publicidad Publicidad arjoca

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

Más de 30 periódicos para un siglo

● Polo Fuertes ►Lunes, 3 de junio de 2013 a las 9:30 Comentarios desactivados


Hace ahora unos veinte años, publiqué en La Crónica de León un extenso reportaje sobre la vida periodística en La Bañeza. Aquel artículo, que llevaba el mismo título que esta columna fue ampliamente comentado en los círculos culturales de la época (por aquel entonces Internet estaba en carnetas y por supuesto, no había redes sociales ni dios que lo fundó). Pocos días después de la publicación, con unos vinos de por medio y el humo de dos cigarrillos, comentábamos en Astorga la jugada José Antonio Carro Celada y yo.

José Antonio era entonces director de ‘Ecclesia’, la publicación más importante del mundo católico, a la vez que era habitual ver su firma en varios periódicos de la provincia, de la región o nacionales. Se extrañó Carro Celada de la cantidad de cabeceras que se habían publicado en La Bañeza y me animaba a confeccionar un librito sobre el tema, como había hecho su hermano Esteban años atrás. Pero Dios no me llamaba entonces por aquellos caminos, mi actividad periodística me absorbía todo el tiempo disponible.

Por eso, como testimonio de aquella vorágine informativa he confeccionado este pequeño resumen de aquella investigación. Y es que La Bañeza fue más que pródiga en publicaciones durante el pasado siglo. Quizá el título de ciudad, otorgado por la Reina Regente, Doña Maria Cristina, en 1895, fue el pistoletazo de salida de más de una treintena de cabeceras periodísticas que, semana tras semana o cada quince días, desempolvaban las cajas de las imprentas instaladas en la localidad, si es que durante toda la semana habían parado algún momento, atendiendo publicidades, envoltorios (casi todos de repostería) y otros prospectos.

Alguna de estas cabeceras no queda reflejada en esta crónica de urgencia, porque su tirada fue mínima o porque estén guardadas de alguna forma en cómodas y armarios del olvido, esperando el paso del trapero o la piqueta del albañil.

El primer periódico que se editó en la ya ciudad fue ‘El Independiente’, en 1899, dirigido por el abogado Julio Fernández, bajo el lema “Progreso, Justicia y Libertad”. En 1901, los hermanos Juan y Antonio Fernández de Mata sacaron a la calle el semanario ‘Tiempo’, que duraría hasta 1905. En este mismo año Gaspar Pérez Alonso imprimió ‘La Democracia’.

La lista se hace interminable en todos aquellos que en cada una de las publicaciones empujaron el carro de la fantasía periodística en La Bañeza. Por eso, ahí queda la lista y año de edición: ‘El Heraldo’, en 1903; ‘El Imparcial’ entre 1902 y 1907; ‘La Crónica’ en 1904 (en la cabecera se anunciaba la suscripción trimestral “una peseta”); ‘La República’ en 1905; ‘El Mercantil’ y ‘El Eco Bañezano’, con más de cien números publicados cada uno, en 1906; ‘La Dulce Alianza’ salió en 1907, editada por la familia Alonso de confiteros, escritores, poetas, músicos y artistas, en el que la publicidad se confundía con los versos y las crónicas de sus editores; ‘El Pueblo’ y ‘La República’ en 1909: ‘El Bañezano’, en 1911.

Punto y aparte hay que dar a esta nueva publicación, ‘El Jaleo’, entre 1913 y 1915, escrito, poetizado, investigado, distribuido y todo lo demás, por un grupo de bañezanos dirigidos por Melindres, verbi gratia el confitero Conrado Blanco León. ‘La Voz Bañezana’ en 1917; ‘Brisas’ en 1918; ‘Azul’ en 1920; y ‘El Sorbete’ en 1921.

José Marcos de Segovia pone en marcha ‘La Opinión’ ese mismo año, que llega hasta 1933; ‘Avance’ en 1932, un semanario de izquierdas, que ese mismo año tiene su réplica en ‘El Adelanto’, el único que ha llegado hasta nuestros días, fundado por el sacerdote y después obispo Ángel Riesco Carbajo, hoy con el apellido de ‘Bañezano’ por denuncias de otros periódicos regionales del mismo nombre; ‘La Lupa’ sale en 1936 y ‘Estudiantes’ en 1949.

A partir de aquí se frena de alguna manera el afán de crear cabeceras, porque la libertad de expresión había quedado en los tinteros de la dictadura. Tan sólo ‘El Adelanto Bañezano’ conoce los mejores años de su historia, con responsables de la talla de Rafael Cabo Valenciano, Manolo Marín Sánchez, José Luís Baeza, Churi Alonso, Chencho, Polo Martínez o Antonio Colinas.

En 1976, cuando las primeras rendijas de la libertad comienzan a entrar por las persianas de un nuevo amanecer a la cultura, nace ‘Bedunia’. Después de 40 años de silencios, estando en los kioscos durante once años, hasta que muere estúpidamente de inanición o simplemente de cansancio (a veces, la libertad también quema). Y En 1982 salió a la calle ‘Lirba’ a trompicones, como revista cultural del Instituto de Estudios Bañezanos.

Hoy los tiempos han cambiado. La información llega a los bolsillos, a través de los sofisticados teléfonos móviles con fotografías, infografías y toda la pesca, Las cajas de imprenta han pasado a los museos. Porque hay que decirlo, todo este maremagno periodístico no dejó de ser un suplemento bendito para dar trabajo a la cantidad de imprentas que se habían instalado en La Bañeza y Astorga, según llegamos a convenir el desaparecido José Antonio Carro Celada y yo, así como la imaginación desbordante de bañezanos y astorganos.

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.


publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad Publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad Publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es