publicidad Publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

Ni prostitución infantil ni bebés robados; hablemos de Mayos

● A. Cordero ►Viernes, 11 de mayo de 2012 a las 9:17 Comentarios desactivados


Mientras que los rotativos provinciales reparten sus portadas entre diversos casos macabros acontecidos en nuestro entorno y que deberían ser de competencia exclusiva de jueces y juzgados, parece ser que todos tenemos ganas de sacar ese abogado del diablo que llevamos dentro y ponernos a solucionar eso que suele ser según el cristal con que se mire. Eso que, curiosamente, un día tiene un color y al día siguiente, otro totalmente opuesto en la escala cromática.

Será mejor dejarme llevar por otros temas más mundanos y rellenar mi espacio con banalidades de las que, aunque no gusten, al menos no levantarán ampollas. Estos días –además- ha sido noticia la colocación de los mayos en la comarca. Esos monigotes rellenos de paja que anuncian el fin del invierno y que representan una escena cotidiana de la vida en la localidad, personajes entrañables u oficios en desuso, entre otros muchos que muestran la originalidad de quien se encarga de darles vida. Cada año, Jiménez, Santa Elena y Villanueva, compiten tratando de buscar el personaje más original y en crear los ripios más acordes con la escena que representa; siempre en verso.

Hace unos años, La Bañeza exhibía su único mayo en un domicilio particular de la calle La Armonía y siempre, de forma acertada, criticaba o elogiaba alguna escena de la actualidad política o social del entorno. Este año es la crisis que azota el país, la protagonista de la escena que, desde el balcón, muestra el buen hacer de quienes llevan a cabo año tras año la labor creativa de competir en originalidad cada año con más rivales.

Desde hace unos años, la peña Las Malvinas se unió a esta ancestral tradición, aportando otro nuevo mayo a la ciudad; siguiendo el proceso creativo de los pueblos del Jamuz y con un texto que descifrara la escena. Posteriormente, Emilio Posada quiso ir más allá construyendo un mayo articulado que colocaría en la fachada del Hogar del Jubilado, dando vida a una pareja que, ajenos a todo aquél que pasaba por la plaza Obispo Alcolea y alzaba la vista para contemplar a los “nuevos vecinos”, representaba escenas del hogar.

Por segundo año consecutivo, la Asociación “El Convento” ha querido sumarse a esta costumbre colocando el suyo en lo que fueran las antiguas escuelas de San Julián. El año pasado, para su puesta de largo, crearon la figura de un motorista reivindicando, por enésima vez, el tan prometido y olvidado circuito de velocidad. Y este año es Monte Urba, fieles a las tradiciones, quienes engrosaron la lista de mayos bañezanos. Como no podía ser de otra manera, la asociación de amigos del Camino de Santiago creó un peregrino que colocó a la puerta del albergue, justo donde finaliza una etapa de la Vía de la Plata.

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.


publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad Publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es