publicidad Publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

Memoria de un año jubilar para sentir que el carisma de don Ángel sigue vivo

● Ibañeza.es ►Domingo, 22 de noviembre de 2020 a las 21:32 Comentarios desactivados


Coincidiendo con la finalización del año litúrgico según el rito romano, en la festividad de Cristo Rey, las Misioneras Apostólicas de la Caridad celebraron este domingo el acto de clausura del año jubilar impulsado con motivo de la declaración de venerable de su fundador, el Siervo de Dios Ángel Riesco Carbajo, cuyo proceso de beatificación continúa a buen ritmo y para el cual el Instituto Secular espera «un milagro que le haga llegar a buen término».

Aunque la intención inicial de las Misioneras era organizar un acto en el Teatro Municipal de La Bañeza con una conferencia a cargo de monseñor Francisco Cerro Chaves, Arzobispo de Toledo, las restricciones sociales impuestas por la pandemia redujeron los actos a una misa solemne en la iglesia de Santa María presidida por el Obispo de Astorga, monseñor Jesús Fernández, y para unos doscientos fieles por respetar las restricciones de aforo en el templo.

Al inicio de la celebración el prelado toledano desgranó parte del texto que había preparado para su charla sobre la figura de don Ángel como pastor de la Iglesia. «Don Ángel era un hombre bueno, como reza su epitafio ‘pasó haciendo el bien’ y sus hijas misioneras y sus fieles dan fe de ello», remarcó el Primado de España en una idea en la que también coincidió el obispo asturicense.

Esta clausura del año jubilar también coincidió con la salida a la luz del libro ‘Memoria. 5-VI-2019 – 5-VI-2020’ donde se recogen los textos de las conferencias celebradas hace ahora un año y las homilías de las celebraciones religiosas impulsadas al inicio de estos doce meses «que esperemos sean una fuente de gracias para nuestro Instituto, para toda la Iglesia y para la ciudad de La Bañeza», tal y como señala la directora general, Emilia Estévez.

En la celebración que pone fin a este año de gracia concedido por la Penitenciaría Apostólica romana al ser reconocidas las virtudes heróicas de Don Ángel, se dio lectura al decreto que permitió a los fieles lucrar indulgencia plenaria en las condiciones acostumbradas entre noviembre del pasado año y el día de Cristo Rey de este 2020 y se rezó la oración para pedir la intercesión del Siervo de Dios ante la tumba donde reposan sus restos mortales.

El obispo de León, monseñor Julián López, el obispo auxiliar emérito de San Bernardino (California), monseñor Rutilio del Riego, una amplia representación de entidades religiosas y civiles, la Asociación de Amigos de Don Ángel y decenas de fieles bañezanos estuvieron presentes acompañando a las Misioneras en una celebración que sirvió para poner de manifiesto el carisma de un hombre cuya fe, sencillez, bondad y carácter humano marcaron varias generaciones de bañezanos.

Momento de oración ante el lugar donde reposan los restos del Venerable Don Ángel.

 

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.

<

publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad Publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es