septiembre, haciendo su aparición el domingo día 22 “la nueva Sociedad Cultural Leonesa, cuya primera actuación se da en el terreno de San Mamés en condiciones de verdadera trascendencia para nuestro fútbol, llevada de unas miras modestas y anhelando velar por el honor deportivo de León y por el resurgimiento en la capital del fútbol en particular y del deporte en general, esperando de la afición el apoyo moral y material que le dé los necesarios ánimos para sobrellevar el sacrificio que ello le supone, con la adhesión y asistencia a la primera manifestación de una vida longeva y próspera con motivo de su encuentro contra la Sociedad Deportiva Bañezana” (diría El Diario de León, que informará después de que los capitalinos derrotaron a los bañezanos por 6-1). Con el estallido de la guerra civil desaparecerá aquella Cultural, refundándose  a su final en 1939 la antigua Cultural y Deportiva Leonesa nacida en agosto de 1923 y fallecida, de languidez, con su disolución cuando acababa 1931.

Aquel verano de 1935 se estrenaba el campo de futbol de La Llanera con un encuentro entre los equipos La Piqueta y La Paleta, formados por algunos de los que habían conseguido levantar las paredes y cerrar el hoy estadio. El domingo 20 de julio contendieron ya en el nuevo terreno de juego los equipos Deportivo de Salamanca y la Sociedad Deportiva Bañezana, con una práctica no muy limpia por ambas partes que hizo que resultaran lesionados el portero salmantino y el insigne jugador local Cebolla. A mediados de septiembre Emilio Fernández Pérez era capitán del equipo de futbol de la Juventud Católica Bañezana, “que pronto creará su Cuadro Escénico” (diría El Adelanto).

Con el inicio de la guerra civil quedaron en suspenso todos aquellos afanes deportivos hasta el año 1942 en que el entonces presidente, José Olegario Fernández González, pidió al alcalde, Agustín Hoyos González, que se continuara con las obras, para que ya en 1944, con Bernardo Bécares Fernández (hijo del que fue durante años médico municipal de Santa Elena de Jamuz, Aníbal Bécares Más; su segundo apellido aparece a veces como Hernández) de presidente, comenzara la Sociedad Deportiva Bañezana a jugar allí sus partidos oficiales.

Del libro LOS PROLEGÓMENOS DE LA TRAGEDIA (Historia menuda y minuciosa de las gentes de las Tierras Bañezanas -Valduerna, Valdería, Vegas del Tuerto y el Jamuz, La Cabrera, el Páramo y la Ribera del Órbigo- y de otras de la provincia, de 1808 a 1936), recientemente publicado en Ediciones del Lobo Sapiens) por José Cabañas González. (Más información en www.jiminiegos36.com)

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.

<

publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad Publicidad

publicidad publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad Publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es